Connect with us

Cultura

Los cruces de la cruz

El 3 de mayo se celebra el “Kurusu Ára”, el tradicional Día de la Cruz, no solo en diferentes localidades del interior del país, sino en plena ciudad de Asunción. Esta inscripción de origen rural en la nerviosa trama urbana de la capital levanta cuestiones relativas a la hibridez intercultural que se vuelven especialmente notables si se considera el resurgimiento de esta práctica.

Kurusu Jegua, familia Antar © Fernando Allen

Kurusu Jegua, familia Antar © Fernando Allen

Misceláneas  

La continuidad de formas tradicionales en escenarios regidos por lógicas culturales globalizadas levanta cuestiones complejas. Como otros países latinoamericanos, el Paraguay es multicultural; por tanto, el concepto “cultura paraguaya” corresponde a una abstracción: de hecho, integra constelaciones simbólicas, religiosas, étnicas y lingüísticas diferentes y aun divergentes. Fundamentalmente diversas, nuestras configuraciones culturales articulan, de manera provisoria y a distintos niveles, momentos de modelos precapitalistas, sistemas modernos y regímenes contemporáneos.

Pero, ¿cómo se vinculan entre sí formas rurales, premodernas, con horizontes simbólicos que han rebasado los formatos de la propia modernidad? ¿cómo ubicar prácticas herederas del valor de uso y el régimen de culto en un espacio hegemonizado a escala planetaria por la lógica del cambio? La cultura global presume de tolerante: ejerce la diversidad, pero lo hace a costa de intentar someterla a esta lógica desmedida, y celebra la diferencia en cuanto puede ésta circular como espectáculo o producto consumible. Pero el poder de la razón instrumental no debe ser sobrestimado: también las formas diferentes negocian su propio lugar en las vitrinas globales; al lado de tantas formas y figuras tradicionales que sucumben ante el impacto de la cultura hegemónica, muchas otras saben reacomodarse a las situaciones nuevas sin arriesgar el curso de su propia historia; saben resistir, renovar sus argumentos, conservar su memoria sin petrificarse, cambiar e, incluso, crecer sin soltar el hilo de la sensibilidad.

Kuruzu Jegua. Cortesía

El altar del Kuruzu Jegua. Cortesía

El adorno de la diferencia

El pasado martes 3 de mayo varias familias levantaron calvarios adornados con frondas espesas recargadas de chipas y rosarios de maní y consagrados a cobijar las cruces de los allegados muertos. El culto no solo se realizó en distintos lugares del interior del país, sino en diversos barrios de Asunción. Así, sobre el fondo del revoltijo publicitario y el fragor del tráfico, se siguen celebrando con naturalidad, e incluso siguen reavivándose, rituales de resonancias rurales, quizá coloniales, en parte indígenas. El montaje realizado desde hace 90 años por la familia Antar, en el barrio Bernardino Caballero de la capital, constituye un caso ilustrativo de la continuidad y profusión del ritual, así como de su gran convocatoria.

El Kurusu Jegua corresponde a una tradición de orígenes inciertos pero anclados, sin duda, en ceremonias católicas y cultos mestizos populares. Según la crónica oficial de la Iglesia, se constituye a partir del descubrimiento que hiciera Santa Elena, madre del emperador Constantino, de la cruz original de Cristo un día 3 de mayo medieval y ya cristiano. Pero el ritual tiene también fuertes componentes locales y empuja a ser vinculado con características tradiciones culturales guaraníes, basadas en el culto de los antepasados y la celebración de los ciclos agrícolas. El mismo montaje del Kurusu Jegua recuerda el del guarnecido altar guaraní, especialmente el avá, y su sistema de rezos y cánticos, tanto como memora la tradición de la comida colectiva del maíz.

Por otra parte, el término jegua recoge la idea de belleza consagratoria, típica del pensamiento guaraní (figura del jeguakáva: el que accede a su plenitud ética y social marcado por el adorno frontal de las plumas). Embellecer un objeto o a una persona es remarcar y aun revelar sus nexos esenciales con la divinidad. Dentro de ese fuerte horizonte simbólico, adornar la cruz no significa solo una operación estética que busca engalanarla para la situación ritual: constituye un acto fundador de religiosidad, instaurador de un orden superior que no aparece de manifiesto en los objetos comunes. La bella forma despierta el aura de los objetos y los vuelve trascendentales: los nimba con la fuerza de su verdad interna; su verdad  “abierta en flor”, según la clásica metáfora guaraní.

Ofrenda en el Kuruzu Jegua. Cortesía

Ofrenda en el Kuruzu Jegua. Cortesía

Por último, el Kurusu Jegua se afirma como hecho de la cultura popular: como práctica alternativa a la de la cultura hegemónica del mercado y la oficial de la Iglesia, aunque coincida con ésta en muchos puntos (el hecho de que el calendario litúrgico oficial haya instituido el Día de la Exaltación de la Cruz el 14 de setiembre sin ninguna consecuencia en la agenda del Kurusu Jegua ejemplifica esa situación de subalternidad y remarca la diferencia).

El Kurusu Jegua corresponde a una práctica ritual difundida en todo el país, especialmente en la Región Oriental de su geografía. En esta nota tomo el caso de las celebraciones practicadas ahora mismo en ciertos barrios de Asunción porque son las que mejor permiten registrar la terca permanencia en la “ciudad letrada” de bolsones de diferencia, de pliegues “arcaicos” capaces de fruncir la nivelada superficie global, cruzar sus caminos y torcer sus destinos marcados.

En estos signos que avanzan a contramano de la dirección única señalada por los (las) capitales universales, podemos encontrar hoy indicios nítidos de alteridad cultural: la posibilidad de ser otro sin renunciar a las conquistas de una contemporaneidad cuyos costos ya están deducidos de antemano.

 

* Ticio Escobar es crítico de arte, curador, docente y gestor cultural. Fue presidente de la sección paraguaya de la Asociación Internacional de Críticos de Arte (AICA Paraguay), director de Cultura de la Municipalidad de Asunción y ministro de la Secretaría Nacional de Cultura.

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos

error: Content is protected !!