Conectáte con nosotros

Destacado

Paraguay arde en llamas y autoridades se debaten entre acciones improvisadas

Archivo incendiuo forestal por el calentamiento

Archivo incendiuo forestal por el calentamiento

La situación crítica en que se encuentra el medioambiente en Paraguay se vive más que nunca en la historia, con la sequía, falta de lluvias, las bajantes de los cauces hídricos, el calor extremo y las fuertes ráfagas de viento. Condiciones que convierten a gran parte del territorio en un verdadero infierno. El país arde en llamas y las autoridades se debaten entre sus improvisadas acciones y los desesperados aportes de la sociedad civil para combatir al fuego, a fin de intentar paliar el caótico escenario.

En lo que concierne a las bajantes históricas de los cauces hídricos, con los principales ríos Paraguay y Paraná, responde a una situación que el Paraguay viene sobrellevando desde el 2020. El déficit de precipitaciones que se acarrea desde el 2019 y la falta de aportante de las grandes cuencas de ambos ríos en territorio brasileño, contribuyen para que se lleguen a las marcas que actualmente se tienen.

Ingeniero agrónomo David Fariña, director general de Protección y Conservación de los Recursos Hídricos del MADES. Foto: Captura de pantalla.

Así explicó el ingeniero agrónomo David Fariña, director general de Protección y Conservación de los Recursos Hídricos del Ministerio del Ambiente y Desarrollo Sostenible (Mades), en entrevista con El Nacional. “Tenemos niveles y caudales bajos. Según los escenarios y pronósticos que manejamos, habría algunas lluvias que paliarían la situación desde noviembre y diciembre de este año. Pero también hay otros estudios que dicen que podríamos llegar al semestre del año que viene con déficit de lluvias. Entonces, los niveles de ambos ríos podrían seguir bajando”, expuso.

Fariña señaló que esta situación crítica repercute -principalmente- en problemas de navegación, con el transporte de productos e inconvenientes en la pesca y comercialización de peces, como así también en los emprendimientos agrícolas, actividad económica mayoritaria en el país. Pero después de estas consecuencias, se comenzará a ver afectados los principales acuíferos por la falta de lluvias que no recargan estas reservas.

Provisión de agua potable corre peligro

“Las aguas subterráneas se recargan con las lluvias. Y casi el 90% de toda la población se abastece de aguas subterráneas. Ya tuvimos problemas el año pasado y podríamos volver a tener este año. El acuífero Patiño, que es el más fácil de recargar, hoy ya registra problemas”, señaló.

El Mades realizó un monitoreo del acuífero Patiño en noviembre del 2020, estudio que arrojó un nivel de reducción de al menos dos metros en el pozo de monitoreo, con respecto a la última medición. “Y eso fue consecuencia de la sequía del 2019. Imagináte si en el 2019 y este 2021 no tenemos lluvias, significa que al acuífero va seguir bajando sus niveles. Podríamos alterar el abastecimiento de agua potable y otros usos, porque sabemos que hay rubros de la economía que funcionan con el agua”, expuso.

En ese contexto, mencionó que fincas familiares con producción de horticultura de Cordillera, Central y Paraguarí podrían verse igualmente afectadas.

¿Podrían llegar a desaparecer los ríos?

El director de Recurso Hídricos fue contundente al aclarar que no existe la posibilidad de que lleguen a desaparecer los ríos Paraguay y Paraná, teniendo en cuenta las actuales condiciones climáticas. “Vemos noticias y videos que corren como la gente pasa caminando por algunas zonas de los ríos, pero estos tienen un canal principal que tienen una profundidad considerable y evidentemente esas zonas donde se pueden caminar son plataformas de menos nivel. Pero no creemos que desaparezcan los ríos, el Paraguay y el Paraná, que son los más importantes de Sudamérica y de la cuenca de la Plata. Sí vamos a tener niveles más críticos de lo que estamos teniendo”, culminó.

Gobierno debe cambiar radicalmente su política

Ante estas situaciones repetitivas de severas afectaciones de los ecosistemas y las condiciones climáticas cada vez más inestables, las autoridades nacionales deberían comenzar a considerar profundos cambios en sus políticas ambientales, a fin de responder con tiempo a las terribles consecuencias que estas generan en territorio nacional. Incendios de bosques, de pastizales, cultivos agrícolas, basurales y hasta viviendas de comunidades enteras.

José Luis Cartes, director ejecutivo de la Asociación Guyra Paraguay, organización ambiental de referencia, afirmó que la situación es bastante compleja y que debe atenderse con cuestiones de fondo.

“Debemos prepararnos para establecer una política efectiva del manejo del fuego a nivel nacional. Necesitamos que se establezca una Mesa Nacional de Contingencia y que las política sean realistas, y que no se le asigne responsabilidades demasiadas grandes a los municipios que no cuentan con los recursos suficientes ni con la capacitación para encarar este tipo de problemáticas. Es necesario revisar la ley para ver si cumple o no con su función”, expuso, también en conversación con esta redacción.

En ese orden, Cartes recordó que desde el 2019 se arrastran grandes incendios en la región Norte del país y en el Chaco. “Ese año se vio seriamente afectado el Pantanal, con enormes áreas incendiadas, con incendios que principalmente vinieron de Bolivia. Entonces, esta cuestión no solo es nacional sino regional. Acá en Asunción ahora respiramos parte del humo que se origina en Bolivia”, afirmó.

El experto comentó que la mayoría de los incendios se registra en bosques, en zonas como Mbaracayú, San Rafael y otros importantes parques nacionales. Cartes atribuyó esta situación a personas que buscan cambiar el uso de suelo, para diferentes fines. “En el 2020 se quemó el 70% de la reserva San Rafael. No logramos entender cómo no existen responsables por el cambio de uso de suelo agresivo, previstos en la Ley de Deforestación Cero. Si se castigara hoy habría muchos menos incendios en la región oriental, y ahora con el cambio climático se agrava aun más. El 2021 fue el año más caliente registrado en la historia a nivel mundial”, dijo.

José Luis Cartes, director ejecutivo de la Asociación Guyra Paraguay

José Luis Cartes, director ejecutivo de la Asociación Guyra Paraguay.

A criterio del director de la ONG, estas son señales de alerta, por lo que se debe establecer medidas de fondo. Recordó que en su momento advirtieron al Gobierno nacional con el incendio del Pantanal y con un patrón que se viene marcando desde hace 10 años. “Hay una repetición de los mismos eventos de cada casi 2 años y este 2021 vuelve a coincidir”, reveló.

Por esto, Cartes insistió en que se debe hacer funcionar una Mesa Nacional de Contingencia con todas las instituciones y organizaciones de la sociedad civil involucradas. Mades, Senad, Fiscalía, Infona, son algunas de las entidades que deben empezar a trabajar conjuntamente, con tiempo, y no de manera improvisada cuando el incendio ya esté presente en casi todo el territorio. “Las instituciones deben coordinar y no descargar la responsabilidad sobre los municipios, no tienen recursos para eso”, culminó.

Clic para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los más leídos