Connect with us

Agenda cultural

Se inicia “el año Astor Piazzolla” para celebrar al gran músico

Astor Piazzolla

Astor Piazzolla

Ayer, 11 de marzo, fecha exacta en que se cumplieron cien años del nacimiento de Astor Piazzolla, el mundo dio inicio a una serie de homenajes que se prolongarán durante todo el año para celebrar al gran intérprete y compositor, figura seminal de la música contemporánea. En Buenos Aires, el Centro Cultural Kirchner inauguró anoche los festejos con un gran concierto. Asimismo, propone dos exhibiciones, una muestra inmersiva y una física, PIAZZOLLA 100, que mostrará momentos clave de la trayectoria artística y personal del compositor, a través de núcleos temáticos que dialogarán con instalaciones de artistas argentinos.

Por su parte, el Teatro Colón, que desde el 5 de marzo está desarrollando una serie de galas que culminarán esta noche, recreará mañana el célebre concierto de 1983. Un gran recital gratuito en el Obelisco está programado para fines de noviembre o principios de diciembre, dependiendo de la evolución de la pandemia. Este será el gran cierre y estará organizado en cuatro ejes: “Piazzolla Sinfónico”, a cargo de la Filarmónica de Buenos Aires, “Piazzolla y el Jazz”, a cargo de Escalandrum, “Piazzolla y el Tango”, a cargo del Quinteto Astor Piazzolla, y “Repertorio cantado de Piazzolla”, con la participación de cantantes argentinos populares del rock y el pop. De este modo se aspira a cubrir un amplio espectro de la creación musical del compositor.

Por su parte, la Fundación Astor Piazzolla coordinará una serie de conciertos que podrán verse en la plataforma digital del espacio y en sus redes. Asimismo, ha dispuesto una agenda online, que será actualizada permanentemente, que concentrará todos los homenajes realizados y a realizarse en el planeta (ya está previsto más de un centenar). El Ministerio de Exteriores de Argentina difundirá un compilado de los temas más conocidos, interpretados por músicos argentinos. El material será enviado a todas las representaciones diplomáticas en el exterior.

También están en marcha proyectos diseñados con el propósito de dar testimonio de la influencia de Piazzolla en la escena musical. Este es el caso de Piazzolla Means To Me, serie de videos, audios y textos que reúne testimonios de destacados artistas, entre ellos Lalo Schiffrin, Daniel Barenboim, Horacio Lavandera, Julio Bocca, Teresa Parodi, Daniel Binelli, Rodolfo Mederos, Raúl Lavié y Oscar López Ruiz (Argentina), Hermeto Pascoal (Brasil), Jacob Collier (Inglaterra), Esperanza Spalding, Gary Burton, Marty Friedman y Al Di Meola (Estados Unidos), Richard Galliano (Francia), Paquito D’Rivera (Cuba) y Sara McKenzie (Australia).

En Alemania, la orquesta de la radio y televisión pública WDR ofreció ayer un concierto único, con músicos argentinos especialmente invitados y arreglos exclusivos para la ocasión. Fueron interpretados algunos de los temas más famosos de Piazzolla, entre ellos “Chiquilín de Bachín”, “Libertango”, “Triunfal”, “Soledad” y “Adiós, Nonino”, este último escrito por el compositor cuando supo de la muerte de su padre. El concierto contó con la participación de la reconocida cantante argentina Romina Balestrino, quien señaló que “las obras elegidas transmiten gran variedad de historias, algunas con un toque de magia, otras hablan de la dureza de la calle. Proyectan una visión muy fiel de la diversidad de la obra de Piazzolla”, agregando que ellas manifiestan “la melancolía, la bravura, la pasión, incluso la bronca, que son caracteres que nos identifican a gran parte de los argentinos”.

Astor Piazzolla, cuya obra combina tango, jazz y música clásica, nació en Mar del Plata, Argentina, hijo de padres inmigrantes italianos. Desde muy joven se crió Nueva York, donde su padre le obsequió un bandoneón que comenzó a tocar desde muy temprana edad. A los trece años había conocido a Carlos Gardel, quien percibió su gran talento y lo invitó a acompañarlo en una gira. Afortunadamente su padre no autorizó el viaje, evitando así que el joven Astor muriera junto al “Zorzal” en aquel recordado accidente aéreo. Ya había actuado junto a él en la película El día que me quieras. Tiempo después tocó en la orquesta del bandoneonista y compositor Aníbal Troilo, un clásico del tango, para quien también realizó arreglos orquestales.

Astor Piazzolla, en el día que me quieras, junto a Carlos Gardel

Astor Piazzolla, niño, en El día que me quieras, junto a Carlos Gardel.

Piazzolla tomó clases con Alberto Ginastera y ganó el Concurso Fabien Sevitzky, mediante el cual pudo financiarse un viaje a Europa para estudiar armonía, música clásica y contemporánea con la compositora y directora de orquesta francesa Nadia Boulanger, quien lo hizo conocer a Stravinsky y Bartok. La experiencia parisina marcó un punto de inflexión. En una ocasión comentó sobre Nadia: “Ella me enseñó a creer en Astor Piazzolla, en que mi música no era tan mala como yo creía. Yo pensaba que era basura porque tocaba tangos en cabaret, y resulta que yo tenía una cosa que se llama estilo”. Ya como autor, dijo una vez que su intención era “salvar al tango, sacarlo de esa monotonía armónica, melódica, rítmica y estética que lo envolvía, pero sin que deje de ser tango”.

Cuando en los años 1950 y 1960 los tangueros tradicionales decretaron que sus composiciones no eran tango, Piazzolla respondió con una nueva definición: “Es música contemporánea de Buenos Aires”.​ En Argentina las radios no difundían sus obras y los comentaristas atacaban su arte, tildándolo de esnob irrespetuoso que componía música híbrida. En ese entonces dijo sin ambages: “En 1955 empezó a morir un tipo de tango para que naciera otro, y en la partida de nacimiento está mi Octeto Buenos Aires”. Hoy, a 100 años de su nacimiento, es una figura superlativa de la música contemporánea en el mundo.

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos

error: Content is protected !!