Conectáte con nosotros

Espectáculos

Nhi-Mu, 24 años de resistencia aérea

Teatro aéreo © Nhi-Mu

Teatro aéreo © Nhi-Mu

A 24 años de la aparición en escena de Nhi-Mu Teatro Aéreo, conversamos con Selva Fox, fundadora, quizás, de uno de los últimos grupos de laboratorio teatral resistentes en el contexto nacional.

¿En qué contexto y cómo nace Nhi-Mu?
Nace en 1997. Veníamos haciendo performance y una vez en el Circo Bizarro, un espacio nocturno, tuvimos que ponerle nombre a nuestro grupo para que puedan presentarnos.

“Viaje 3” (2018) © Nhi-Mu

¿Cuál es el concepto de teatro con el que Nhi-Mu trabaja? ¿Y cómo dialoga este con las obras del proyecto?
Nhi-Mu trabaja con el cuerpo y con el corazón, con lo que te llega por los sentidos, y de ahí se queda en la cabeza por mucho tiempo. Es así desde Viaje 1, y los que fueron a ver esa obra todavía se acuerdan. Las obras y todo lo que creamos desde el inicio tiene que ver con el impacto, eso que golpea y late, que vuela y que nace del espíritu de grupo, porque somos un grupo, aunque la gente viaje, siempre está.  Las compañías suelen tener otras formas de trabajo.

¿Por qué teatro aéreo?
Entramos en contacto con un VHS de De la Guarda que trajo Nelson Arce. La técnica que hoy utilizamos la aprendimos directamente de la gente de Argentina, de Tincho García que después siguió con Fuerza Bruta.

A menudo Nhi-Mu presenta la idea del teatro entendido como una forma de resistencia, ¿a qué se refieren con esto?
Tenemos 24 años. Cumplimos el día 13 de junio. En Paraguay, el teatro –sobre todo nuestro teatro- resiste porque decidimos seguir. Estamos en un barco enorme, sostenemos un espacio que es más que un galpón. Acá llega la gente con sus obras, sus eventos, sus conciertos, buscando un lugar para sus cosas. La cultura de resistencia tiene que ver con estar.  La gente sabe que nuestro espacio está, nuestro grupo siempre está ligado a las cosas reales, a lo que pasa en la calle, en la sociedad. Hoy nos toca la pandemia, los espectáculos como los que hacemos en Nhi-Mu, donde el público y los artistas están en contacto entre ellos no son posibles. Nuestras puestas son gigantes, necesitan mucho trabajo, una inversión grande. Ahora cocinamos también, y en eso también están nuestras ganas de resistir siendo lo que somos, parte de la cultura alternativa, que se sostiene por sí misma y que se mantiene independiente.

“Dameloquesea” (2009) © Nhi-Mu

¿Cuáles consideran los momentos paradigmáticos para la historia de Nhi-Mu? ¿Qué obras, colaboraciones, etcétera?
En 24 años pasaron muchas cosas, muchos trabajos, obras, compañeros, compañeras. Todo eso hace de Nhi-Mu lo que es hoy. A veces miro las paredes del galpón y veo afiches, fotos, tantas cosas que de repente no sé ni cómo hicimos pero hicimos. Tenemos desde la primera obra de teatro aéreo de Paraguay, obras de teatro negro con más de 20 personas juntas en escena, con música en vivo. Bajamos edificios, el cerro Lambaré, trabajamos con marcas, con causas, con ONGS. Hay mucha historia atrás y pensamos que mucha historia todavía viene por delante.

Además de un grupo de teatro, a menudo realizan talleres de formación. ¿Cómo se relaciona la búsqueda de Nhi-Mu con este interés por la formación?
Abrimos talleres hace algunos años. Ahora tenemos laboratorios aéreos y en Nhi-Mu se da más que las técnicas. Se busca que encuentren la verdad, el corazón, la fuerza y potencia.

¿Qué proyectos se plantean para el resto del año y a futuro?
Estamos iniciando con Kaos: Mujeres en Residencia, que tiene apoyo de Iberescena, y de la Secretaría de Cultura. Estoy esperando esa reunión, ese juntarnos y ver qué pasa. Vamos a crear, cocinar (para pagar los gastos, porque en Paraguay no hay fondos que permitan sostener a los centros culturales), y seguir resistiendo. 

 

Clic para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los más leídos