Conectáte con nosotros

Economía

Las 5 tendencias infecciosas que la pandemia inoculó en el Marketing

Ilustración

Ilustración

La pandemia del coronavirus ha tenido un impacto de primerísimo orden en el influencer marketing. Y pese a que bote pronto esta disciplina parecía abocada a convertirse en una víctima (otra más) del coronavirus, el COVID-19 acabó trocándose en una suerte de revulsivo para el marketing con prescriptores.

Al fin y al cabo, el tiempo invertido por los internautas en las redes sociales ha alcanzado cotas siderales en los últimos meses como consecuencia de la pandemia. Y los influencers que se desenvuelven en las plataformas 2.0 son a ojos de muchos usuarios su particular faro a la hora de comprar y también de tomar decisiones más trascendentes.

De acuerdo con un reciente estudio llevado a cabo en Alemania por Pilot y Buzzbird, estas son las principales tendencias de influencer marketing emergidas del vientre del coronavirus:
1. Adiós a la superficialidad

No pocas personalidades de los social media han reaccionado a la pandemia proporcionando a sus fans más información sobre su mundo interior en el plano emocional.

En este sentido, los prescriptores se han emancipado hasta cierto punto del «postureo» para compartir con sus «followers» las cuitas que baquetean a nivel personal su propia alama.

Que los influencers hayan dado plantón hasta cierto punto a la superficialidad en los últimos meses les ha llevado asimismo a hincar el diente a temas socialmente relevantes como el movimiento «Black Lives Matter» o las medidas de protección para evitar contagios de COVID-19.

Parece además que esta tendencia continuará adelante en los meses venideros. En 2021 el propósito y la ética ocuparán un lugar destacadísimo en la agenda de los influencers y las marcas se aprovecharán de esta circunstancia para contagiarse de la imagen positiva de la que disfrutan los prescriptores con quienes eligen colaborar.

Aun así, tanto marcas como influencers deberán enarbolar la bandera la autenticidad (que tiende a brotar de la amalgama de propósito y entretenimiento).

2. Colaboraciones a largo plazo

Las colaboraciones a largo plazo entre marcas e influencers dan fuelle a la confianza depositada en una y otra parte por los usuarios de las redes sociales.

Cuando se desarrollan a largo plazo, tales colaboraciones son también más fructíferas en el plano financiero, ya que echan a menudo raíces en diferentes canales y se prestan a una mayor escalabilidad.

3. Storytelling + ROI

Que branding y rendimiento no estén siempre perfectamente alineados en el influencer marketing no ha sido jamás una rémora para esta disciplina.

Pero parece que en 2021 branding y rendimiento harán mejores migas que nunca para colocar bajo los focos el denominado «brand performance».

Esto será posible gracias a las funcionalidades de nueva hornada introducidas por las redes sociales para medir adecuadamente y más eficazmente las campañas de influencer marketing.

4. Contenido en directo (para unir con pegamento extrafuerte a los creadores y a su comunidad)

La supresión de eventos de naturaleza físico dio fuelle al «live streaming» en 2020 y en los meses venideros el contenido en vivo y directo continuará en la cresta de la ola.

De particular relevancia gozará en la arena del «live streaming» Twitch, una plataforma que aunque enfocada primigeniamente al «gaming» hace tilín a cada vez más marcas de todos los ramos de actividad.

Los directos estarán igualmente en primer plano en Instagram, donde una tendencia venida de Asia («live shopping») podría pegar muy fuerte este año en esta red social.

5. Social shopping

El fenomenal «mix» de e-commerce e influencer marketing se traducirá en no pocas ventas durante los próximos meses.

Cobijando en su seno la cercanía a la comunidad que propician los influencers con las innovaciones de naturaleza tecnológica que hacen los productos más tangibles, el social shopping está abocado a pegar el estirón en las redes sociales durante este año.

En el futuro, y de la mano del social shopping, los influencers se trocarán de alguna manera en «personal shoppers», vendedores y asesores del comprador para convertir las compras online en un todo un acontecimiento que poco o nada tendrá que envidiar a las compras en las tradicionales tiendas físicas.

Fuente: MarketingDirecto.com

Clic para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los más leídos