Conectáte con nosotros

Cultura

Ticio Escobar y la construcción del Centro Cultural de la Ciudad

“Resulta una gran conquista para la institucionalidad cultural que se haya conservado la Manzana de la Rivera en su arquitectura, su mantenimiento y sus funciones”, dice en esta entrevista Ticio Escobar, bajo cuya gestión como director de Cultura de la Municipalidad de Asunción se llevó a cabo la restauración edilicia del complejo urbano y la creación del Centro Cultural de la Ciudad, que hoy celebra sus 30 años.

Ticio Escobar. Cortesía

Ticio Escobar. Cortesía

¿Cómo y cuándo surgió la iniciativa de recuperar la Manzana de la Rivera y construir el Centro Cultural de la Ciudad? ¿Qué resortes institucionales permitieron llevar a cabo el proyecto? ¿Qué instancias, a nivel de gobierno y sociedad civil, estuvieron implicadas en su gestación y realización?

El Centro Cultural Carlos Colombino/Manzana de la Rivera es el resultado de un proceso complejo. Durante los últimos años del gobierno de Stroessner, un arquitecto –creo que francés– había propuesto al dictador que mandara desmantelar la manzana que hoy ocupa ese centro, alertando acerca de la seguridad del Palacio de López (vaya a saberse qué agentes subversivos podría albergar ese laberinto edilicio) e, invocando razones de estética urbana, sugería que se construyese allí un jardín de líneas versallescas que permitiese mejor perspectiva del Palacio. Un oportuno movimiento ciudadano, en el cual se encontraba ya Colombino, logró frenar el despropósito y, en 1990, apenas derrocada la dictadura, la Municipalidad compró el complejo arquitectónico en cuestión y presentó a la Cooperación Española un proyecto de restauración del conjunto de edificios. Tal proyecto había sido ideado y fue luego impulsado y tramitado en Madrid por Augusto Roa Bastos, Carlos Colombino, Juan Cristaldo y Eduardo Aznar. La  Cooperación Española concedió los fondos para la restauración en el contexto del V Centenario. Luego de que el nuevo intendente, Carlos Filizzola, asumiese el cargo, comenzó a trabajar la Escuela Taller, bajo la dirección de la ingeniera Ada Verna.

Carlos Colombino y yo habíamos sido recibidos en la primera audiencia concedida por Carlos Filizzola tras asumir. En esa reunión tratamos el destino de lo que se llamaría luego Manzana de la Rivera, dependiente de la Dirección de Cultura. Las oficinas administrativas y las escuelas de esa Dirección ocuparían el edificio de la antigua Municipalidad ubicado sobre Haedo casi Chile mientras se llevasen a cabo los trabajos de restauración de la Manzana, pero una vez terminadas esas tareas, se trasladarían allí. Nos instalamos, pues, en ese edificio ocupando sus seis pisos con oficinas, escuelas y auditorio. Carlos Colombino quedaba en la Manzana controlando la restauración, pero a la par que ésta iba avanzando, él iba levantando el Centro Cultural de la Ciudad.  Los trabajos pendientes no fueron obstáculo para que se desarrollasen los muchos proyectos que generó ese centro cultural. Pronto, Colombino convocó a la creación de la Asociación de Amigos de la Manzana, que sostuvo e impulsó las actividades del nuevo centro cultural, que enseguida alcanzó un crecimiento de proporciones imprevistas.

El Estado paraguayo siempre fue renuente a apoyar la logística cultural. El único museo de arte nacional, el de Bellas Artes, fue privadamente creado por Juan Silvano Godoy ante la indiferencia del Estado, que solo muy tardíamente se hizo cargo de él.

Cuando pasado el tiempo acordado el intendente me preguntó cuándo dejaríamos el edificio de la calle Haedo para mudarnos a la Manzana de la Rivera, respondí que ésta había sido ocupada totalmente por Colombino, a quien debía instruir que desalojara el espacio. Filizzola nunca lo hizo, claro, y nos quedamos con los dos edificios. Así, Cultura había ganado una infraestructura potente. Después llegó la administración de Martín Burt que, desconociendo los acuerdos a que habíamos llegando en el contexto de la alianza electoral, comenzó a socavar programáticamente esa estructura. Enseguida mandó desarmar el auditorio Ignacio Núñez Soler, que había sido creado por Colombino en el local de la calle Haedo, para instalar allí una oficina de administración de semáforos. Quiso después desalojar el edificio para convertirlo en oficinas, pero esa intención generó tal resistencia en la ciudadanía cultural que terminó abandonando el edificio a su suerte. Posteriormente, un incendio destruyó ese enorme y céntrico local, que nunca fue restaurado. Pero la Manzana sobrevivió.

¿Cuál es el mayor valor, en términos de identidad cultural, que se puede atribuir a la Manzana de la Rivera? ¿Qué gana la ciudad al preservar un sitio como éste?

Resulta una gran conquista para la institucionalidad cultural que se haya conservado la Manzana de la Rivera en su arquitectura, su mantenimiento y sus funciones. Es, sin dudas, el mayor centro cultural, no solo de Asunción, sino del país entero. A nivel oficial, tanto estatal como municipal, el Estado paraguayo siempre fue renuente a apoyar la logística cultural. El único museo de arte nacional, el de Bellas Artes, fue creado privadamente por Juan Silvano Godoy ante la indiferencia del Estado, que solo muy tardíamente se hizo cargo de él. La Manzana de la Rivera (Colombino quiso mantener la escritura colonial con “v” corta) constituye un caso poco común y muy valioso de la continuidad de políticas de gobierno en políticas de Estado (a nivel municipal en este caso). El complejo arquitectónico que la conforma permite encarar la cultura en sus dimensiones complejas y cruzadas. Por otra parte, debe considerarse el altísimo valor histórico-patrimonial de ese conjunto, que contiene construcciones que cubren gran parte de las tipologías históricas desde el siglo XVIII (la Casa Viola, quizá la más antigua de Asunción) hasta el XX (un edificio moderno, el Teatro Federico García Lorca, erigido a partir de un concurso ganado por el arquitecto Javier Corvalán) ¡Es justo, pues, que se celebren los treinta años de este centro excepcional!

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos

error: Content is protected !!