Conectáte con nosotros

Economía

El 2023 se presenta prometedor, según análisis del sector privado

Algunos signos de alerta ponen foco en el estudio del proyecto de Presupuesto General de la Nación. Foto: Gentileza

Algunos signos de alerta ponen foco en el estudio del proyecto de Presupuesto General de la Nación. Foto: Gentileza

Desarrollo en Democracia (Dende) presentó una expectativa económica favorable para el próximo año, apoyada por una buena cosecha de soja, así como también estima que las elecciones pueden no afectar las estimaciones macroeconómicas.

No obstante, algunos signos de alerta ponen foco en el estudio del proyecto de Presupuesto General de la Nación para el ejercicio fiscal 2023, debido a que el Congreso Nacional viene incrementando gastos rígidos, sobre todo salariales, por encima del plan propuesto por el Poder Ejecutivo, lo que podría ahondar el déficit fiscal y presionar sobre el nivel de endeudamiento.

Durante la presentación de Perspectivas Dende 2023, Alberto Acosta Garbarino, titular de la entidad; Estela Ruiz Díaz, analista política y periodista; y César Barreto, exministro de Hacienda y miembro de Dende, hicieron un repaso por la economía mundial, nacional y lo que se espera en el panorama político para las elecciones internas partidarias el 18 de diciembre de este año, y las elecciones generales en abril de 2023.

Dende estima para el 2023 un importante rebote de la economía, con una recuperación del Producto Interno Bruto (PIB) cercano al 6,5 % y para este año la caída estimada sería de -0,8 %.  Un déficit fiscal para este año del -3,0 % este año y -2,3 % para el próximo año.

Asimismo, prevén que la inflación cierre en torno a 8,5 % este año y al 5 % para el 2023, mientras el tipo de cambio se situaría en un promedio de G. 7.100/G. 7.300 por dólar al cierre de este año; y entre G. 6.950/G. 7.250  para el próximo año.

El PIB mundial estaría en 3,2 % al cierre de este año y 2,7 % para el 2023; mientras que el PIB de EE. UU. será de 2,4 % a finales de este 2022, y 1,1 % para el próximo año.

Para América Latina se estima que el PIB se situará en 3,5 % al cierre de este año, y será de 1,7 % para el próximo año. Se prevé que Brasil siga con un estancamiento en el crecimiento económico y cerrará en 2,8 % este año y del 1,0 % en el 2023.

Política fiscal

César Barreto manifestó que si se mantiene una política fiscal ordenada, con la convergencia de la Ley de Responsabilidad Fiscal como está previsto, y se hacen algunas reformas al gasto público, como la ley del Servicio Civil, entre otros, hay una probabilidad con un nuevo gobierno que brinde ciertas señales de estabilidad económica de que podríamos pasar a un grado de inversión. Esto tendrá un impacto sustancial para el Estado y el sector privado, en materia de endeudamiento.

Sobre la soja, dijo que está en buenos precios, alrededor de USD 540 en Chicago, aunque los costos subieron mucho, y que con lluvias abundantes se tendrá un buen resultado agrícola el próximo año. Se estima una cosecha de 9 millones de toneladas de soja.

En materia de déficit fiscal, lamentó las ampliaciones aprobadas por el Poder Legislativo, que si bien son manejables desde el punto de vista macro, envía señales malas por primera vez desde la vigencia de la Ley de Responsabilidad Fiscal en el año 2014. Expresó que al haber más gastos rígidos, menos inversión pública habrá.

“Por primera vez la Comisión Bicameral de Presupuesto modificó la estimación de ingresos que presentó el Ministerio de Hacienda en el Presupuesto. Eso no habían hecho en todos estos ocho años de vigencia de la Ley de Responsabilidad Fiscal y eso es un quiebre porque a partir de ahora pareciera que volvemos a lo anterior, donde faltaba plata y aumentaban el monto de los ingresos para que cuadre el presupuesto”, resaltó.

Insistió en que hay cosas importantes que generan previsibilidad en la economía, y que si se debe cortar la inversión para volver a los niveles de déficit fiscal previstos en la LRF, hay que hacerlo a pesar del costo que representa.

Contexto

Entretanto, el titular de DENDE, Alberto Acosta Garbarino, presentó un análisis sobre la situación económica mundial señalando que el impacto en nuestro país se da a través de dos canales de trasmisión: uno, el financiero, vinculado básicamente a Estados Unidos y su moneda; y el segundo, el comercial, relacionado con las importaciones y exportaciones, que tiene vinculaciones con China, en Asia, y América del Sur.

En el comercio mundial hay tres grandes rubros: el 10 % es de alimentos, el 15 % es de hidrocarburos, petróleo y gas; y el 75 % es de productos industriales. La mitad del 75 % se divide en productos finales y el restante en componentes industriales. Durante el proceso de globalización, se generó una logística enorme para transportar estos productos industriales, principalmente acompañado por el boom de los comodities.

Tras la pandemia del Covid19, se estima un periodo de desglobalización en el canal comercial debido a la tensión entre Estados Unidos y China, y se baraja que podría terminar en una guerra fría entre ambos países antes aliados y ahora competidores comerciales, o en un esquema de convivencia.

A esto se debe sumar la decisión de Estados Unidos de achicar su balance y reducir las tasas de interés, lo cual tendrá su impacto en la actividad económica, con una posible recesión en los países desarrollados el próximo año.

Acosta Garbarino señaló la necesidad de que el Estado paraguayo brinde servicios públicos de calidad, porque el sector privado solo no podrá crecer con las perspectivas económicas que se presentan.

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos

error: Content is protected !!