Conectáte con nosotros

Agenda cultural

“Lincoln Silva. Obras completas” está en circulación

Lincoln Silva. Cortesía

Lincoln Silva. Cortesía

Está en circulación la antología Lincoln Silva. Obras completas, publicada por el sello Arandurã. La misma rescata una figura tan valiosa como olvidada por la historiografía de la literatura paraguaya. Nacido en Eusebio Ayala (Barrero Grande) en 1945, Lincoln Silva produjo la mayor parte de su obra en el exilio. Sobre este periodo señala el medio argentino Infobae: “A mediados de 1969 un autor paraguayo se exilia en la Argentina. Primero va a Posadas, luego se instala en Buenos Aires. Y como es escritor, escribe. Su primera novela, Rebelión después, se publica en 1970 y recibe buenas críticas. Con la segunda, General General de 1975, se consagra. Ricardo Piglia, David Viñas y Eduardo Galeano son algunos de los autores que en ese entonces lo celebran. Pero llega la dictadura. Otra más, ahora en país ajeno. Un nuevo exilio, lejos, bien lejos: Holanda. Consigue trabajo como profesor de literatura. Allá, en 1984, publica un poemario bilingüe en español y neerlandés. Se titula No te diré el lugar de donde vengo. Rondando el cambio de siglo el mundo ya era otro. Vuelve a su país en 2005 y publica en 2007 un segundo poemario, Sortilegio que supuso nuestra apoteosis. El 9 de agosto de 2016, a los setenta años, muere. Ni un solo diario publica una línea. Nadie lo conoce. Su nombre, ahora lo sabemos, es Lincoln Silva”.

Uno de los artífices del rescate de la obra del escritor paraguayo es Mariano Damián Montero, prologuista del volumen, quien al referirse a Silva señalaba recientemente a un periódico argentino: “Murió, olvidado por todos […] Ningún medio se hizo eco. Y, para más, no falleció en una ciudad lejana, sino que fue en Asunción. Pero Lincoln Silva ya había sido olvidado mucho antes por buena parte de cierta intelectualidad del país, como se puede advertir si uno consulta los dos diccionarios biográficos más recientes y solicitados en las bibliotecas del Paraguay”.

Y agregaba: “¿Por qué esta amnesia colectiva? ¿Será porque las características de la democracia paraguaya recuperada en 1989 poseen más continuidades que rupturas con el stronismo? ¿Se deberá al hecho de que conocer la vida de Lincoln Silva y sus posiciones políticas podría afectar, por contraste, cierta aureola de opositores a la dictadura de tantos otros intelectuales paraguayos reconocidos? Y, peor aún, ¿tendrá que ver su crítica feroz y certera al dispositivo nacionalista, ya no de la dictadura, sino del mismo Paraguay?”

Montero reflexionaba en la mencionada entrevista sobre la ausencia de legitimación de Silva en la escena literaria nacional: “¿Cómo explicar que quede en el olvido alguien cuyo nombre fue incluido dentro de lo mejor de la generación literaria del 70, a quien se lo situaba naturalmente en el podio de la literatura paraguaya junto a Roa Bastos y Casaccia, y cuya obra fue y es analizada en variados artículos académicos y tesis universitarias desde las geografías más disímiles?”.

Según explica, “Isaías Peña Gutiérrez, en La puerta y la historia (Universidad Central, Bogotá, 2015), lo incluye como parte de lo mejor de aquellos años, junto a Antonio Skármeta, Luis Britto García, Alfredo Bryce Echenique, Eduardo Galeano, Manuel Cofiño y varios otros referentes de la intelectualidad latinoamericana”. En nuestro país, alguna vez se lo ubicó en pie de igualdad con Casaccia y el propio Roa Bastos.

Montero relata en el texto introductorio al volumen que conoció a Silva cuando realizaba una investigación para un documental sobre Arturo López Areco, más conocido como Agapito Valiente (educador popular y guerrillero opositor al régimen de Stroessner, asesinado en 1970). Tras preguntarse por qué la obra de Silva no volvió a ser editada en el país, cuenta que “esta sensación de injusticia editorial volvió a surgir cuando escribí su biografía para el Diccionario biográfico de las izquierdas latinoamericanas, gestionado por el CEDINCI, en septiembre de 2020. Me comuniqué con Cayetano Quattrocchi de Arandurã, luego con Roger, el hijo de Lincoln, y el resultado es este volumen”.

Clic para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los más leídos