Conectáte con nosotros

Destacado

Privilegios en Cancillería superan a los de Itaipú

Fachada del Ministerio de Relaciones Exteriores. (Foto: Gentileza).

Fachada del Ministerio de Relaciones Exteriores. (Foto: Gentileza).

POR Alfredo Guachiré
Ciberactivista-Investigador

Entre tantos funcionarios públicos privilegiados, los de la Cancillería podrían ser los más favorecidos. Perciben sumas millonarias y llenan la institución de clanes familiares.

Para dar un ejemplo, solo el embajador Raúl Florentín gana G. 193 millones, mientras que otros 33 funcionarios ganan más de G. 100.000.000 cada uno, superando inclusive a salarios de Itaipú.

El ranking de los que más ganan empieza con 5 embajadores, cónsules, secretarios y miembros del personal diplomático que reciben más de G. 152 millones. Otras 13 personas que desempeñan los mismos cargos ganan más de 108 millones. Todos estos superan a la gran mayoría de los directivos de Yacyretá e Itaipú.

Siguiendo con el ranking de los funcionarios de la Cancillería que mejor ganan: 15 embajadores, cónsules, secretarios y miembros del personal diplomático ganan entre 100 y 108 millones de guaraníes.

Superan los G. 100 millones

Solo 33 funcionarios de la Cancillería, pertenecientes al escalafón diplomático o designados por el presidente, cobran montos superiores a G. 100 millones, e incluso casi llegan a G. 200 millones. Estos funcionarios cuestan al Estado paraguayo nada más y nada menos que USD 7.500.000 al año.

Por otro lado, existen más de 127 funcionarios que cobran más de G. 50 millones del escalafón diplomático. La Cancillería gasta más de USD 54.000.000 en forma anual en pagos a estos funcionarios ultraprivilegiados.

Aparte, la Cancillería tiene un total de 1.281 funcionarios, de los cuales más de 640 son bachilleres y el resto son universitarios o se encuentran estudiando. Es decir, más de 50 % de los funcionarios de la Cancillería no posee título universitario. Sin embargo, tienen salarios exorbitantes.

Estos son los intereses reales y el porqué los funcionarios de la Cancillería quieren seguir sosteniendo el statu quo, con todos sus vicios. Algunos de estos incluso iniciaron una campaña mediática mentirosa, afirmando que, con la modificación de la ley, se van a eliminar los concursos de oposición y méritos.

Los privilegios de esta casta diplomática deben acabarse. No se puede seguir gastando una cantidad abusiva de dinero para sostener en sus cargos a funcionarios cuya función real es desconocida y su aporte al país incierto.

Clic para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los más leídos

error: Content is protected !!