Conectáte con nosotros

Destacado

Argumentos jurídicos imperaron en Senado

El oficialismo logró conservar la banca del senador Rodolfo Friedmann, quien enfrentaba un pedido de pérdida de investidura por supuestas inhabilidades y tráfico indebido de influencias, en una sesión en la que el Senado optó por ponerle un impass indefinido al tema, hasta que se compruebe judicialmente que el caso del parlamentario se enmarca en las causales del artículo 201 de la Constitución Nacional.

La posición jurídica que tomó la Comisión de Asuntos Constitucionales y la mayoría de los senadores que votaron por la postergación en plenario se sustenta en que se trata de un caso anterior a que Rodolfo Friedmann asuma como senador.

Se trata de un caso distinto de los que tumbó a los senadores Dionisio Amarilla, Jorge Oviedo Matto y Óscar González Daher, quiénes habrían hecho tráfico de influencias ya en funciones legislativas. En el caso de Víctor Bogado, incluso hubo sentencia.

Para el sector que impulsaba la destitución, el cartismo y sus aliados, este argumento no pasa de un tecnicismo, dirimido en una votación donde la suma de oficialistas, liberales efrainistas, luguistas, PDP, hizo el resto.

No obstante, es posible que las pruebas contra Friedmann sean abrumadoras en lo relacionado a los delitos que se le imputan en la justicia ordinaria, pero también es cierto que las inhabilidades, incompatibilidades y el tráfico indebido de influencias que se le atribuye no se corresponden al período que Friedmann ocupó el cargo de senador.

Los audios en que se apoya la acusación, que el sector que impulsa su destitución compara con los que sirvieron a la expulsión de Óscar González Daher, Dionisio Amarilla, y Jorge Oviedo Matto, sirven más a los fines de la investigación de los delitos por los que el juez Delmás lo imputó, junto a su esposa y algunos de sus exsocios, y por los que fue despojado de sus fueros parlamentarios en una sesión anterior.

Ni antes, ni después

No pudo comprobarse –dicen- que en el tiempo que Friedmann ocupó su curul haya estado al frente de la empresa que se le atribuye, y tampoco haya incurrido en tráfico indebido.

El senador Hugo Richer, argumentó en tal sentido que la lógica del voto que salvó a Friedmann, se sustenta en el período breve en que ocupó su cargo de senador, entre julio de 2018, hasta que pidió permiso y asumió como ministro de Agricultura y Ganadería.

“En ese período –dijo Richer- no puede decirse que Friedmann haya incurrido en las figuras contempladas en el artículo 201 de la Constitución”. “Jura en julio de 2018, y está buena parte de 2019, hasta que jura como ministro; ese período es el que hay que analizar; ni antes, ni después”, explicó.

“Hay una empresa que había ganado licitaciones en la Gobernación y esa empresa se le atribuye al señor Friedmann; dice “fehacientemente comprobado”, pero no es así; le invitamos al senador (Enrique) Riera, que el día que pueda demostrar que la empresa le pertenece a Friedmann, ese día vamos a apoyar la pérdida de investidura”, agregó.

“No podemos suponer, no podemos guiarnos por suposiciones; puede que sea un bandido, pero nosotros no somos el Poder Judicial; para eso ya fue desaforado”, completó Richer el argumento que obtuvo el respaldo de la mayoría del Senado.

Matemática dura

En término de números el resultado estaba cantado; el bloque destituyente encabezado por Enrique Riera, satélite de Horacio Cartes para algunos, sabía que no tenía los votos; que le faltaban los tres que finalmente le anotaron en contra: Derlis Osorio, Salyn Buzarquis, y alguno de los que se abstuvieron.

Lo del cartista Juan Darío Monges, no puede decirse que sea una novedad; “siempre vota igual”, se lamentaba Riera anoche; y es cierto, Monges no acompañó nunca la pérdida de investidura de ninguno de sus colegas. Además, él mismo no se cansa de decirlo.

“El tráfico de influencias es un delito; ¿y quién comprueba el delito?, en juicio se comprueba, en el Poder Judicial; yo sostengo y vengo sosteniendo esto en todos los casos, no solo de colorados; mi postura siempre fue esta”, volvió a explicar Monges ayer, al término de la sesión extra.

Enrique Bachetta, cada vez más alejado del abdismo, consideró que Friedmann debió ser expulsado. “No podés siendo gobernador armar por interpósita persona una empresa para ganar una licitación amañada; eso quedó comprobado, que esa empresa pagaba gastos de viajes, obras de arte, vehículos”, señaló. Esta postura deja entrever que el exoficialista estaría cada vez más cerca de Cartes.

El turno de ZI

El argumento que rescató a Friedmann de la destitución como senador, podría serle útil a su colega cartista, Javier Zacarías Irún, en el hipotético caso en que se materialice un pedido en ciernes.

Sin embargo, ninguno de los actores que ayer salvaron a Friedmann se aventuran a afirmar qué posición tomarán en relación con el caso del poderoso parlamentario de Alto Paraná; tampoco los cartistas.

La pérdida de investidura de Friedmann, hizo que comenzara de nuevo a hablarse del caso Zacarías Irún, especialmente luego del revuelo mediático que generó su participación como integrante del tribunal del Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados, posición que pocos días después abrió manos por “decoro y delicadeza personal”.

El mencionado tribunal entenderá en el caso contra la jueza María Griselda Caballero, el exjuez y actual defensor del Pueblo adjunto, Pablino Escobar Garay, y la fiscal Stella Mary Cano, todos por mal desempeño de sus funciones.

Podría decirse que la situación de Zacarías Irún es perfectamente acomodable a la de Friedmann. Ambos están imputados por delitos de corrupción y lavado de dinero; fueron desaforados y enfrentan procesos en la Justicia.

Bachetta, quien votó contra Friedmann, consideró, no obstante, que la situación de uno y otro no puede jamás compararse; tampoco explicó, pero dejó de alguna manera abierto el camino para las especulaciones en torno a sus actuales lealtades.

La mayor ironía quizás sea que la pérdida de investidura de Zacarías Irún está impulsada por el efrainista Enrique Salyn Buzarquis, quién estuvo a dos votos de ser destituido el año pasado, y ayer votó por salvar a Friedmann.

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos

error: Content is protected !!