Conectáte con nosotros

Cultura

Arquitectura del paisaje en Asunción. Estilos de una historia fragmentada

Década de 1920

Década de 1920

A diferencia de otros países de la región, el diseño de espacios abiertos –denominado arquitectura del paisaje– ha tenido en Paraguay un desarrollo bastante interrumpido ya desde el inicio mismo –pospuesto por décadas–, pues durante la segunda mitad del siglo XIX, mientras las ciudades más importantes de Sudamérica inauguraban sus primeros ejemplos de espacios abiertos públicos y privados diseñados con criterios academicistas, Paraguay se aproximaba al abismo de una guerra de exterminio.

En aquellas vísperas, la fuerte renovación estilística en la arquitectura, ocurrida durante los periodos lopiztas, no llegó a alcanzar a los espacios abiertos ni siquiera en el propio proyecto de la residencia de Francisco Solano López –hoy palacio presidencial–, en cuyos planos no estuvo contemplado diseño alguno para tan escenográfico acceso.

El único dato que insinúa la posibilidad de un espacio abierto diseñado en aquellos tiempos tiene –hasta hoy– más de leyenda que de realidad. Se trata de los jardines de Elisa Lynch, que la mayoría de los trascendidos ubican en Humaitá, a orillas del río Paraguay –incluso está señalizado el sitio–, y alguna otra versión los sitúa sobre el mismo río pero en Villa Hayes. No existen vestigios de diseño de tales jardines ni datos que remitan a algún estilo en particular. Continuidad de la propuesta tampoco existió.

Cabe señalar que cuando se habla de arquitectura en general, y arquitectura del paisaje en particular, se entiende por “estilo” al conjunto de características que identifican una manera de comprender la realidad y abordarla desde el diseño. Se trata de un concepto que está más vinculado al tiempo (momento histórico) que a un lugar determinado.

La enorme diversidad de interpretaciones y propuestas artísticas y arquitectónicas que se desarrollan a partir del siglo XX hasta nuestros días puso en tela de juicio la capacidad interpretativa y explicativa del “estilo” debido a su cualidad sintética, a contramano de la complejidad cada vez mayor de propuestas. Sin embargo, esa cualidad de síntesis que ofrece resulta muy útil cuando se necesita realizar primeras aproximaciones a temas que han sido poco o nada abordados. Tal el caso de la historia de la arquitectura del paisaje en Paraguay.

Neoclasicismo italianizante

Tenemos que situarnos ya a varios años después de la guerra, específicamente la última década del siglo XIX, para encontrar los primeros ejemplos de diseño de espacios abiertos privados en Asunción. La llegada de un importante contingente de europeos que a base de actividades comerciales fue rápidamente conformando la nueva burguesía local, empezó a exhibir como antesala de sus villas palaciegas pulcros jardines de rígida simetría y parterres (porciones de jardín) estrictamente geometrizados. En muchos de estos casos, una fuente de agua se situaba en el centro del espacio, como inequívoco punto focal que obligaba a rodearlo para acceder a la edificación. A veces, también contaban con bancos y, con menor frecuencia, algunas farolas.

Neoclasicismo italianizante. Chalet Morínigo, actual Mburuvicha Roga

Chalet Morínigo, actual Mburuvicha Roga. Década de 1940

Romanticismo

Lo que caracteriza al romanticismo en la arquitectura del paisaje es la intención de crear escenarios idílicos y naturales donde la geometría deja de ser la matriz rectora y solo aparece, en el mejor de los casos, en forma de elementos pequeños y acotados dentro del conjunto, para generar sorpresa y estimular la fantasía.

Romanticismo. Plaza Italia

Plaza Italia. Década de 1930

Más allá de las villas neoclásicas situadas en los alrededores del actual centro histórico de Asunción surgían al mismo tiempo las quintas, que contaban con edificaciones similares a las villas pero en predios muy amplios, con bosques, praderas y cursos de agua. Las más conocidas de la época eran las quintas Iduna, Rein y Caballero. Sin embargo, habrá que avanzar un poco en el tiempo y situarnos en la década de 1910 para encontrar que el más famoso de todos los jardines romanticistas era de carácter público: el Jardín Botánico y Zoológico de Asunción, que ostentó con orgullo en su momento una docena de jardines temáticos y un reconocimiento de alcance internacional.

Romanticismo. Jardín Botánico y Zoológico de Asunción

Jardín Botánico y Zoológico de Asunción. Década de 1920

Higienismo

El higienismo no es propiamente un estilo sino una corriente de pensamiento que se gestó en Europa durante el siglo XIX y que apuntaba a mejorar sensiblemente la infraestructura urbana en pos de ambientes más sanos. Al higienismo le debemos, entre otras cosas, la normalización de los sistemas de desagüe y la consideración de espacios verdes de carácter público, como plazas y parques.

Jardines de la antigua Costanera

Jardines de la antigua Costanera. Década de 1930

En el contexto del higienismo, durante la segunda mitad del siglo XIX el neoclasicismo francés fue el estilo más recurrente en el diseño de jardines para espacios públicos en Europa y la tendencia no tardó mucho en cruzar el océano. En Asunción, los primeros ejemplos de jardines públicos de este estilo surgen entre las décadas de 1910 y 1920 en los alrededores del ex Cabildo (actual Centro Cultural de la República) y en la Plaza del Mercado (actual Plaza O’Leary).

Plaza del Mercado, actual Plaza O'Leary

Plaza del Mercado, actual Plaza O’Leary. Década de 1930

También en esa época, con el mismo espíritu higienista pero a la manera italiana, las escalinatas de las calles Antequera y Manuel Domínguez se constituyeron en nuevos elementos urbanos. La plaza Uruguaya y el parque Caballero, ambos con criterios de diseño cercanos al romanticismo, también lograron afirmarse en el imaginario colectivo.

Jardines frente al actual Centro Cultural de la República El Cabildo

Jardines frente al actual Centro Cultural de la República El Cabildo. Década de 1920

El panóptico militar

La segunda mitad del siglo XX no solo se llevó por delante casi todas las libertades civiles sino también todos sus espacios y símbolos. De un día para otro desaparecieron prácticamente todos los jardines clasicistas de las plazas y fueron reemplazados por diseños neutrales, seriados, centralizados, hípersimétricos, que permitían un control visual y desalentaban actividades contestatarias.

Plazas del microcentro

Plazas del microcentro. Década de 1950

La plaza Libertad y la plaza Uruguaya son algunos de los pocos espacios públicos que no fueron modificados en sus trazados, posiblemente porque había mucha similitud con el nuevo modelo impuesto (basado en líneas rectas longitudinales, transversales y diagonales que convergen en el centro), pero sus delicados jardines fueron deteriorándose rápidamente, convirtiéndose a la larga en simples manchones de césped y tierra, sin ningún cuidado.

La modernidad truncada

El arquitecto Homero Duarte, autor en la década de 1960 del diseño de las plazas Batallón 40 (racionalista) y Mayor Infante Rivarola (organicista), refiriéndose a estos proyectos mencionaba que fueron un intento frustrado por promover diseños para espacios públicos que rompieran con lo monótono del modelo instalado, intención que lamentablemente no trascendió más allá de esos dos ejemplos.

En términos de arquitectura del paisaje, el cerrojo sobre el estilo moderno afectó incluso al mismísimo Roberto Burle Marx, considerado el más importante paisajista del siglo XX y cuyo diseño para los jardines de Colegio Experimental Paraguay Brasil terminó sin ejecutarse y archivado en 1967.

Colegio Experimental Paraguay-Brasil. Diseño de jardines de Roberto Burle Marx

Colegio Experimental Paraguay-Brasil. Diseño de jardines de Roberto Burle Marx. Década de 1960

La posmodernidad

El jardín asunceno de la primera posmodernidad es casi, sin excepción, de carácter privado y, la mayoría de las veces, residencial. Tiene una enorme libertad compositiva, la vegetación es un elemento de primer orden, considera con frecuencia elementos de valor escultórico y las ondulaciones y desniveles del terreno son asumidos para generar efectos visuales significativos.

Es muy notable que los mejores exponentes de este período –que se gesta durante la década de 1970– estén vinculados tanto a la arquitectura como al universo de las artes visuales, tales los casos de Carlos Colombino y Beatriz Chase, Hermann Guggiari o Jenaro Pindú.

Casa Kostianovsky. Diseño de jardín de Jenaro Pindú

Casa Kostianovsky. Diseño de jardín de Jenaro Pindú. Fines década del 70

El sello personalísimo de estos artistas es plasmado de tal manera en sus jardines que es quizás la primera vez en que pueda hablarse en Paraguay de creaciones cuya calidad va más allá de solo responder a líneas de diseño de la época, aportando elementos que en lo sucesivo no siempre fueron tenidos en cuenta, pero que han ganado su valor de originalidad.

Un segundo momento de la posmodernidad –que aun llega a nuestros días, coexistiendo con nuevas corrientes– siguió mostrando mucho oficio de la mano de otros autores, aunque en muchos casos queda cierta sensación de pérdida de la originalidad ganada en el momento anterior, con jardines que parecen tener como prioridad apostar a reproducir tendencias internacionales.

 

* Carlos Zárate es arquitecto, docente, investigador. Magíster en Restauración y conservación de bienes arquitectónicos y monumentales (UNA-IIF). Coordinador de Área de Teoría y Urbanismo (FADA-UNA).

1 Comment

1 Comentario

  1. Arq. Aníbal Cardozo

    14 de febrero de 2021 at 12:50

    Es muy relevante el panorama histórico-secuencial del paisajismo urbano ambiental acontecido en la ciudad de Asunción que expone este artículo y la mirada crítica que sustenta. Debo recordar que durante el diseño del edificio del Banco Central del Paraguay (aproximadamente 1982) el estudio del arquitecto Thompson-Motta de Río de Janeiro fue contratado para el diseño; entre otros, de la ambientación paisajístico ambiental, cuyo proyecto realizó Roberto Burle Marx. El diseño fue implementado respetando la propuesta presentada durante su visita a Asunción acontecida en ese entonces y hasta hoy puede ser apreciada.

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los más leídos