Conectáte con nosotros

Economía

Consultora europea considera que Paraguay es “rey” del mercado latinoamericano de cáñamo

Paraguay actualmente es el mayor productor y exportador de cáñamo de América Latina y es un ejemplo para los países vecinos de alianzas público-privadas para el desarrollo de la industria, así lo afirma la consultora londinense Prohibition Partners.

El país suramericano comenzó a cultivar cáñamo en 2019 y ya se encuentra entre los tres líderes mundiales en este nuevo y prometedor mercado, refiere el artículo redactado por Anita Krepp y publicado en la web de Prohibition Partners.

Actualmente, el país es el mayor productor y exportador de cáñamo de América Latina, posición lograda principalmente gracias al arduo trabajo y la colaboración tanto de los empresarios como del gobierno, para que la consolidación de la industria fuera posible.

La fórmula exitosa de Paraguay para el manejo del cáñamo viene llamando la atención de otras naciones latinoamericanas, como Panamá y Costa Rica, que continúan avanzando sin problemas en sus leyes. Y hablando de leyes, Paraguay en realidad no tiene una ley per se que regule el cáñamo con fines industriales o medicinales.

Ambos permisos fueron otorgados a través de un decreto firmado por el presidente, Mario Benítez (2018-23). Si bien no hay corrientes políticas en contra del decreto, se está elaborando un proyecto de ley y, en la medida en que todo salga bien, debería ser aprobado para el segundo semestre del próximo año, cuando se espera que un nuevo candidato asuma la presidencia del país.

Además de una intensa colaboración entre instituciones públicas y privadas, los secretos para la gestión exitosa de la industria del cáñamo en Paraguay incluyen estar por delante o a la par de los desarrollos de los principales actores mundiales; también, el involucramiento de comunidades indígenas y de escasos recursos en la producción y comercialización de derivados vegetales y la participación de diversas instancias gubernamentales -como agronomía, salud y seguridad pública- en las decisiones sobre el futuro de este commodities.

‘Es posible que fuéramos pioneros a nivel mundial en involucrar a los pueblos indígenas en el cultivo del cáñamo’, dice el ministro de Agricultura y Ganadería, Santiago Bertoni (una de las figuras clave involucradas en el establecimiento del cáñamo en el país) sobre la integración de siete comunidades indígenas -con más de 4.500 personas afectadas por la economía generada por el cáñamo.

Estrategia

Interesado en aprovechar el conocimiento de los agricultores que originalmente cultivaban cannabis ilegalmente con fines recreativos, el gobierno ha ofrecido mejores condiciones de las que estas comunidades jamás hayan conocido. Primero, al trabajar en una granja legal de cannabis, el agricultor no necesita salir de casa durante seis meses para irse a vivir a las montañas mientras cultiva las plantas. Ahora estos hombres, que solían pasar la mitad del año fuera de casa, pueden permanecer con sus familias durante todo el año.

En segundo lugar, si los ingresos son la principal influencia, las ganancias en el nuevo modelo de negocios, según datos oficiales, son ocho veces mayores, gracias a la venta no solo de la flor, sino también de todas las partes de la planta, incluidas las hojas y el provenir. En el programa, el gobierno, en asociación con entidades privadas, proporciona las semillas y garantiza la compra de toda la producción. Al tratarse de un cultivo nuevo para la mayoría de los productores rurales, la experiencia previa permite mejorar año tras año. En 2019 se cultivaron 600 hectáreas de cáñamo; en 2022, eso aumentó a 5.000 hectáreas.

A pesar de la infraestructura rudimentaria de los agricultores, con equipos obsoletos y la falta de maquinaria especializada -sin mencionar el suelo, que está lejos de ser ideal-, el gobierno, junto con las entidades comerciales, contó con la experiencia de procesamiento de los agricultores para la cosecha y separación de semillas, flor y fibra, y su respectivo secado y almacenamiento.

Uno de los objetivos del gobierno es pasar de ser el mayor productor ilegal al mayor productor legal de cannabis, y se habla abiertamente de que el impulso federal para las plantaciones de cáñamo es una estrategia segura para reducir el contenido de THC de los cultivos ilegales. La teoría es que las cepas de cannabis femeninas -que producen los cannabinoides terapéuticos y psicoactivos- serán polinizadas con cepas masculinas, en el caso de cultivos a no más de 90 kilómetros de distancia.

Sin confirmar que se trate de una estrategia, el gobierno afirma que se están realizando algunos estudios sobre la resistencia al polen en determinadas circunstancias. Hay quien dice que el polen, dependiendo del viento, puede viajar entre 50 y 90 kilómetros. Por ejemplo, algunas de las zonas de cultivo de cáñamo legalizadas por el gobierno se encuentran a una distancia de entre 40 y 70 kilómetros de cultivos ilegales. Hasta que se conozcan los resultados de los estudios, vale la pena estar atento a los ladrillos de cannabis importados de Paraguay por los países latinoamericanos vecinos para ver si hay algún cambio en su potencia recreativa en los próximos meses.

Ganar-ganar

Actualmente, de cada una de las 5.000 hectáreas plantadas, se cosecha en promedio una tonelada de cáñamo. No siempre han sido tan productivos. Los primeros cultivos produjeron solo 300 kilogramos de cáñamo por hectárea. La mejora en la productividad también refleja una maduración de la industria, que, con el sector de granos y alimentos bien establecido, sueña con recaudar fondos para construir la estructura necesaria para el procesamiento de fibras de cáñamo para el mercado textil: una inversión considerable, alrededor de US$ 40 millones.

De las mismas 5.000 hectáreas de cáñamo se generan 310.000 toneladas de carbono positivo al año, lo que contribuye a que Paraguay también se distinga por una menor huella de carbono en comparación con la mayoría de los países del mundo. Para convertirse en carbono neutral dentro de esta década, el país deberá poner en práctica los planes de expansión que tiene para las más de 100,000 hectáreas que están asignadas para el cultivo de cáñamo. Actualmente, el cáñamo se cultiva en 14 de las 17 provincias paraguayas.

Más del 80% del cáñamo producido se destina a Estados Unidos, Canadá, Australia, Holanda, Reino Unido y Costa Rica, que son los principales importadores de Paraguay, y ya eran sus clientes de larga data en la compra de otro tipo de granos, como la chía. ‘Paraguay es el tercer país a nivel mundial [detrás de China y EE. UU.] en exportar alimentos y suplementos derivados del cáñamo a la Unión Europea’, afirma Marcelo Demp, presidente de la CCIP (Cámara Industrial del Cáñamo de Paraguay).

También director general de Healthy Grains SA, una de las empresas procesadoras de granos más grandes del país, Demp preparó la infraestructura de la empresa durante ocho años para que cuando finalmente comenzara el procesamiento de la semilla de cáñamo, la empresa ya se hubiera modernizado y estuviera lista para dar el golpe. corriendo por el suelo Actualmente, la empresa domina el mercado junto con Mercado Internacional e Irupe Paraguay, ambas forman parte de CCIP, que cuenta con un total de 32 empresas afiliadas, todas nacionales.

‘Algunas multinacionales cuestionan la legalidad de importar cáñamo en países donde la legislación aún no está del todo clara. Y como Paraguay es pequeño, no hay demanda que justifique que estas empresas vendan productos de cáñamo solo para el mercado paraguayo’, explica Diego Barros, embajador de la Asociación Latinoamericana de Cáñamo Industrial y CEO de la empresa de cannabis medicinal Koba. En un nicho competitivo e hiperregulado, Barros subraya la importancia de ganar protagonismo internacional adoptando ciertos estándares de calidad.

Sellos de garantía, control sanitario y certificados de buenas prácticas son la gran apuesta de la industria del cáñamo en Paraguay. Los productos de cáñamo del país están más certificados que los productos de cáñamo de cualquier otro lugar del mundo. Es cierto que varios distribuidores, que antes tenían miedo de vender un producto sin registro, se han sentido más cómodos comercializando productos con diferentes certificaciones. El más reciente de ellos son los cigarrillos de CBD para ayudar a dejar el tabaquismo, los únicos en el mundo aprobados por una agencia de salud paraguaya, la Dirección Nacional de Vigilancia Sanitaria (Dinavisa).

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos

error: Content is protected !!