Connect with us

Economía

Inflación, Judas Kái del 2022

POR Andrea Picaso
Economista. Coordinadora Gral. de BECAL

Cada 24 de junio se celebra en Paraguay el día de San Juan. Durante todo el mes se realizan encuentros que nos permiten disfrutar en comunidad, tanto de los elencos de danza y bandas populares, como de las comidas típicas y de los juegos tradicionales, que tan profundo llegan en nuestra cultura y que se retomaron luego de dos años tras la pandemia.

Entre los juegos típicos, siempre me llamó la atención el Judas Kái, donde se quema la representación de un personaje polémico del momento, en algo que se puede considerar casi como un deshago colectivo. Por eso, en mi opinión, la inflación debería ser elegida el Judas Kái de este año. 

Es que la inflación es el peor de los problemas económicos por su impacto en la vida de todos, pero este impacto es aún mayor en los que menos tienen.”

Si bien Paraguay no cuenta una historia de altas presiones inflacionarias y en los últimos años las expectativas de los agentes económicos (es decir, nosotros, los ciudadanos, las empresas) ya se habían acomodado, la situación actual nos lleva a reflexionar sobre nuestro entorno financiero. Es que no hay cómo escapar: al ir al súper, movilizarse, quizás en bus o el auto que necesita mantenimiento, el colegio de los niños, la sensación es que todo cuesta más caro.

Existe coincidencia de que entre las causas principales del incremento de precios que se está dando en Paraguay y en muchos países, no solo de la región sino del mundo, se encuentran los efectos causados por la pandemia y más recientemente la guerra Rusia-Ucrania, que ha disparado los precios de la energía y de los alimentos.

Según el Banco Mundial, en casi la mitad de los países más ricos, la inflación está por encima del 5 %. Este aumento de precios se ha convertido en un fenómeno mundial, al que se suman el aumento de casos de Covid-19 y un entorno global de incertidumbre financiera. 

Estanflación

Para estos casos, una de las estrategias de los bancos centrales es elevar las tasas de interés, para tratar de contener la inflación; con esa acción, se frena la demanda de productos y servicios. Sin embargo, el efecto negativo es que, al intentar frenar esta demanda, también se frena la industria que los produce, lo que podría llevar a una situación de estancamiento económico y desempleo. A estos hechos se le suma la incertidumbre política que vive el país, en un momento cercano a las elecciones generales.

El Banco Central del Paraguay (BCP), ente rector de la política monetaria, reportó recientemente que inflación tuvo una variación anual de 11,4 %, la cifra mas alta en los últimos años, debido principalmente al aumento en alimentos y servicios. En respuesta, decidió el 21 de junio pasado hacer un aumento de 50 puntos básicos en la tasa de interés de política monetaria, para ubicarla en 7,75 %, como respuesta para combatir la inflación.

Según sus informes, la inflación en nuestro país sigue siendo explicada en un 70 % por la dinámica de los precios de los alimentos y de la energía, derivada del escenario externo, y las expectativas de inflación han aumentado, especialmente para el año 2022, esto quiere decir, que esperamos que los precios sigan subiendo.

Por el lado del Ministerio de Hacienda, ente rector de la política fiscal, se ha dado la ampliación de la deducibilidad del IVA, que espera generar un alivio frente a este contexto desfavorable para los ciudadanos.

Tips en medio de creciente endeudamiento

De igual modo, al tiempo que el endeudamiento de las familias continua con una trayectoria ascendente, como ha informado el BCP, algunos expertos, como la Dra. Gabriela Siller, directora de Análisis Económico del Grupo Financiero BASE y profesora del Instituto Tecnológico de Monterrey (México), enfatizan la importancia de no confiarse, ya que a medida que avance el año, la inflación tendrá una presencia cada vez mayor en los distintos aspectos de la vida cotidiana, y para que finalmente no nos pegue tan fuerte, deberíamos tratar de hacer lo posible para pagar las deudas pendientes de tarjetas de crédito y evitar nuevos endeudamientos, sobre todo aquellos a tasa variable.

Ser cautelosos y evitar gastos superfluos es también una buena salida, ya que no se espera un crecimiento económico este año, con proyecciones del BCP de un 0,2 % para el cierre de 2022.

En el ámbito de las empresas, de ser factible las sugerencias apuntan a adquirir coberturas de tasa de interés o cambiarias, como el forward, según el caso, así como intentar cubrir al menos el 80% del flujo financiero de las obligaciones de divisa extranjera.

La posibilidad de planear a largo plazo, considerando la diversificación de los portafolios de inversión y la situación de cada sector económico también resultará de provecho.

Finalmente, me resta decir que, así como el día de San Juan promete grandes milagros para aquellos que quieren saber su futuro en el amor, podríamos pedirle también que la tasa de inflación retorne a su trayectoria usual, sin mayores sobresaltos.

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos

error: Content is protected !!