Connect with us

Agenda cultural

El año de las subastas históricas

Vincent Van Gogh, “Cabanes de bois parmi les oliviers et cyprès”, 1889. Cortesía

Vincent Van Gogh, “Cabanes de bois parmi les oliviers et cyprès”, 1889. Cortesía

En 2021 el mercado del arte estuvo marcado por subastas millonarias de obras de algunos de los artistas más icónicos del siglo XX. Casas de subastas como Christie’s, Sotheby’s y Phillips superaron sus expectativas con ventas millonarias que rondaron los 15.600 millones de dólares.

Sotheby’s alcanzó 676 millones de dólares subastando obras de Jackson Pollock, Mark Rothko, Andy Warhol y Pablo Picasso.

La obra Número 17, de Jackson Pollock, se subastó por 61,2 millones de dólares, batiendo el récord del artista en una puja. Por su parte, el cuadro titulado Nº 7, de Mark Rothko, alcanzó el segundo precio más alto pagado en una subasta por un trabajo del artista, vendiéndose por 89,3 millones de dólares.

La obra Figure, de Pablo Picasso, un proyecto para un monumento a Guillaume Apollinaire, fue otra de las piezas que sobrepasó expectativas, con una venta por 28 millones de dólares, en tanto la obra de Andy Warhol Sixteen Jackies se vendió por 33.872.250 dólares.

Jackson Pollock, Número 17. Archivo

La casa Christie’s también fue noticia en medios, pues en 2021 logró una subasta de más de 332 millones de dólares. Sin duda, el récord lo marcó el cuadro de Van Gogh Cabanes de bois parmi les oliviers et cyprès, vendido por más de 70 millones de dólares.

Las obras de Pablo Picasso también brillaron en la subasta realizada en la sede neoyorquina de Christie’s. Ocho piezas de distintas etapas del artista salieron a la venta y en conjunto recaudaron más de 92,5 millones de dólares. La que mayor expectativa despertó, Mosquetaire à la pipe II, alcanzó los 30 millones de dólares.

"Diego y yo" (1949), autorretrato de Frida Kahlo, ya es parte de la Colección Costantini (Faro Informa)

Diego y yo, 1949, autorretrato de Frida Kahlo, ya es parte de la Colección Costantini (Faro Informa)

En noviembre  pasado causó conmoción en el mundo del arte de nuestra región la adquisición realizada por el coleccionista argentino Eduardo Costantini, fundador del MALBA, quien pagó casi 35 millones de dólares por Diego y yo, autorretrato de Frida Kahlo, realizado por la pintora mexicana antes de su muerte en 1954, exhibido por última vez en 1998. Se trata de la pieza históricamente más cara del arte latinoamericano, que marcó un récord absoluto en la reciente subasta de Sotheby’s.

Con respecto a este repunte en la valoración de obras de arte, que se traduce en subastas históricas accesibles solo al 1 % de la población más rica del mundo, Clare McAndrew, economista especializada en arte, expresó a los medios: “Los coleccionistas de elevado poder adquisitivo están gastando más que nunca, y esto se debe, en parte, a que los efectos de la acumulación de la riqueza en los dos últimos años han sido muy diferente al de otras crisis”.

 

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos