Conectáte con nosotros

Destacado

Reajuste salarial y su incidencia en la inflación: ¿mito o realidad?

Ilustración

Ilustración

La disparada de precios de bienes y servicios en la canasta básica (especialmente de combustibles y alimentos) y la proximidad del día del obrero ponen sobre el tapete la discusión sobre el reajuste del salario mínimo.

Mientras los trabajadores señalan que el dinero ya no alcanza con las reiteradas subas (inflación de 10,1 % interanual), el sector empleador -en su mayoría- habla de que todavía no pueden recuperarse de las secuelas que dejó la pandemia de Covid-19 sobre los negocios y que por lo tanto no están en condiciones de absorber lo que consideran un “sobrecosto”.

En Uruguay se decretó subas salariales como estrategia para mitigar la pérdida de poder adquisitivo. En Paraguay el Gobierno no se manifestó oficialmente sobre el sensible tema, aunque se maneja que el presidente Mario Abdo podría decretar una suba en torno a G. 220.000. El sector obrero pide G. 600.000.

Mediante un estudio, el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), reveló que una familia tipo necesita al menos G. 100 mil al día para llevar una vida digna, es decir, G. 3 millones al mes”.

Desde El Nacional consultamos con 4 economistas de peso para darnos una luz sobre el debate actual: César Barreto, Humberto Colmán, Daniel Correa y Jorge Garicoche. Todos coincidieron en que más allá de reajuste salarial, lo principal es que se debe atacar la informalidad laboral en Paraguay como una prioridad en cuanto a políticas públicas.

Al ser consultado sobre el debate de la suba salarial vs. inflación, el exministro de Hacienda, César Barreto, opinó que “depende… si responde a mayor productividad no debería impactar”; esto haciendo alusión a un comentario en Twitter del usuario @keynes, quien afirmó que el reajuste salarial  puede incidir si no hay un incremento en la productividad de los trabajadores. Si no se da eso, es un aumento del costo para las empresas. Por ende hay dos opiniones: aumenta el precio de venta o se reduce el margen de ganancia de la empresa. ¿Qué predominará? Depende de la demanda.

Por su parte, el economista Humberto Colmán, del directorio del Banco Central, apuntó: “Me enfocaría en el empleo y su calidad. Parece haber cierto consenso sobre la implicancia de ajustes altos del salario mínimo -más aún en este momento- en cuanto a sus efectos adversos en el mercado laboral y su cumplimiento”.

Riesgos

Sobre la respuesta del director del Banco Central, el economista y actual miembro del directorio del organismo financiero multilateral, Fonplata, Daniel Correa, señaló estar de acuerdo.

“De hecho el último premio Nobel, David Card, hizo estudios al respecto pero en mercados formales, en economías con mercados laborales duales (formal e informal) los resultados son otros. Las empresas tienden a absorber los costos, se pierde empleo formal y crece el informal, entre otros”, agregó vía su cuenta personal en Twitter.

A su vez, el economista Jorge Garicoche opinó que la gravedad de la cuestión de los bajos ingresos laborales en Paraguay pasa por la estructura del mercado que se caracteriza por la alta informalidad y trabajadores por cuenta propia. “El abordaje de las políticas públicas debe apuntar a esto: de nada va a servir tener un excelente mecanismo de reajuste si son pocos los trabajadores que recibirán”.

Según datos oficiales, unos 300.000 trabajadores serían alcanzados por el reajuste, pero ¿y el resto? Es decir, los casi 50 % que ni siquiera alcanzan el mínimo y están en la informalidad y los que quienes hoy ganan más que el piso.

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos

error: Content is protected !!