Connect with us

Agenda cultural

“Teatro, cenicienta de las artes”

Raquel Rojas. Cortesía

Raquel Rojas. Cortesía

Con el título “Teatro, cenicienta de las artes”, la dramaturga, actriz, directora escénica y gestora cultural Raquel Rojas hizo llegar a los medios de comunicación un archivo con la copia de la carta que dirigió al presidente y al consejo directivo del FONDEC con motivo del monto asignado al proyecto que presentó a la Convocatoria 2022 de la entidad.

Según explica la directora en el documento, su propuesta fue adjudicada con el 50% de los fondos solicitados, razón por la cual expresó su desacuerdo. Reproducimos aquí el contenido completo de la misiva:

“En mi condición de dramaturgista, directora teatral y gestora cultural de más de 40 años de vida profesional, (co-gestora del equipo cultural fundador del FONDEC), expreso mi total desacuerdo con la política cultural de esa institución expresada en la suma asignada a una propuesta –de la más alta condición profesional presentadas a esa institución– y que fuera flagrantemente recortada en un 50 por ciento, dejándola casi sin posibilidades de realizar este proyecto de teatro educativo “Contra los secuestros y la violencia social” presentado a concurso del FONDEC 2022.

“1. La propuesta Secuestrados en el galpón no es una obra ‘comercial’, puesto que su puesta en escena, en teatro, vendría a suplir el gran vacío del Estado paraguayo de la política educativa cultural, de la necesidad de un programa nacional de educación contra la violencia y la delincuencia, y en pro de los derechos humanos, para los jóvenes y el público en general.

“Esta obra lleva a mostrar con crudeza las consecuencias de la vida dedicada a la delincuencia y en contra de los Derechos Humanos, ese gran déficit de nuestra educación a los jóvenes y al público.

“(Se puede observar en el video que fue lanzado en pandemia, siendo que esta obra no fue posible estrenarla de forma presencial en el 2020, de profusa difusión en la prensa nacional e internacional, puesto que el crítico español José Vicente Peiró destacó el gran valor de la misma).

“2. A esta propuesta de política pública de cultura, el FONDEC le recortó el 50% de fondos, dejándola sin posibilidades de realización con el nivel a que está acostumbrada la institución responsable de las puestas de mi dirección: El Camarín Arteatro de Asunción. Esta acción, que es a todas luces inconsistente, la interpreto como una falta a nuestros derechos culturales, artísticos y profesionales.

“3. La obra estaría siendo montada con los mejores actores profesionales y técnicos del país. Colegas artistas, quienes, con la dirección y equipo de realización, hemos sido perjudicados por la pandemia, no pudiendo estrenar esta obra en marzo del 2020 y hemos permanecido en el ostracismo sanitario hasta el 2022. Dos años sin trabajar. Dos años sin recibir ingresos, puesto que en nuestra condición de profesionales aportamos al Estado con nuestras facturas, lo que nos impidió cobrar los magros subsidios estatales.

“4. Una de las misiones fundantes del FONDEC (salvo desde hace unos años), fue la promoción del artista profesional y su creación. El FONDEC se creó hace dos décadas para apoyar la creatividad del sector profesional, para que el país pueda entrar en la sociedad de la innovación y el conocimiento por la puerta grande, apoyando a los artistas de gran trayectoria y profesionalidad, siendo que el Estado paraguayo no tiene ninguna otra instancia desde donde los artistas de trayectoria sean promovidos para su sustentabilidad y desarrollo.

“Esto ocurrió hasta el año 2011 cuando, desde la presidencia del Dr. Ticio Escobar, existió una resolución de que los artistas de trayectoria eran sujetos de una ‘discriminación positiva’ –son pocos y el país necesita de sus creaciones de excelencia–. Las administraciones posteriores hicieron letra muerta de esta resolución, para priorizar plataformas de alguna especie de ‘amateurismo clientelar’ (con amplio rédito para reproducción del logo y la visibilidad de la institución, para su justificación ante el Congreso). ¿Las condiciones de los artistas profesionales? Pareciera que ¡jamás importó!

“En consecuencia, el Estado paraguayo de vuelta queda sin saldar la deuda con los profesionales de la cultura y del teatro, para quienes no tiene reservada ni una silla en su política cultural y menos en la protección de la creación, promoción y difusión de sus obras, sumado al hecho de que también en protección social es el gran ausente (recordamos cuántos artistas, teatristas y músicos quedaron sin asistencia pública, en la indigencia, en pandemia).

“5. El teatro ha sido en la dictadura ‘la cenicienta de las artes’, al decir del escritor Rubén Bareiro Saguier, y siguió siéndolo en la transición y 35 años en la democracia. Al teatro se le fueron recortando las pocas migajas que el proceso de cultura le otorgó en estas décadas. Para el teatro, el FONDEC está siendo uno de sus principales ejecutores: de 50 millones, se tajeó en 40 millones, y ahora se da por descontado que una obra teatral cultural (sin fines de lucro y con fines educativos) se ‘podría montar’ con 20 millones de guaraníes, pagando actores, directores, luces, sonidos, técnicos y teatro.

“6. En un ambiente teatral donde el Estado no ofrece un solo teatro edilicio público con luces, sonidos, técnicos y equipos logísticos para una obra puesta con dignidad para el público, sin teatros públicos técnicos montados para el arte, el FONDEC piensa que puede aprobar un presupuesto recortado al 50 por ciento, dando por satisfecha su misión de apoyar las artes y la creación teatral.

“7. Es demasiado ofensiva la actitud de total irracionalidad acerca del manejo de los fondos públicos de artes y cultura, que agrede nuestra inteligencia, trayectoria y derechos culturales –máxime a quienes como en el caso de quien firma esta carta, las canas culturales que adornan sus cabellos, podría contarles de cómo el teatro de resistencia en la dictadura posibilitó que muchos de ustedes, jóvenes o no, estén hoy dictaminando sobre materia cultural–. Es la lucha del teatro social y político quienes ayudaron a la sociedad paraguaya a ganar el derecho a la democracia con cultura (leer el libro Aty Ñe’ê, Teatro de la resistencia en tiempos de la dictadura 1975-1985. Ed. El Cabildo y Senado de la Nación).

“8. No estoy en condiciones de quemar mi dignidad cultural y trayectoria de lucha con la aceptación de estas condiciones solo por necesidad de crear. Raquel Rojas, gestora cultural, actriz, directora, pedagoga, dramaturgista, investigadora y gestora cultural desde el año 1975 del Paraguay, no acepta que un concurso público de artes recorte de mi propuesta el 50% del presupuesto, pues considero que esa acción va en contra de los derechos culturales y de mi condición profesional de creadora teatral”.

“9. Mas, como no puedo dejar a los actores, técnicos y afines sin trabajo, y estos están en disposición de ver por sus medios de lograr algún apoyo extra para la realización de la hermosa obra a la cual todos le hemos dado nuestros mejores afanes en la versión no estrenada, por amor a la obra, para salvar el trabajo artístico, cedo los derechos de adaptación y el Camarín de Asunción se compromete artísticamente al montaje de la obra Secuestrados en el galpón a condición de que se cambie el ‘beneficiario‘ y se incluya como tal a una integrante de la compañía El Camarín Arteatro de Asunción, responsable de los proyectos y la puesta, la señora María Liz Barrios de Netto”.

Copias de la carta fueron enviadas también a la Secretaría Nacional de Cultura, a las comisiones de Cultura y de Derechos Humanos del Senado, a los gremios teatrales CEPATE y UAP, y a diversos elencos.

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos

error: Content is protected !!