Conectáte con nosotros

Agenda cultural

Adiós a Paulo Mendes da Rocha, “el último gigante de la arquitectura brasileña”

Paulo Mendes da Rocha, uno de los nombres más importantes de la arquitectura en Brasil, ha fallecido a la edad de 92 años en São Paulo. Considerado “el último gigante de la arquitectura brasileña”, nació el 25 de octubre de 1928 en Vitória, Espírito Santo, pero vivía en Vila Buarque, un barrio del centro paulista.

Mendes da Rocha es uno de los dos únicos brasileños que obtuvieron el Premio Pritzker, el más importante de la arquitectura mundial y considerado el Nobel de la categoría. Antes que él, que fue galardonado en 2006, solo lo recibió Oscar Niemeyer en 1988. Asimismo, recibió el León de Oro de Venecia, el Premio Imperial del Japón y la Medalla de Oro de la Unión Internacional de Arquitectos.

Fue responsable de los proyectos de renovación del Museu da Língua Portuguesa y de la Pinacoteca de São Paulo, por el que recibió el Premio Mies van der Rohe para América Latina. Entre sus obras también se encuentran el Museo Brasileño de Escultura (MuBE), el arco de la Praça do Patriarca y Sesc 24 de Maio, en la capital paulista.

El Instituto de Arquitectos de Brasil (IAB) lamentó la muerte de Paulo Mendes da Rocha diciendo: “Paulo Mendes contribuyó profundamente a la formación de la cultura arquitectónica y urbanística brasileña y mundial. […] Este año fue galardonado con la medalla de oro de la Unión Internacional de Arquitectos (UIA), a quien se le rendirá un homenaje oficial con motivo del Congreso Mundial de Arquitectos (UIA2021RIO) a realizarse en julio de este año. El arquitecto es autor de obras destacadas en el paisaje y la cultura brasileña, aportes y legado: gracias, Paulo”.

El diario El País, de España, recuperó en su edición de ayer algunas expresiones del arquitecto en ocasión de una entrevista mantenida en 2018: “¿Cuál es el objetivo, el propósito de la arquitectura? Podría decir: ‘apoyar la imprevisibilidad de la vida’. Hay quienes piensan que el arquitecto hace, en el sentido de los aspectos funcionales del tema, algo para que la gente se comporte de determinada manera. No. (…) La arquitectura apoya la imprevisibilidad de la vida”.

Asimismo, en esa oportunidad Mendes da Rocha se refirió a la posibilidad de morir: “Soy muy curioso. Lo sabemos, ¿verdad? Me gusta mucho un dicho que, si no me equivoco, es de Hannah Arendt, o ella lo dijo: ‘todos sabemos que vamos a morir, sin embargo sabemos que no nacimos para morir, nacimos para seguir’”.

Clic para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los más leídos