Conectáte con nosotros

Deportes

Estados Unidos, por primera vez fuera del podio en prueba de relevo

Foto: Captura.

Foto: Captura.

Entre los numerosos hitos de la natación estadounidense a lo largo de la historia en los Juegos Olímpicos estaba el protagonizado por sus relevos, tanto masculinos como femeninos. Atesoraban 94 podios, sin haber fallado en ninguna ocasión. Esa impresionante racha se ha roto en Tokio en la final masculina de 4×200 metros libre.

Se intuía que esta prueba, que se empezó a nadar en los JJOO de Atenas 1906, podía caer esta vez en manos del cuarteto británico, que reunía a los dos primeros de la prueba en línea en estos Juegos, Tom Dean y Ducan Scott, a un campeón del mundo en 2015 de la distancia como James Guy y a otro buen especialista, Mathew Richards. Eso suponía una afrenta para los Estados Unidos, que dominó esta prueba durante décadas, en su última etapa con Michael Phelps y Ryan Lochte como abanderados. Pero no entraba en los cálculos que se quedara fuera del podio.

Es lo que sucedió, a pesar de que Kieran Smith, ahora su mejor hombre, hiciera una primera posta formidable (1:44.74), que entregó con un segundo de ventaja sobre el cuarteto de Rusia. Pero ahí fenecieron las esperanzas de los estadounidenses. Un mal relevo de Zach Apple (1:47.31), que había nadado al principio de la sesión las semifinales de 100 libre, arruinó la carrera de su equipo.

Por otro lado, Gran Bretaña ya se puso en cabeza con Guy, se despegó con Richards y pego el hachazo definitivo con Scott (1:43.45), que llevó a su equipo hasta el oro con récord de Europa (6:58.58), a solo tres centésimas del mundial de los americanos, establecido en 2009 con bañadores de material plástico. Paradójicamente, fue la posta relativamente lenta del nuevo campeón olímpico, Dean (1:45.72), la que frustró el récord. Gran Bretaña volvía a ganar el 4×200 al cabo de 113 años.

Rusia, con todos sus hombres nadando en 1:45, aventajó en tres centésimas a Australia por la plata. Los estadounidenses pagaron una mala decisión de sus entrenadores, que prescindieron de Caeleb Dressel o de algún otro componente del cuarteto que nadó las eliminatorias, en vez de un agotado Apple.

Clasificación final masculina de 4×200 libre

1. Gran Bretaña (Dean, Guy, Richards, Scott), 6:58.58 (Récord de Europa); 2. Rusia (Malyutin, Girev, Rylov, Dovgalyuk), 7:01.81; 3. Australia (Graham, Chalmers, Incerti, Neill), 7:01.84; 4. Estados Unidos, 7:02.83; 5. Italia, 7:03.24; 6. Suiza, 7:06.12; 7. Alemania, 7:06.51; 8. Brasil, 7:08.22.

Fuente: marca.com.

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos

error: Content is protected !!