Conectáte con nosotros

Anuario

Diana Domínguez Wilson-Smith: “En tiempos de crisis o llorás o vendés pañuelos”

Diana Domínguez Wilson Smith, directora y fundadora del diario El Nacional. Foto: Archivo El Nacional.

Diana Domínguez Wilson Smith, directora y fundadora del diario El Nacional. Foto: Archivo El Nacional.

Hija de tigre. Diana Domínguez Wilson-Smith, directora y fundadora de El Nacional, nos recibió, en febrero de este año, en su residencia para una charla distendida en el marco del día de la mujer paraguaya. Habló de todo un poco y recordó que en un momento de su vida sintió en carne propia lo difícil que es trascender en un mundo en donde los hombres se sienten amenazados por mujeres capaces. No agachó la cabeza, dio vuelta el tablero y terminó por transformar la situación desventajosa frente a la que se encontraba. En este sentido, instó a todas las mujeres a pelear por lo suyo y “ganarse su espacio”. La nota fue muy leída y compartida.

De profesión abogada, especializada en comercio internacional, empresaria y una de las pocas mujeres en la plana directiva de un club de peso como lo es Olimpia, Diana nos comentó que sus padres (don Osvaldo y doña Peggy) siempre inculcaron a sus hijos el valor del trabajo y que una mujer nunca debe depender de un varón ni de nadie, sino trascender a través del esfuerzo. Esta filosofía del esfuerzo la traslada también a sus hijos.

Según sus hermanos, es la hija que se desvive por don Osvaldo. Al ser consultada por esta particular arista, respondió (entre risas) con otra pregunta: “¿No será él quien no puede vivir sin mí?”.

De perfil mediático bajo, Diana se destacó siempre más tras bambalinas en el ámbito corporativo, y sus pares empresarios comentan que es una durísima negociadora, en el buen sentido de la palabra. “No puedo negar mis raíces árabes”, respondió sobre el punto con otra gran sonrisa.

Disciplina

Desde muy joven, se vio atraída por el agua, específicamente por las piscinas, en las que se destacó como nadadora de alto rendimiento, siendo su especialidad las pruebas rápidas, algo también relacionado con su carácter de buscar soluciones rápidas a los problemas que se van presentando.  Hasta la actualidad, compite y es miembro de la Federación Paraguaya de Deportes Acuáticos, organización con la cual está muy comprometida.

De ahí los rasgos diferenciales de su carácter: la disciplina y la puntualidad. Siempre hablando del deporte, lamentó que no haya una política pública más agresiva, en el sentido de fomentar actividades sanas que al final pueden descomprimir problemas sociales y abrir un futuro más promisorio para los jóvenes.

Siempre en el marco de la disciplina, clave para tener éxito en la vida y los negocios, según su visión, comentó que se levanta de la cama muy temprano, se informa y luego cumple sus distintas actividades con una agenda bien definida que trata de cumplir, para luego por las tardes dedicarse más a la familia ya con la vista puesta en lo que será el día siguiente. Confiesa que a veces es un poco impaciente; algunos de los seres queridos de su entorno firman abajo.

Ganarse el espacio

Ya entrando en el tema de fondo, recordó un episodio en tiempos en que era estudiante de Derecho y que sintió en carne propia lo difícil que es trascender en un mundo en donde los hombres se sienten amenazados por mujeres capaces. No agachó la cabeza, dio vuelta el tablero y terminó por transformar la situación desventajosa frente a la que se encontraba. En este sentido, instó a todas las mujeres a pelear por lo suyo  y “ganarse su espacio”.

De modo a contextualizar la situación de la mujer paraguaya en el ámbito económico-empresarial, si bien hubo pequeños avances en las últimas décadas, según las cifras oficiales dadas a conocer en la semana, solo el 15 % de las medianas y grandes empresas es liderada por una mujer, y los ingresos promedio para mismos cargos ejecutivos son 30 % inferiores.

A nivel general, las mujeres en grado de dependencia laboral ganan en promedio G. 500 mil menos que sus pares varones. Siempre según datos oficiales, más del 30 % de los hogares paraguayos tiene a una mujer como cabeza de hogar.

En el ámbito social, las mujeres tienen menos años de estudio, y el desempleo y la pobreza siempre tocan a sus puertas primero. En esta línea, la Dra. Diana enfatizó en la necesidad de fortalecer el sistema educativo paraguayo de modo a romper con este círculo. “Sueño con un Paraguay en donde tengamos una educación de calidad, que la vara del analfabetismo sea medida por las personas que hablen inglés y que todos tengan oportunidades para desarrollarse”, agregó.

El Nacional

Finalmente no pudimos evitar consultarla sobre su vuelta al ruedo del negocio editorial, con la fundación y puesta en marcha del periódico digital El Nacional, en medio de una crisis sin precedentes para esta industria que se inició hace varios años y que la pandemia del Covid-19 terminó agravando, reduciendo costos operativos  y nuevas inversiones por la brutal caída de pautas (hasta 70 %), arrojando a casi 500 profesionales de la comunicación a la fila del desempleo en los últimos meses.

“Alguien alguna vez dijo que en tiempos de crisis o llorás o vendés pañuelos”, respondió al respecto, viendo en el mundo digital una oportunidad en la crisis. “En Paraguay estamos por lo menos 20 años atrasados en lo que respecta al negocio editorial en materia digital”, agregó orgullosa de los resultados tanto en términos de posicionamiento como de sostenibilidad financiera del medio.

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos

error: Content is protected !!