Connect with us

Destacado

Gobierno despliega fuerza militar en el Norte

Gran dotación de efectivos se despliega para acorralar al EPP. Foto: FFAA

Gran dotación de efectivos se despliega para acorralar al EPP. Foto: FFAA

A una semana del secuestro del exvicepresidente Oscar Denis Sánchez, por una supuesta “brigada indígena de ajusticiamiento del EPP”, el país entero clama por su liberación, mientras el gobierno aumenta ostensiblemente la presencia militar en el norte del país triplicando la cantidad de efectivos y despertando especulaciones sobre cómo puede resultar una incursión militar a gran escala.

La liberación, entrada la noche del lunes, del joven indígena Adelio Mendoza, que se encontraba cautivo junto al político liberal, aumentó las expectativas de recuperar con vida al exvicepresidente.

La familia Denis está extremando al máximo sus esfuerzos para cumplir con la exigencia del grupo armado,  y sigue  distribuyendo víveres y herramientas en comunidades campesinas e indígenas. El plazo de ocho días que dio el EPP, expira el jueves que viene. Incluso, se convocó a una colecta solidaria de palas y machetes que son dos de las herramientas incluidas en los kits.

Es una carrera contra el tiempo, y sin embargo en sus apariciones públicas, las hijas del septuagenario político concepcionero, solo muestran fortaleza y confianza; no dejan ver desesperación, aunque haya angustia y las horas pasen interminables, y tampoco haya noticias; las hermanas se muestran predispuestas a la negociación, agradecen las expresiones solidarias, el afecto, las oraciones que se multiplican; confían en que, así como liberaron a Adelio, en cualquier momento devuelvan también a su querido padre y hermano, y puedan recuperar el sosiego familiar.

Saltan algunos detalles del cautiverio

Hasta ayer a la tarde, el joven Mendoza casi no había aportado detalles públicos sobre la captura de ambos hace una semana; la travesía en el monte, la vida en cautiverio; la zona en que se encontraban; su liberación y el regreso a la estancia familiar de los Denis, “La Tranquerita”; todo sigue confuso, hasta el momento.

Mendoza dijo que fueron seis los hombres armados y encapuchados que se los llevaron; recuerda algo de la caminata por el monte, pero no mucho; dijo que comió mucho maní y frutas, y que en todo el tiempo que estuvieron cautivos, no pudo comunicarse fácilmente con Óscar Denis; apenas unos saludos; mbae´ichapa; che pora; no podían verse, estaban con los ojos vendados, dijo.

Anoche, Adelio seguía hospitalizado en Concepción, recuperándose de la secuela física y especialmente del shock que le produjo la traumática experiencia. El médico que lo atiende, Héctor Cabrera, confirmó que el muchacho no fue golpeado ni torturado; las contusiones y el dolor lumbar que siente son producto de las precarias condiciones del cautiverio, por las posturas en que fue obligado a estar inmóvil por largas horas.

Zona de guerra

Las imágenes que llegaban ayer de la zona de operaciones, mostraban el extraordinario despliegue militar de cerca de mil hombres, vehículos de transporte, helicópteros y blindados, que dispuso el gobierno de Mario Abdo Benítez, al cumplirse una semana del secuestro, y sin poder exhibir todavía ninguna pista del paradero y las condiciones en que se encuentra cautivo Óscar Denis.

Es evidente que al gobierno se le acaba el tiempo. El clamor ciudadano crece, la presión política, social, mediática, aumentan su exigencia de definiciones; ayer una comitiva de parlamentarios liberales se reunió con Abdo Benítez y le pidió extremar los recursos y acciones por recuperar a una importante figura del Partido como Óscar Denis; un hombre que se desempeñó siempre con probidad en los cargos que le cupo ocupar; fue gobernador, parlamentario, ministro, vicepresidente; un hombre además querido en su comunidad.

El grupo especial de la Policia Nacional se suma a la FTC para recuperar a Mendoza: Foto: FFAA

Varios periodistas que cubren las operaciones desde el terreno, recogieron inquietudes de si un despliegue militar tan extraordinario no sería contraproducente, dada la precariedad en que debe encontrarse cautivo el político liberal y la amenaza que podría representar para su vida el hecho de que sus captores pudieran sentirse cercados y sin escapatoria.

El coronel Luis Apesteguía, de la FTC, se excusó por no poder brindar precisiones sobre el alcance de las operaciones con la llegada masiva de tropas y equipos; tampoco de las tareas que estarían realizando los expertos colombianos y brasileños que llegaron el fin de semana para apoyar en la búsqueda y rescate.

Sin medicamento

Todo esto ocurría, mientras en el quincho familiar de los Denis, las hijas del ex vicepresidente pedían de nuevo a la FTC que despejara la zona, para que el grupo de captores que tienen a su padre pudiera por fin retirar el lote de medicamentos que le enviaron, y que pueden hacer la diferencia para un hombre de 74 años, con múltiples problemas crónicos de salud, retenido en medio del monte.

Ya entrada la noche, Beatriz Denis volvió a ratificar que siguen entregando los víveres exigidos por el grupo criminal a pesar de que no cuentan con prueba de vida de su padre e hizo nuevamente un llamado a los secuestradores paar que se comuniquen por el canal propuesto.

El gobierno se juega a acorralar al grupo de secuestradores y forzarlos a entregar al ex vicepresidente, ya sea que lo dejen en el monte, y huyan para no quedar atrapados en medio del cerco militar; o tenga que rescatarlo por la fuerza.

 

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos

error: Content is protected !!