Connect with us

Agenda cultural

Sobre la historia de la locura

Francisco de Goya. "Casa de locos", 1812. Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Archivo

Francisco de Goya. "Casa de locos", 1812. Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Archivo

Entre las novedades editoriales aparecidas hacia fines del año pasado, hay una que ha llamado verdaderamente la atención y se presenta como una buena opción de lectura de verano, a pesar de la densidad y la exuberancia de su contenido. Se trata de Historia de la locura en España, obra escrita por el psiquiatra Enrique González Duro y publicada por la editorial Siglo XXI.

A lo largo de más de 700 páginas, el autor describe comportamientos anómalos de reyes, políticos, artistas y ciudadanos anónimos en un recorrido que parte de la Baja Edad Media y llega hasta el franquismo.

El libro analiza tanto los criterios sociales que definen la locura como los contextos morales, jurídicos y médicos desde donde se configura la respuesta institucional ante esta enfermedad y se pregunta qué define a un loco en el transcurso de los siglos XIII al XVII y cómo esta consideración ha variado durante el XVIII y XIX.

También enfoca el problema de la locura en la época de la Inquisición, repasando la fundación de los primeros manicomios en España (el primer manicomio conocido en Occidente se abrió en Valencia en el año 1409), así como las particularidades de su funcionamiento. De igual manera, analiza el modo en que el alienismo, la frenología, el magnetismo o el psicoanálisis influyeron en el conocimiento sobre la locura. Finalmente, examina las políticas públicas aplicadas a su tratamiento a lo largo de la historia de España. La principal tesis de González Duro es que el abordaje ha sido diferente, en comparación con otros países de Europa. A su entender, la Inquisición fue un factor decisivo que impidió la investigación científica de la locura.

Enrique González Duro. Historia de la locura en España. 2021. Cortesía

Enrique González Duro. Historia de la locura en España. 2021. Cortesía

Si bien existía una problemática social con respecto a los locos, las instituciones que se abrieron para su tratamiento no funcionaban de acuerdo a criterios científicos. Locos, pobres y leprosos estaban mezclados, por lo cual se los trataba de la misma manera. A este hecho se sumó el que los médicos, por lo general, se dedicaran a las clases nobles y a los reyes. Es decir que los locos padecían un aislamiento y una exclusión que nada tenía que ver con el tratamiento de los desequilibrios mentales.

Otra particularidad del libro es que consigna el comportamiento de varios monarcas españoles que fueron calificados como locos: la reina Juana I de Castilla (“la Loca”), el rey Felipe II, Carlos II (“el Hechizado”) y Felipe V (“el Animoso”).

El libro también rastrea la formación de la psiquiatría moderna en España, la cual, según el autor, se inició propiamente con la Segunda República de 1931. Sin embargo, se trata de un proceso colmado de interrupciones, como la provocada por la Guerra Civil y el largo gobierno de Francisco Franco, que, entre otras cosas, prohibió el psicoanálisis hasta 1948, debido a sus implicaciones con la sexualidad. Estos y otros factores contribuyeron en gran medida a que en manicomios e instituciones de salud mental persistiera por largo tiempo una situación sórdida en cuanto al tratamiento de personas con problemas mentales.

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos