Conectáte con nosotros

Economía

MAG implementa medidas para auxiliar a productores ante impacto de la sequía

Plantaciones de soja. Imagen ilustrativa de archivo.

Plantaciones de soja. Imagen ilustrativa de archivo.

El Gobierno de Paraguay enfrenta de manera activa, con una amplia gama de medidas paliativas, la situación que viven los productores agropecuarios debido a una histórica sequía.

El ministro de Agricultura y Ganadería, Santiago Moisés Bertoni, detalló las iniciativas en una entrevista con el programa “AgroAmérica”, que se emite por el canal de TV AgroMais, de Brasil.

Las decisiones incluyen el otorgamiento de créditos, refinanciamiento de deudas y postergaciones de vencimientos impositivos y también, en el caso de los pequeños productores, ayuda directa para la compra de combustible y semillas.

“El agricultor paraguayo siempre sale adelante, como lo ha demostrado muchas veces en situaciones muy difíciles. Estamos trabajando fuertemente para que esto sea no solo un mal recuerdo en el corto plazo, sino que también constituya una oportunidad para la implementación de mejores soluciones para la producción agropecuaria”, contó Bertoni.

La sequía provocó desde hace más de dos años una bajante en la cuenca del río Paraná –uno de las más importantes de Sudamérica- y afectó la actividad económica también en Brasil y en la Argentina, además de Paraguay.

“El nuestro es un país eminentemente agrícola y, a diferencia de otros países de la región, no contamos con litoral marítimo. Así, debido a nuestra distancia al mar, tenemos que importar los insumos y exportar nuestra producción con un sobrecosto importante. Últimamente, la falta de lluvias afectó nuestro principal producto de exportación, que es la soja”, indicó el ministro Bertoni.

Y agregó: “Tenemos una superficie sembrada de 3,2 millones de hectáreas severamente impactada por la seca y estimamos una reducción en la producción de entre el 50 y el 60 %. Este año tendremos probablemente la peor cosecha desde que comenzó la agricultura a gran escala”.

El ministro reveló que el fenómeno también afectó la producción ganadera, ya que la falta de agua provocó que no haya el forraje que habitualmente consumen los animales. “Afortunadamente en las últimas semanas tuvimos más lluvias y esperamos que mejore un poco la situación antes del invierno”, indicó.

Bertoni reconoció que la economía paraguaya depende mucho del transporte fluvial a través de los ríos Paraná y Paraguay, que ha sido muy difícil en el último tiempo: “Debido al bajo nivel del agua, las barcazas no pueden navegar con la carga completa y esto genera sobrecostos en el transporte tanto para la exportación como para la importación de insumos. Paraguay tiene la tercera mayor flota de barcazas del mundo, solo superada por Estados Unidos y Brasil”.

Escenario muy difícil

La bajante del nivel de los ríos viene a sumar complicaciones a un escenario que ya se presentaba difícil por aumentos en los precios de insumos que Paraguay importa, como fertilizantes nitrogenados.

Ahora, Bertoni afirmó que el conflicto en Europa del Este agrega más incertidumbre, ya que Rusia compra entre el 25 y el 30% de las exportaciones pecuarias paraguayas.

Bertoni también se refirió durante la entrevista a la importancia de las nuevas tecnologías para mejorar la producción agrícola y hacerla más resiliente.

“La cooperación regional –afirmó- siempre es importante para el intercambio de tecnologías y buenas prácticas agrícolas, enfocadas a hacer más resiliente a la producción ante los fenómenos climáticos extremos, cada vez más frecuentes. Nuestra región es una muy importante productora de alimentos para el mundo, por lo cual tenemos una gran responsabilidad y debemos encontrar los mecanismos para que los agricultores accedan a la tecnología y al conocimiento para seguir produciendo”.

También con respecto a los impactos del cambio climático, Bertoni contó que Paraguay está trabajando con organismos multilaterales de cooperación para facilitar la aplicación universal del seguro agrícola.

En ese sentido, enfatizó: “Necesitamos mejorar la información climática, a través de más estaciones meteorológicas, y mejor distribuidas en el territorio nacional, de manera que estos seguros tengan un costo adecuado para el productor. Además debemos ir dotando a las diferentes regiones productivas de infraestructura pública de riego. Con cooperación de Japón, estamos avanzados en un proyecto para utilizar riego en la zona adyacente a la represa de Yacyretá. Este tipo de infraestructura tiene que ser cada vez más común en la región para que el agua sea utilizada a favor de la producción y del cuidado del ambiente”.

Bertoni elogió además el trabajo del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) en la articulación de un mensaje convergente de los países de las Américas para la Cumbre de Sistemas Alimentarios 2021 de las Naciones Unidas.

“Se consensuó un documento –subrayó- que permitió a la región señalar su rol en la producción y en la sostenibilidad de los sistemas agroalimentarios mundiales. Pudimos señalar que las transformaciones deben estar basadas en ciencia y no en información sesgada o de origen político que busca poner en el banquillo de los acusados a un sector tan importante. Hay que seguir por este mismo camino. Debemos tener posiciones fuertes en los foros internacionales e ir sumando otros países productores de otras regiones, que tienen la misma visión, para que en las negociaciones sean considerados los intereses productivos de la región y podamos colaborar con la producción sostenible de alimentos para el mundo”.

El ministro profundizó sobre el tema de los cuestionamientos que se realizan a los modos de producción agropecuaria e hizo hincapié en que es necesario un esfuerzo más activo de comunicación para mostrar los avances a favor de la sostenibilidad que se han realizado en muchos países de América Latina.

“Nuestra región desarrolla prácticas sostenibles –concluyó- pero debemos comunicar esto mejor a nuestros socios comerciales, para que los modos de producción no constituyan una dificultad para el comercio sino, al contrario, un instrumento facilitador. Tenemos que trabajar de manera coordinada para que se conozcan mejor la labor que realizan los productores para el cuidado del ambiente. Es importante que toda la información sea basada en conocimiento científico, para que no se levanten nuevas barreras comerciales para nuestros productos agrícolas. Por eso decimos que la agricultura no es el problema, sino parte de la solución”.

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos

error: Content is protected !!