Conectáte con nosotros

Agenda cultural

Encarnación: la UNAE y sus programas de extensión cultural

Conversación con Nadia Czeraniuk, rectora de la Universidad Autónoma de Encarnación (UNAE), institución que cada año realiza la Libroferia Encarnación. La próxima edición será presentada el próximo 23 de abril, “Día Internacional del Libro”.

Nadia Czeraniuk. Cortesía

Nadia Czeraniuk. Cortesía

Junto a la docencia y la investigación, la extensión universitaria es una de las funciones sustanciales de las universidades y se presenta como el vínculo insoslayable entre la academia y la sociedad. Esta labor de extensión es clave en el desarrollo de una comunidad, ya que a través de ella no solo se promueve el desarrollo cultural, sino la transferencia de conocimientos en todos los campos de la vida social.

En Encarnación, ciudad que ya ronda los 250.000 habitantes, la Universidad Autónoma de Encarnación (UNAE) -fundada en 2008 por Nadia Czeraniuk y Helmut Schaefer- desarrolla un intenso programa de extensión cultural dirigido a sus más de 2.000 estudiantes y a toda la región. Uno de los aspectos salientes del mismo es el sostenido estímulo a la creación literaria y la producción editorial, a través de la Libroferia Encarnación que la institución organiza cada año con la participación de autores y editores nacionales e internacionales.

Cabe señalar que la población encarnacena es probablemente la que mayores rasgos de diversidad cultural presenta en el país, fruto de sucesivas olas migratorias: alemana, rusa, ucraniana, francesa, italiana, japonesa, polaca y libanesa. Este factor, sumado al intercambio continuo de relaciones con Argentina a través del río Paraná, configura en gran medida la escena cultural de Encarnación. Y este es el contexto en el cual la UNAE cumple su labor de extensión. Sobre sus programas y alcances conversamos con Nadia Czeraniuk, la rectora.

UNAE. Cortesía

UNAE. Cortesía

— ¿Cómo encara la UNAE la extensión cultural? ¿Qué tipo de programas ha implementado o tiene en agenda?

— La alfabetización cultural es un eje fundamental en la política educativa de nuestro complejo educativo, siendo la promoción de la lectura su actividad fundamental. Tal es así que, de ser una actividad didáctico-pedagógica nacida en nuestras aulas de formación docente en el año 2000, se transformó en una práctica social que tiene como actividad más notoria la organización y realización de la Libroferia de Encarnación. Esta se realiza desde el año 2005 en la Plaza de Armas de la ciudad, y en formato virtual durante los dos últimos años de pandemia.

Además, dentro de nuestras instituciones, la cultura y los artistas tienen protagonismo y espacio. Mantenemos un agenda cultural institucional (siempre abierta), donde tratamos de difundir y ofrecer todos los espacios posibles de acercamiento entre los artistas y el público.

Justamente, en este mes de abril, llevamos adelante un proyecto de promoción de la lectura con varias acciones, siendo la más desafiante, quizás, la lectura diaria de textos seleccionados en cada curso y al inicio de cada clase. Con ello buscamos que se comparta la voz del docente y otro lector seleccionado que invite a conocer el placer de disfrutar una historia o lo que traiga el libro. El proyecto, que se llama “Otoño y libros”, también ha creado un nuevo espacio de lectura en nuestro campus, instalado junto al mural que recuerda el centenario de Roa Bastos. Este espacio se llama “Leyendo con Roa”, y cuenta con mobiliario juvenil y diversos libros, de tal forma que estudiantes, docentes y funcionarios se sienten a descansar y puedan leer unos minutos. En el marco de agenda, también presentamos una exposición de arte sacro con diversos artistas de la zona. Fue muy concurrida.

— ¿Cuáles son las áreas de mayor interés?

— La alfabetización cultural que pretendemos incluye todas las expresiones culturales. Entendiendo como alfabetizar el conocer, probar, aprender a disfrutar tanto de un cuadro como de una puesta teatral o una canción. En el marco de este objetivo didáctico-social, nuestros estudiantes y egresados tienen la oportunidad de concurrir a varias opciones de clubes y espacios de formación extracurricular. Así, contamos con una escuela de teatro, de grupo vocal, de danza, un club de lectores y otro de ajedrez.

— ¿Cuántas ediciones de la Feria del Libro han realizado ya y cuáles son las novedades para este año? 

— Este año preparamos la 17a edición de la Libroferia Encarnación. Será presentada en ocasión de la celebración del Día del Libro, con su lema respectivo. El del año 2021 fue “Leer cura”.

— Aparte de editoriales, ¿participan de la feria autores con ediciones propias? ¿Se desarrollan coloquios, conferencias o espacios de discusión literaria?

— La Libroreria dura seis días y se realiza en la primera semana de septiembre. Los expositores y los libros son los protagonistas, pero sin dudas es la intensa agenda cultural la que convoca al público siempre diverso. Conferencias, charlas, presentaciones, danza, teatro, poesía, música, arte en todas sus manifestaciones disponibles y ofrecidos en forma abierta y gratuita.

— ¿Qué acciones de cooperación realiza la UNAE con otras instituciones del área cultural, tanto públicas como privadas, en el país y el exterior?

— Hace unos días estuve en Rosario, donde la universidad nacional de esa ciudad inauguró una librería universitaria con el nombre de Augusto Roa Bastos. Concurrí en representación de la fundación y como rectora. En los próximos días firmaremos un convenio para la realización de actividades conjuntas. El nuevo embajador de Paraguay en Portugal, Julio Duarte, una persona impulsora de la difusión cultural, está interesado en volver a organizar la Cátedra Roa Bastos, que incluiría universidades europeas.

En los próximos días viajo a Buenos Aires a la Feria Internacional del Libro, que vuelve en formato presencial. Desde hace muchos años asisto como invitada a unas actividades previas a la apertura, que se denominan “Jornadas profesionales”, en las cuales se reúnen gestores culturales, editores y libreros. Recibo esta invitación por parte de la Fundación El Libro, donde tuve varias veces la oportunidad de presentar nuestro trabajo de promoción de la lectura en Paraguay, lo cual siempre fue bien valorado.

— ¿Qué acciones ha realizado la UNAE para compensar las restricciones que impuso la pandemia en el acceso a los programas y bienes culturales?

— Creo que la nuestra es una de las pocas ferias del libro que no han parado durante los dos años de pandemia. Así como en los procesos educativos, hemos podido adaptar la feria valiéndonos de medios digitales que incluso han democratizado mucho más el acceso. Maratónicas jornadas de variadas actividades que incluyeron conciertos, seminarios, presentaciones, talleres y otros eventos. En el 2021, además de la transmisión online de las actividades culturales, tuvimos la exposición de libros físicos, de tal suerte que la pandemia nos enseñó nuevas formas de encuentro, prácticas que ya incorporamos por su alta efectividad. También es importante destacar que nuestra infraestructura universitaria nos lo facilita, ya que contamos con un auditorio equipado con toda la tecnología necesaria.

— ¿Cómo describiría la escena cultural de Encarnación? ¿Cuáles son sus rasgos salientes?

—Creo que necesitamos mejorar los espacios de formación y difusión, especialmente para que los jóvenes (y toda la comunidad) tengan la posibilidad de acceder a los bienes culturales, que deben ser de todos. Esta no es una tarea esporádica o que se pueda hacer aisladamente. Requiere una política de Estado y también local.

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos

error: Content is protected !!