Conectáte con nosotros

Economía

Electoralismo político amenaza la estabilidad del país

Para el 2024 se tiene previsto alcanzar un cierto grado de normalidad en la economía, luego de varios años de diversos shocks que lograron desestabilizarla y por los que se tomaron medidas excepcionales para que la misma no se derrumbase en el peor de los escenarios.

Una de esas medidas fue ampliar el déficit presupuestario del país, que empezó ya en el 2020, año en el que se alcanzó un déficit del 6,1 % del PIB, explicado principalmente por el sistema de salud ampliado y las obras públicas. Ahora, el objetivo es reducir este porcentaje de manera gradual hasta volver a la meta prevista en la Ley de Responsabilidad Fiscal (LRF), por lo que para este año el límite proyectado es del 3 %, para el año que viene 2,3 % y para el 2024, un 1,5 %.

Algunos expertos en materia económica, indican que pese a ser gradual el camino hacia la normalidad en este importante seguro -uno de los principales atractivos económicos del país- podría representar un freno de mano para las inversiones públicas que se están ejecutando en el país.

Para el economista Rubén Ramírez Lezcano, el presupuesto para este año estaría financiando en materia de inversión, pero esto puede verse alterado si los incrementos presupuestarios continúan.

“De acuerdo con información del Ministerio de Hacienda, al mes de agosto de 2022 la inversión acumulada es de 682 millones de dólares, de los cuales 510 millones fueron ejecutados por el MOPC, los demás recursos por el MSPyBS, MEC y Presidencia. El presupuesto para este año estaría financiando en materia de inversión, pero esto puede verse alterado si los incrementos presupuestarios continúan. En ese caso o se incrementa el endeudamiento externo, poniendo en riesgo la meta fiscal o se reorienta al gasto disminuyendo la inversión, lo cual sería muy dañino para una economía que no despega”, indicó el economista a El Nacional.

El experto en materia económica indicó que estas acciones -aumentos salariales en el Congreso- se deben a cuestiones electorales, las cuales pueden afectar duramente todo el camino ya hecho y el que falta por hacer hacia la tan ansiada estabilidad económica.

“Las elecciones deberían ser la reafirmación de una democracia más sólida. Sin embargo, si asociamos la ejecución de las políticas públicas al proceso electoral, un manejo irresponsable del presupuesto, orientado más al clientelismo político y a un sistema de prebendas, corremos el riesgo de tirar por la borda años de esfuerzos para sostener los fundamentos macroeconómicos y enfrentarnos a una economía con imprevisibles problemas y desafíos de estabilidad”, sostuvo Rubén Ramírez Lezcano.

Ante la consulta de las acciones a ser tomadas para blindar la economía de nuevos posibles shocks -como promesas electorales- indicó que sostener los fundamentos macroeconómicos es clave para una estabilidad y previsibilidad económica.

“Una reforma estructural de la economía es lo necesario para mantener una política fiscal sana. La mejora del gasto público, la reforma de la caja fiscal, la formalización de la economía y principalmente del empleo, la mejora del perfil del gasto social, son imprescindibles. De esta forma se podrá ampliar o al menos mantener los niveles de inversión pública. Las APP, la creación de fondos de financiamiento para la iniciativa privada también constituyen herramientas eficaces”, dijo.

Finalmente, el economista hizo un llamado a la coherencia en torno al manejo presupuestario por parte de los legisladores, ya que decisiones irresponsables podrían incidir de manera muy negativa en la economía y no es momento para que Paraguay se dé un lujo de esos.

“El incremento de gastos rígidos sin financiamiento fiscal, constituye una gran irresponsabilidad. No se puede gastar lo que no se tiene. Aumentar dichos gastos implicará el incremento de la deuda externa, el aumento de la inflación, la disminución de la inversión pública y obstruirá los objetivos de crecimiento económico proyectados para un año complicado por los indicadores globales de la economía que entraría en recesión, de acuerdo con los principales analistas económicos especializados.  Las políticas sociales deben ser resultado de un estudio serio, basado en programas medibles para que su impacto beneficie realmente al sector más vulnerable de nuestra sociedad”, puntualizó el economista.

Actualmente, Paraguay se encuentra en una senda sumamente complicada para mantener equilibrada la economía ante diversos factores exógenos y locales que la ponen en peligro. Paralelamente a esa situación, que incide en cada ciudadano del país, varios legisladores buscan asegurar sus cargos de cara a las próximas elecciones otorgando exorbitantes incrementos salariales y hasta existen candidatos a la presidencia que realizan promesas que alertan a diversos sectores del país.

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos

error: Content is protected !!