Connect with us

Anuario

Crisis sanitaria: 2021, el año en que el Covid-19 azotó al país

Foto de archivo

Foto de archivo

El Nacional entrevistó a la Dra. Sandra Irala, directora de Vigilancia Sanitaria, para hablarnos de cómo fueron estos dos años de pandemia en el país, de los momentos más difíciles, la situación actual y las nuevas variantes. Un año donde la peor crisis se vivió entre marzo y julio con la inexistente cantidad de camas en las Unidades de Terapia Intensiva, la falta de oxígeno y la gestión de vacunas.

Doctora Sandra Irala.

Doctora Sandra Irala.

Inicios de la pandemia del Covid-19

Estamos a casi dos años de la instalación de la pandemia. El primer caso en Paraguay se registró el 10 de marzo de 2020. A partir de ahí sufre una serie de intervenciones, de modo a poder dar respuesta a lo que representa una emergencia de salud publica de importancia internacional en el contexto de una pandemia. Existe una enfermedad que es de transmisión respiratoria, muy transmisible y que puede producir formas graves o cuidados especiales.

En ese marco, cuando no se conocía muy bien todavía sobre el virus, se establecen las intervenciones, que inclusive implican reducción de movilidad, con algunas suspensiones de eventos y de clases presenciales. Fueron las primeras intervenciones que se realizaron y, posteriormente, inclusive  el cierre de fronteras, restricción de viajes de ciertas procedencias.

Después se establecen como intervención las fases de la cuarentena, en las cuales se van efectuando aperturas graduales manteniendo las actividades esenciales abiertas. De repente, eso pudo haber significado un impacto en la economía. Posteriormente, se dan las flexibilizaciones, donde se tuvo la estrategia de albergues, que fue para contener la entrada masiva de positivos de países sede, sobre todo los limítrofes, en donde se registra el mayor número de casos.

Con esas intervenciones se tuvo el menor número de casos y el menor número de fallecidos. Posteriormente, se va expandiendo con las flexibilizaciones, con aumento de vacunación y con aumento de interacción, lo cual ocurre en octubre del 2020. Es ahí cuándo se empieza a tener el mayor número de casos.

El mayor número de la pandemia se tiene a partir de marzo del 2021, cuando la variante gama marca la situación de mayor número de casos y fallecidos, comprometiendo la asistencia sanitaria  en cuanto a disponibilidad de camas y oxígeno.

Odisea de vacunas

A pesar de la potenciación que se hizo, disponiendo de un gran número de camas, podemos indicar entonces el momento más difícil de la pandemia. Aproximadamente desde el mes de febrero, también llegó lo que consideraba la intervención más importante para intentar frenar la ola de la pandemia, que fue la vacunación.

El Plan Nacional de Vacunación inicia con población adulta, 18 años y más, y se concentra sobre el grupo de riesgo, considerando priorizados de riesgo, que son personal sanitario  de más edad. Lo que marca ese tiempo es la poca disponibilidad de dosis como para poder avanzar, de manera que se vacuna en muy poco tiempo a un mayor número. Esa oportunidad se da gradualmente y se hace un poco más efectiva a partir de julio, cuando viene un gran número de dosis anti-covid y se vacuna en muy  poco tiempo a un gran número.

“El impacto de esa vacunación ya se tiene en el mes de agosto, inclusive en el mes de julio, momento en el que va teniendo una disminución importante de casos. Esa situación se mantiene durante dos meses, aproximadamente, y actualmente tenemos un nuevo repunte de casos de aproximadamente dos meses. El foco se concentraba en Alto Paraná, pero ya compromete a casi todas las regiones sanitarias”, expresó la Dra. Irala.

Nueva variante, nueva ola

La nueva amenaza es la variante ómicron, que es una variante de preocupación, mucho más trasmisible que la delta, que también tuvimos y que estamos teniendo como predominante en estos momentos, pero que no determinó tantos casos esperables como fue en el hemisferio norte. “El análisis es que realmente se trató de que tuvimos la mayor parte de infectados con gama, y se avanzó en vacunación. Eso pudo haber influido en el hecho de que la distribución de la variante delta no tuvo un aumento de casos importantes, como  sí se esperaba que sucediera. Sin embargo, ahora mismo ya pasando un buen tiempo desde que todas estas personas fueron contagiadas en esa ola de casos de marzo a julio”, aseveró.

Lo que tiene esta variante es que puede producir reinfecciones y es mucho mas transmisible, por lo que la amenaza y el riesgo son altos. “Se tiene ya en este contexto internacional, con respecto a esta variante, 106 países que han confirmado presencia de ómicron y, por consiguiente, alta probabilidad de contagiarse, por lo que el riesgo de introducir al país es elevado”, afirma. Inclusive países que nos rodean, como Argentina y Chile, ya detectaron la variante ómicron.

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos

error: Content is protected !!