Conectáte con nosotros

Cultura

La poesía de Lawrence Ferlinghetti

Esta semana el mundo literario recibió consternado la noticia de la muerte de Lawrence Ferlinghetti, no porque fuese sorpresiva –el célebre poeta y editor estadounidense había cumplido ya 101 años– sino porque su figura, aún activa, fue un puente directo hacia aquellos jóvenes que en la década del 50 sentaron las bases de la contracultura norteamericana: la generación beat.

Como editor, Ferlinghetti conoció los riesgos de publicar poesía considerada «obscena» en su tiempo, al afrontar un juicio penal por la edición de Hawl (Aullido), la emblemática obra de Allen Ginsberg. Como poeta, supo abordar la condición humana y sus conflictos, como lo testimonian sus libros Pictures of the Gone World (Imágenes del mundo desaparecido, 1955, donde acusa influencia de Guillaume Apollinaire), A Coney Island of the Mind (Un Coney Island mental, 1958, título que remite a un conocido parque de diversiones neoyorkino y vendió más de un millón de ejemplares), Starting from San Francisco (Partir de San Francisco, 1961), The Secret Meaning of Things (El significado secreto de las cosas, 1968), Open Eye, Open Heart (Ojo abierto, corazón abierto, 1973), Who Are We Now (Quiénes somos ahora, 1976), Northwest Ecolog (Ecología del Noroeste, 1978) y Landscapes  of Living & Dying (Paisajes de vida y muerte, 1979).

City Lights, la famosa librería que fundó en 1953 y devino decisivo sello editorial, fue un punto neurálgico de encuentro donde escritores y artistas desarrollaron largos debates sobre poesía, ficción, arte y política, y se convirtió, con el tiempo, en un ícono cultural de San Francisco.

(City Lights)

City Lights

En medio de la multitud de artículos y reseñas de prensa publicados en estos días sobre el poeta-editor y su consabida relación con los beatniks, fue bienvenida la noticia de la próxima aparición de la antología bilingüe Endless Life – Vida infinita, que reúne 85 poemas de Ferlinghetti (seleccionados por él mismo a partir de ocho de sus libros, publicados entre 1955 y 1979) traducidos al español por el poeta mexicano Eduardo Hidalgo (1982).

La edición lleva un prólogo de José Vicente Anaya (1947-2020), quien traza un extenso perfil biográfico de Ferlinghetti, contextualizando su producción poética y su prolífica labor editorial. «Su entrada a la generación beat –dice Anaya– empezó en la década de 1950 por sus coincidencias con sus amigos poetas de San Francisco, (…) donde trabó amistad con Allen Ginsberg, Gregory Corso, Jack Kerouac y otros; aunque alguna vez haya dicho, como William Burroughs, que él no es beatnik. No obstante, con toda razón, se ha dicho que la generación beat  ha sido un ‘invento’ de Ferlinghetti, ya que en su editorial y librería City Lights (…), en la colección ‘Pocket Poets Series’, ha publicado a muchos beats, para empezar, el famoso Aullido y otros poemas de Ginsberg (…), así como libros de Philip Lamantia, Peter Orlovsky, Gregory Corso, Denise Levertov, Diane di Prima, William Burroughs, Robert Duncan, Frank O’Hara, Janine Pommy Vega, Bob Kaufman, Gary Snyder, Michael McClure y el mismo Ferlinghetti. Se trata de una colección de libros de bolsillo que abrió la perspectiva de una verdadera nueva poesía en los Estados Unidos y en el mundo».

(City Lights)

City Lights

El prologuista indica que la selección, hoy traducida por Hidalgo, conoció una primera publicación en 1981 (Endless Life: Selected Poems, New Directions). «Es fácil deducir que el criterio de Ferlinghetti para elegir los poemas es consecuencia de puntos de vista que toman en cuenta las cualidades poéticas y la historia de su propia obra», afirma Anaya, para quien «se trata del mejor libro para apreciar el desarrollo de 24 años de vida poética en Ferlinghetti». Finalmente, destaca el trabajo de Hidalgo: «Los poemas se leen como si hubieran sido escritos originalmente en español, ejemplo de las mejores traducciones de poesía». A continuación reproducimos tres poemas de la antología.

 

El mundo es un lugar hermoso…

El mundo es un lugar hermoso
para nacer
si no les importa a ustedes que la felicidad
no siempre sea
tan divertida
si no te importa un toque de infierno
de vez en cuando
justo cuando todo está bien
porque ni siquiera en el paraíso
cantan
todo el tiempo

El mundo es un lugar hermoso
para nacer
si a ustedes no les importa que algunos mueran
todo el tiempo
o quizá sólo se mueran de hambre
algunas veces
que no está tan mal
si no son ustedes

Oh el mundo es un lugar hermoso
para nacer
si no te importan tanto
unas cuantas mentes muertas
en los altos cargos
o una bomba o dos
de vez en cuando
en sus rostros que observan el cielo
o algunas otras indecencias
presas de
nuestra sociedad Marca Registrada
con sus hombres de distinción
y sus hombres de extinción
y sus sacerdotes
y otros vigilantes
y sus diversas segregaciones
e investigaciones del congreso
y otras constipaciones
que heredó
nuestra tonta carne

Sí el mundo es el mejor de los lugares
para muchas cosas como
hacer la escena de la diversión
y hacer la escena del amor
y hacer la escena de la tristeza
y cantar canciones en voz baja y recobrar el aliento
y andar por ahí
observar todo
y percibir el aroma de las flores
y tocarle el culo a las estatuas
e incluso pensar
y besar gente y
hacer bebés y usar pantalones
y ondear sombreros y
bailar
e ir a nadar en los ríos
en días de campo
en pleno verano
y generalmente
«disfrutar la vida»


pero justo a la mitad de todo
llega sonriente el
agente funerario

(City Lights)

City Lights

Saludo

A todo animal que come o dispara a su propia especie
Y todo cazador con rifles sobre una camioneta
Y todo tirador o soldado privado
con mira telescópica
Y todo redneck con botas y perros
y escopetas recortadas
Y todo Oficial de la Paz con perros
entrenados para rastrear y matar
Y todo policía vestido de civil o agente encubierto
con pistolas llenas de muerte
Y todo servidor del pueblo que ametralla al pueblo
o que tira a matar a criminales que huyen
Y todo Guardia Civil que vigila ciudadanos en cualquier país
con esposas y carabinas
Y todo guardia de frontera en cualquier Check Point Charley
en cualquier lado de cualquier Muro de Berlín
cortina de Bambú o de Tortilla
Y todo policía estatal de élite patrullero con pantalones
de montar a la medida y casco de plástico
y corbata de cordón y revólver en pistolera
con tachones de plata
Y toda patrulla con armas antimotines y sirenas y toda tanqueta
con gas pimienta y gas lacrimógeno
Y todo piloto experto con misiles y bombas de napalm bajo las alas
Y todo capellán del ejército que bendice a los bombarderos al despegar
Y todo Departamento de Estado o cualquier potencia que vende armas
en ambos lados
Y todo Patriota de cualquier Patria en cualquier
mundo Negro Marrón o Blanco
que asesina por su Patria
Y todo profeta o poeta con pistola o navaja y cualquier sicario
de la iluminación espiritual con fuerza y cualquier
sicario del poder de cualquier país con poder
Y a cualquiera y a todos los que matan y matan y matan y matan por la Paz
Levanto mi dedo medio
con el único saludo apropiado
                                                   (Cárcel de Santa Rita, 1968)

Lawrence Ferlinghetti (City Lights)

Lawrence Ferlinghetti. City Lights

La paradoja de Olbers

Y escuché que el sabio astrónomo
cuyo nombre era Heinrich Olbers
nos hablaba por siglos
acerca de sus observaciones a simple vista
de que en el cielo había
unas cuantas estrellas en primer plano
y entre más lejos observaba
más estrellas había
un número infinito de cúmulos estelares
en miríadas de Vías Lácteas y miríadas de nebulosas

A partir de esto podemos deducir
que en las infinitas distancias
debe de haber un lugar
debe de haber un lugar
donde todo es luz
y que la luz de ese lejano lugar en
donde todo es luz
simplemente no ha llegado aquí
por eso aún tenemos noche

Pero cuando al fin llegue esa luz
cuando finalmente llegue aquí
la parte del día que llamamos Noche
tendrá un cielo blanco
con puntitos negros
pequeños agujeros negros
donde una vez hubo estrellas

Y entonces en ese lugar tan simbólico
tan poético
que será nuestro
seremos nuestra propia sombra
y nuestra propia iluminación
en una tierra en el ocaso

 

Nota: Agradecemos al poeta Eduardo Hidalgo por permitirnos acceder al anticipo de la antología (realizada en el marco del programa de posgrado Maestría en Producción Editorial de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos) y por la autorización para reproducir estos poemas, publicados inicialmente en Círculo de Poesía. Revista Electrónica de Literatura: www.circulodepoesia.com

https://circulodepoesia.com/2019/07/poesia-norteamericana-lawrence-ferlinghetti/?fbclid=IwAR1q287LMG0tWFQ5yEBZIaJcTi1A-OSR1kVU6DQ0Nghkps6cGBT3RekII8M

Clic para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los más leídos