Conectáte con nosotros

Agenda cultural

Estudiantes y docentes de la FADA-UNA se pronuncian contra el recorte a los fondos de Cultura 2022

“La universidad no puede ni debe silenciarse ante un atropello de esta naturaleza, que vulnera la creación artística, el trabajo cultural, la disposición de lo público, y el derecho de que trabajadores cuenten con políticas dignas que permitan ejercer sus derechos en condiciones propicias”, dice el comunicado.

Instituto Superior de Arte, FADA-UNA © Federico Cairoli

Instituto Superior de Arte, FADA-UNA © Federico Cairoli

Estudiantes y docentes de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Arte de la Universidad Nacional de Asunción (FADA-UNA) emitieron un comunicado con respecto al proyecto de recorte a fondos de Cultura en el Presupuesto General de Gastos de la Nación 2022, sumándose a la voz de diversos sectores del quehacer cultural que desde ayer están manifestándose. El texto del documento es reproducido a continuación.

“Desde Centro de Estudiantes de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Arte de la Universidad Nacional de Asunción (CEADA), junto con docentes autoconvocados de la FADA, manifestamos nuestra tajante oposición ante un nuevo planteo de recorte presupuestario para la Secretaría Nacional de Cultura (SNC) y el Fondo Nacional de la Cultura y de las Artes (FONDEC), promovido por el Ministerio de Hacienda, el cual, de ser efectuado, afectará el ejercicio fiscal de estas instituciones para el año 2022. Consideramos que esta propuesta de recorte, de más de 3.800 millones de guaraníes, es injustificable, ya que impactará sobre trabajadores de la cultura a nivel nacional, uno de los sectores más golpeados ante la crisis sanitaria.

“En nuestro carácter de ciudadanos de una universidad pública que cuenta con carreras artísticas en su composición, convocamos a un urgente posicionamiento de todos los estamentos de la FADA y de la Universidad Nacional de Asunción ante la presente crisis. La universidad no puede ni debe silenciarse ante un atropello de esta naturaleza, que vulnera la creación artística, el trabajo cultural, la disposición de lo público, y el derecho de que trabajadores cuenten con políticas dignas que permitan ejercer sus derechos en condiciones propicias.

“Subrayamos que el trabajo cultural es trabajo, y en tanto comunidad que involucra tanto a estudiantes como a trabajadores de la cultura, convocamos a instituirnos no solo en artífices sino en garantes de las políticas culturales del país. Defendemos los espacios de financiamiento y el fomento de prácticas culturales de la mano de procesos de profesionalización que estudiantes de esta casa protagonizan. Aspiramos a unas políticas públicas integrales que generen condiciones propicias no solo para la creación, producción y puesta en circulación de propuestas, sino para la sostenibilidad de espacio y la consideración de prácticas y saberes diferentes en el ámbito de los circuitos artísticos y culturales.

“Instamos a dejar de concebir el fomento cultural como una ‘ayuda’ o ‘favor’ del Estado a la comunidad cultural, y proponemos su concepción en tanto derecho a la creación, al trabajo y al acceso a bienes culturales, como una forma de saber que se construye y se comparte en comunidad, como una fortaleza que es capaz de generar nuevos relatos acerca de las sociedades que componemos.

“Al mismo tiempo, alertamos acerca de políticas culturales que constituyen una amenaza, en tanto pretenden transferir del Estado al empresariado y el sector privado la responsabilidad de decidir acerca de los lineamientos y proyectos culturales ciudadanos a recibir fomento, subrayando el nocivo resultado que esto tiene, por ejemplo, en instituciones como el CONACYT.

“El trabajo artístico y cultural ya no puede ser romantizado. Necesitamos condiciones de producción propicias, la garantía de sostenibilidad de proyectos culturales no enfocados en el lucro, el desarrollo de un mercado amplio y diverso, y el compromiso del Estado y agentes civiles en la disposición y gestión de recursos, entre otros múltiples factores que garantizan la profesionalización del trabajo artístico y cultural.

“Finalmente, cuestionamos el desatino y la cobardía del gobierno nacional, al no animarse a recortar fondos de instituciones ociosas con antecedentes de corrupción y malversación del dinero público. Espacios donde predomina el favor político bajo la forma de planilleros y operadores políticos. Los recortes DEBEN ser efectuados en estos espacios y NO en fondos públicos de trayectoria que alimentan proyectos ciudadanos.

“Hacemos nuestra esta lucha, exhortando a trabajadores de la cultura y el arte, estudiantes en formación, gremios y otras instituciones formadoras a levantar su voz en contra de tanto atropello, para que el mismo no quede impune”.

 

Imagen: www.federicocairoli.com

 

 

 

Clic para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los más leídos