Conectáte con nosotros

Destacado

Causa nacional: urge generación de vacunatorios masivos fuera de hospitales

No solo el Plan Nacional de Vacunación contra el Covid-19 exhibió sus falencias con el desastroso proceso de inmunización, sino que también quedó al descubierto la falta de capacidad de los centros vacunatorios habilitados por el Ministerio de Salud. Abuelitos que pasaron más de un año encerrados, por fin fueron para a recibir sus dosis. Lo que encontraron fue desorganización, aglomeración, exposición al virus y una lentitud de los procesos de aplicación de los biológicos.

Médicos piden a las autoridades de Salud una urgente intervención y reforma total de los mecanismos: habilitar masivos centros de vacunación, capacitar a más vacunadores, simplificar los procesos de registro y agendamiento. Varios sectores de la población ofrecen sus espacios para convertirlos en centros vacunatorios, generándose, nuevamente, una causa nacional ante la incapacidad de la cartera sanitaria de cumplir con su rol.

“Lo que criticamos es que cuando las vacunas por fin llegan al país, se tarda mucho en aplicar. Hoy urge que se apuren e implementen algún mecanismo para que sea más rápido. Cada día que pasa es un día ganado o perdido, según la velocidad de vacunación. Los vacunatorios no tienen infraestructura. La mayoría de los hospitales no tiene la capacidad para absorber a primeras horas la cantidad de gente que reciben”, expresó la doctora Rossana González, secretaria general del Sindicato Nacional de Médicos.

En entrevista con El Nacional, la representante sindical mencionó que un ejemplo de alternativa puede resultar la utilización del predio de la Secretaría Nacional de Deportes (SND) ubicado en la capital, espacio público y de dimensiones suficientes para implementar una vacunación masiva de millones de personas de Asunción y Central. Incluso, en este caso, se cuenta con accesos diferentes, evitando de esa manera aglomeración de personas.

Exposición innecesaria al virus

Sin embargo, el problema no es solo la aglomeración. Otro motivo expuesto por la profesional de la salud es que hoy se exponen de forma innecesaria a las personas a ser vacunadas en centros vacunatorios que se encuentran dentro mismo de los hospitales que ya están colapsados por pacientes con Covid-19. “Abuelos que antes estaban cuidándose en sus casas hoy están todos apretados en un hospital”, afirmó.

Sobre este punto, surge el tercer – y no menor – inconveniente: el complicado sistema de registro y agendamiento para la inoculación. Adultos de la tercera edad que son agendados para cierta franja horaria, acuden muy temprano al nosocomio, incluso antes de que el propio vacunatorio abra sus puertas, causando de esa manera que se amontonen en la espera de la dosis. “El tema del agendamiento por horario no se cumple. Se van los que ya están registrados y agendados y reciben las dosis. Lo ideal es que se vayan todas las personas posibles pero es importante que se resuelva otro ese inconveniente”, agregó.

Vacunatorio lejos de lugar de residencia del paciente

Otro de los obstáculos que se vuelve un condimento más de este fallido mecanismo es que pacientes están siendo agendados en centros vacunatorios lejos de sus zonas de residencia, teniendo otros más cerca. “Por ejemplo, hay abuelitos del Barrio San Pablo que son agendados en Trinidad y viceversa”, expresó la médica consultada. En el interior del país es más grave la situación, ya que se registraron casos de abuelitos agendados a ciento de kilómetros de sus viviendas.

La doctora González cuestionó al Gobierno el hecho de que complique tanto un esquema de vacunación, en lugar de simplificarlo. En ese sentido, consideró que un método más fácil es realizar una convocatoria abierta según la edad de cada persona y que en el lugar de vacunación que más cercano le quede, se le realice el inmediato agendamiento. “Se supone que para que esto sea factible, la persona debe contar solamente con su cédula de identidad. Lo que no se puede perder es esa oportunidad de inmunizar a una persona más. Encima que hay luego resistencia de la gente, muchos no quieren vacunarse”, afirmó.

¿Qué va ocurrir cuando realmente lleguen más vacunas?

La pregunta del millón es qué va ocurrir cuando Paraguay reciba el lote del millón de vacunas, cuando realmente se tenga stock suficiente e importante para avanzar hacia una inmunización significante. A criterio del Sindicato de Médicos, se deberán capacitar a más vacunadores y no solo tener a los del Programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI).

Un grupo importante debe encargarse de los agendamientos rápidos en los centros vacunatorios y otro grupo grande encargarse de la aplicación de las dosis. En ese contexto, la doctora González aseveró que se puede capacitar rápidamente a agentes policiales, militares o mirar hacia las diferentes facultades de medicina o enfermería, donde existen miles de alumnos aptos para desarrollar estos procedimientos.

“Se tiene que hacer todo lo más rápido posible. Tenemos que tener capacidad de vacunar por lo menos 20 mil personas por día. De la manera que estamos haciendo, solo vamos a perder vidas”, afirmó.

Sectores de la sociedad ofrecen funcionar como vacunatorios

Desde diferentes sectores de la población se están acercando propuestas al Ministerio de Salud para la utilización de sus respectivas instalaciones privadas como potenciales centros de vacunatorios. Desde el sector privado, por ejemplo, ponen a disposición sus espacios: colegios privados diseminados por toda la República, hoteles, estadios de fútbol, etcétera.

Una vez más ante la inoperancia del Ministerio de Salud, desde la ciudadanía están surgiendo nuevamente propuestas que intentan paliar las problemáticas, tal como ocurrió con la solidaridad entre paraguayos ante la falta de medicamentos, insumos, camas y demás servicios que el Estado debería haber garantizado en los hospitales de todo el país.

Clic para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los más leídos