Connect with us

Economía

Bancos que operan en Paraguay citados en archivos FinCEN

La filtración de miles de documentos que expone cómo los grandes bancos facilitaron el lavado de billones de dólares en todo el mundo. Foto: BBC mundo

La filtración de miles de documentos que expone cómo los grandes bancos facilitaron el lavado de billones de dólares en todo el mundo. Foto: BBC mundo

Las revelaciones de los archivos de FinCEN son el resultado de una extensa investigación internacional que muestra cómo el dinero sucio es movido de un lado a otro. Y los bancos juegan un papel importante.

En lo que respecta a Paraguay, son citados en los archivos de reportes de operaciones sospechosas los bancos Basa y BBVA Paraguay, a parte de la filial paraguaya de la hoy intervenida Vicentin.

Desde Tributación señalaron-en el caso de Vicentin-que no hubo evasión de impuestos a nivel local, mientras que desde el Gobierno Central señalaron que la AFIP argentina no remitió pedido sobre las operaciones de la filial paraguaya de la aceitera acusada de fraude, lavado de dinero y  evasión fiscal.

Desde la Superintendencia de Bancos del Central y desde la Seprelad,  de cuestionada gestión en los últimos tiempos, no se manifestaron sobre el caso. Paraguay hoy pelea para no ingresar en la lista gris de paraísos de lavado de dinero a nivel internacional, pero siguen saltando casos sospechosos.

A primera vista, la transferencia de dinero sucio no parece ser una amenaza inmediata para las personas. Pero las consecuencias son de gran alcance cuando los narcotraficantes, contrabandistas y estafadores desvían sus ganancias ilegales burlando a las autoridades, cuando los corruptos jefes de industrias aumentan sus activos mal habidos y consolidan su influencia, con la ayuda del sistema bancario.

La ruta de los dólares sucios

En 2019, una gran cantidad de datos financieros secretos se filtró a la empresa de medios estadounidense BuzzFeed News, la cual compartió la información con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ). En los últimos 16 meses, 400 periodistas de 88 países evaluaron los datos filtrados: entrevistaron a las víctimas e investigadores, buscaron en los archivos y obtuvieron acceso a estos.

Sus informes y reportajes se empezaron a publicar este domingo y arrojan luz sobre las complejas rutas que tomaron cerca de 2.000 millones de dólares en maniobradas alrededor del mundo.

La recopilación de datos filtrados proviene del Departamento del Tesoro de Estados Unidos y consiste en los denominados “informes de actividades sospechosas” (RAS, por su siglas en inglés). Estos son informes sobre actividades sospechosas que los propios bancos deben preparar y presentar ante el Departamento del Tesoro estadounidense.

Hay reportes de operaciones sospechosas desde Paraguay. Foto: Gentileza

“Los criminales no lavan el dinero personalmente. Los bancos juegan un papel muy importante, porque brindan el sistema por el cual este dinero es transportado desde su país de origen a un lugar bonito y seguro”, explica Graham Barrow, experto en la detección de lavado de dinero.

“En última instancia, todos pagamos el precio, porque ese dinero proviene de nuestros impuestos y contribuciones”, agrega Barrow, quien también trabajó para Deutsche Bank y HSBC.

Informes

La FinCEN exige que todos los bancos que operan en EE.UU. presenten los informes de transacciones sospechosas si tienen motivos para creer que una transacción puede violar la ley. El incumplimiento de la presentación de los informes podría resultar en multas y sanciones.

Según BuzzFeed, los investigadores de la FinCEN recibieron más de dos millones de RAS sólo el año pasado. Entre 2011 y 2017, hubo más de doce millones de informes de actividades sospechosas. La investigación periodística del ICIJ reveló que los grandes bancos manejaban más de 2 billones de dólares en transacciones que ellos mismos reportaron posteriormente como sospechosas. En otras palabras, los bancos presentaron sus informes de actividades sospechosas después de haber cobrado la tarifa de transacción.

FinCEN condena la filtración

Por su parte, la FinCEN se negó a responder preguntas específicas sobre el contenido de los RAS, pero sí expresó su desaprobación por la fuga de datos. Jimmy Kirby, jefe del departamento jurídico de la FinCEN, dijo por escrito a BuzzFeed News que “la divulgación no autorizada de los RAS puede obstaculizar las investigaciones en curso o futuras investigaciones sobre la información contenida en los informes”.

La filtración de documentos “permite a los agentes criminales eliminar las pruebas pertinentes a medida que se enteran de una investigación o posibles investigaciones”. Además, “ponen en peligro la integridad física de los testigos y las víctimas”.

Kirby también declaró que “esas revelaciones no autorizadas” tienen un “efecto disuasorio” en las instituciones financieras que presentan estos informes. Es posible que estén menos dispuestos a proporcionar información jurídica a la FinCEN en el futuro por temor a que también sea revelada “ilegalmente”.

Fuente: DW

 

 

 

 

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos

error: Content is protected !!