Connect with us

Destacado

Suben el sueldo mínimo en medio de crisis inflacionaria insostenible

El Poder Ejecutivo finalmente decidió aceptar la propuesta de la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasam) y elevó -vía decreto presidencial- el sueldo base legal vigente a G. 2.550.307, registrándose un aumento de G. 260.983. Este ajuste será implementado desde el mes de julio próximo, según el documento.

A través del Decreto 7270, el presidente de la República, Mario Abdo Benítez, oficializó la suba del salario mínimo, luego de la escalada de precios a nivel nacional por la situación inflacionaria insostenible. En tanto que el jornal quedará en G. 98.088.

El reajuste establecido anualmente corresponde al 11,4 % con base en el informe oficial del Banco Central del Paraguay (BCP), respecto a la inflación interanual correspondiente al mes de mayo de 2022. El aumento salarial empezará a regir desde el 1 de julio de este año.

El reajuste del salario mínimo es efectuado por el Poder Ejecutivo a propuesta del Consejo Nacional de Salarios Mínimos sobre la base de la variación interanual del Índice de Precios al Consumidor (IPC) y su impacto en la economía nacional, al mes de junio de cada año, según la Ley 5764.

Desde el Ministerio de Trabajo recuerdan que, considerando que los trabajadores formales pagan el 9 %, quedarían netos G. 2.370.799 para aquellos que aportan a la seguridad social.

La última vez que el sueldo base legal de Paraguay sufrió un ajuste fue en julio del año 2021, cuando se ubicó en G. 2.286.234, bajo un incremento de G. 93.485.

Incidencia del salario mínimo

Analistas económicos estiman que el nuevo ajuste del sueldo base seguirá empujando hacia arriba a la inflación e incluso diluirá parte de esta suba que recién se verá a finales del mes de julio. Actualmente, el aumento salarial incide sobre 400 mil personas y llega en medio de un nuevo incremento de los combustibles.

Apenas se concretó este aumento, como efecto dominó ya se habla de un nuevo precio de los panificados para los próximos días. Entre los productos de la canasta básica que igualmente se verán afectados por la suba de los combustibles están las frutas y verduras. Los comerciantes del Abasto estiman que desde esta semana se podrían observar reajustes de entre 20 % y 30 %.

También la Dirección Nacional de Transporte (Dinatran), reajustó el precio de los viajes de corta distancia en un 15 %, y los viajes de mediana y larga distancia, un 12 %.

Empresarios pedían postergar suba

El presidente de la Asociación de Comerciantes e Importadores del Paraguay (Asincopar), Eugenio Caje, expresó su pedido de postergar el aumento del salario mínimo, previsto para el 1 de julio. Señaló que no discuten la necesidad de que se dé el reajuste, pero explicó que el sector no está en condiciones y podría afectar el empleo.

En comunicación con radio Uno 650 AM, Caje señaló que buscan hacer sentir lo que piensan y expresar cuál es la realidad dentro del sector, que específicamente indican no estar en condiciones de enfrentar este nuevo remarque en el salario mínimo. Indicó que la crisis económica de este año generó un efecto negativo en el rubro que empeoró la lenta recuperación pospandémica que se estaba teniendo.

Explicó que la petición que se realiza al Poder Ejecutivo es de manera a no tocar al empleo directo porque, si bien el aumento del salario tiene que ver con el consumo, desde el sector no están preparados para enfrentar las subas. “Estamos muy comprometidos en lo que sería la cadena de pagos, tenemos muchas deudas”, agregó Caje.

Sobre ese punto, el titular del gremio explicó que entienden que es necesario que se de esta suba en el salario atendiendo a la tasa de inflación que disminuyó en gran porcentaje la capacidad de consumo de la ciudadanía. Sin embargo, explican que en estos momentos precisan de facilidades para poder pagar sus compromisos.

Reajuste y su incidencia en la inflación: ¿mito o realidad?

La disparada de precios de bienes y servicios en la canasta básica (especialmente de combustibles y alimentos) ponen sobre el tapete la discusión sobre el reajuste del salario mínimo.

Mientras los trabajadores señalan que el dinero ya no alcanza con las reiteradas subas (inflación de 10,1 % interanual), el sector empleador -en su mayoría- habla de que todavía no pueden recuperarse de las secuelas que dejó la pandemia de Covid-19 sobre los negocios y que por lo tanto no están en condiciones de absorber lo que consideran un “sobrecosto”.

En Uruguay se decretó subas salariales como estrategia para mitigar la pérdida de poder adquisitivo. En Paraguay, el Gobierno no se manifestó oficialmente sobre el sensible tema, aunque se maneja que el presidente Mario Abdo podría decretar una suba en torno a G. 220.000. El sector obrero pide G. 600.000.

Mediante un estudio, el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), reveló que una familia tipo necesita al menos G. 100 mil al día para llevar una vida digna, es decir, G. 3 millones al mes.

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos

error: Content is protected !!