Conectáte con nosotros

Destacado

Paraguay en la retaguardia de la vacunación contra el coronavirus

Foto: IP

Foto: IP

Mientras países de la región, como Chile, Argentina, Bolivia, Brasil e incluso Venezuela, avanzan en sus respectivas campañas de vacunación contra el coronavirus, Paraguay, Colombia y Uruguay, se ubican entre las únicas naciones sudamericanas que todavía no han aplicado ninguna dosis de los fármacos desarrollados para combatir la pandemia de COVID-19.

El anuncio del ministro de Salud Julio Mazzoleni sobre la llegada el jueves próximo de las primeras 4.000 dosis de la vacuna rusa Sputnik V, provocó un aluvión de críticas en las redes sociales, y entre los médicos encargados de atender la emergencia sanitaria en hospitales desabastecidos inclusive de los insumos más elementales.

La magra cantidad de dosis de vacunas rusas, que dado que la Sputnik V requiere de dos aplicaciones con intervalos de 21 días, servirá para inmunizar tan solo a 2.000 personas en un país con más de 7 millones de habitantes, desató una bacanal de cuestionamientos al gobierno de Mario Abdo Benítez, que se concentraron en la figura de su ministro de Salud Pública.

“La gente está desesperada, si ayer con las declaraciones de este señor que nos tiene acostumbrado a su hablar elegante, y no nos dice nada; nos promete 300 mil vacunas, y ahora dice que van a llegar un poquitito nomás primero”, señaló el médico neumólogo Carlos Morínigo, una de las voces más críticas que se escuchó este martes en relación con el anuncio de Mazzoleni y la incertidumbre de las vacunas que tienen que llegar al país mediante el mecanismo COVAX.

“El COVAX ya nos cobró, nosotros pagamos, el Ministerio desembolsó U$S 2 millones; ellos tienen la obligación de decirnos el día, la hora y la logística del envío”, afirmó. “Este es el único país que no tiene vacunado a su personal de salud”, agregó.

“Esto lleva al hartazgo, lleva a que uno explote, y más todavía nosotros que estamos ahí enfrentando todos los días la desesperación y la necesidad del pueblo, mientras este gobierno sigue haciendo estupideces”, argumentó el galeno, que se desempeña en el Instituto Nacinal de Enfermedades Respiratorias (INERAM), centro de referencia para el tratamiento de la pandemia de COVID-19.

La situación por lo incierto del mecanismo COVAX fue expresada también por la doctora Doris Roig, directora de Regiones Sanitarias del Ministerio de Salud, quien indicó que en la cartera hay verdadera preocupación, porque el COVAX “representa la mayor cantidad de vacunas que vamos a recibir”.

Según dijo, nuestro país tiene prevista la provisión de unas 4,2 millones de dosis a través del COVAX; 1 millón de vacunas Sputnik V mediante el Fondo Ruso, y otras 2 millones de dosis por otros mecanismos.

Comparativa latinoamericana

Ayer, a la par de las críticas en las redes sociales se argumentaba sobre las mortales asimetrías entre los países para conseguir las vacunas contra el coronavirus, con una carrera por adquirirlas ganada por las naciones más poderosas del mundo. Sin embargo, junto al Reino Unido, Canadá, Estados Unidos y la Unión Europea, se ubica un país sudamericano que se ha asegurado varios millones de dosis de las diferentes vacunas existentes.

Chile ha ordenado cerca de 90 millones de dosis, cantidad suficiente para vacunar dos veces a su población de 19,2 millones de habitantes, para lo cual ha firmado acuerdos con los laboratorios Pfizer, AstraZeneca, Sinovac y Johnson and Johnson, como también como el programa global COVAX.

Con dos millones de vacunados alcanzados el lunes, Chile lidera los esfuerzos de vacunación en América Latina. “Hemos logrado vacunar a más de dos millones de compatriotas, lo cual nos pone en una situación de privilegio y liderazgo no sólo en América Latina, sino en el mundo entero”, afirmó el presidente Sebastián Piñera.

Cerca de un millón de las personas inmunizadas son adultos mayores. El jueves de la semana pasada se vacunaron más de 270.000 personas y esta semana comenzó la inoculación de los docentes, de modo a garantizar un regreso a las clases presenciales.

A la espera de un nuevo lote que llegará el miércoles de la India, Argentina avanza en la vacunación aunque no sin inconvenientes. El viernes de la semana pasada, el país recibió desde Moscú la cuarta tanda de 400 mil unidades de la primera dosis de la Sputnik V, que se sumaron a las más de 700 mil unidades llegadas entre diciembre de 2020 y fines de enero de 2021.

Según registran los medios argentinos, el gobierno de Alberto Fernández firmó con Rusia un acuerdo por 20 millones de dosis, aunque las autoridades sanitarias argentinas tampoco tienen certeza de cuando recibirán más cargamentos. Sin embargo, Argentina apunta a contar en marzo con 2,8 millones de dosis de las diferentes vacunas existentes para avanzar con su plan nacional de vacunación.

Bolivia comenzó la vacunación masiva con la vacuna rusa a fines de enero pasado, con la dosis aplicada a una enfermera, convirtiéndose así en el segundo país de la región en inmunizar a su población con la Sputnik V.

El gobierno del centroizquierdista Luis Arce comenzó la campaña de vacunación con 20.000 dosis, una cifra razonable para el arranque pero abiertamente insuficiente, lo que le valió al mandatario duras críticas. “Nosotros no hablamos, mostramos resultados”, dijo no obstante Arce.

El cálculo boliviano contra el coronavirus parece simple: con 11,6 millones de habitantes, se necesitan unos 7,6 millones de personas vacunadas para lograr la tan mentada “inmunidad de rebaño”, lo que hace un total de 15 millones de dosis: 5,2 millones serán suministradas por Rusia, y 10 millones provendrán de AstraZeneca.

Brasil, que en un momento se convirtió en el Waterloo de la región en la lucha contra el coronavirus, arrancó a mediados del mes pasado su campaña de vacunación, con la aplicación de la primera dosis a una enfermera paulista, un acto que el presidente Jair Bolsonaro, quien siempre relativizó la gravedad de la situación, calificó como una “jugada de márketing” de su archirrival, el gobernador de San Pablo, Joao Doria.

El inicio de la campaña de vacunación brasileña se registró en medio de un rebrote de la enfermedad, con balances diarios de más de 1.000 muertos, y la dramática situación que se produjo en Manaos, la capital del estado de Amazonas, donde las imágenes mostraban hospitales desbordados y personas muertas por la falta de oxígeno.

Entretanto Venezuela, donde la situación económica y social adquiere ribetes desesperantes, el gobierno de Nicolás Maduro ya recibió las primeras 100 mil unidades, de las 10 millones de dosis de la vacuna rusa Sputnik V gestionadas con su homólogo Vladimir Putin.

Clic para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los más leídos