Connect with us

Editorial

Durmiendo con el enemigo

Las organizaciones criminales transnacionales comprometen la soberanía nacional, desconocen las leyes e instituciones que organizan la República y la convivencia social, conspiran contra la misma, convirtiéndose en la mayor amenaza para la existencia misma del Estado. Cuando tres o más personas de forma permanente se estructuran en una organización jerárquica para cometer actos ilegales o conductas tipificadas como delitos, estamos ante una organización criminal. Entre estas organizaciones jerárquicas, que usualmente se asocian con grupos que pertenecen a una misma identidad étnica, geográfica o social, se distinguen aquellas que disponen de estructuras regionales y locales –con cierto grado de autonomía frente a la jerarquía central o principal– de las jerarquías de aglomerados, que reúnen a diversas organizaciones criminales con diferentes arreglos y estructuras internas.

El surgimiento de las organizaciones criminales transnacionales es un fenómeno que acompaña la globalización, trasciende las categorías de amenazas que se consideran durante la Guerra Fría, en razón de que los diferentes grupos criminales sustituyen a los Gobiernos en el proceso de toma de decisiones, sin que la sociedad pueda percibir su accionar; y, en el supuesto de que lo haga, difícilmente pueda identificar a los actores responsables.

El crimen organizado destruye la base misma del orden democrático, atenta contra la soberanía de los Estados y sus pueblos y, en consecuencia, de la seguridad nacional e internacional. Estas organizaciones se manejan al amparo del secretismo y, en muchos casos, con la protección de las propias autoridades, además de la capacidad económica y la fuerte estructura regional con las que se mueven. Esta amenaza es maleza que emerge, se cultiva y alimenta en los suelos fértiles de espacios ingobernados, las áreas de frontera despoblada, o muy distantes, con débil presencia de instituciones del Estado, o grandes conglomerados urbanos que crecen desordenadamente sin control y planificación, se convierten en campos fértiles que se riegan con el dinero de las drogas, las ventas ilegales de armas, secuestros de personas y el lavado de activos y dinero.

El atentado ocurrido la semana pasada en San Bernardino, donde perdieron la vida dos personas -una de ellas, madre de tres niños, ajena a este marginal mundo-, el aumento temerario del sicariato, los casos de secuestro, y la corrupción reinante, nos dan una clara señal de que estamos infiltrados hasta en los más altos niveles por estructuras criminales. El crimen organizado transnacional está reconocido como la amenaza que pone en peligro la paz del mundo, la libertad, seguridad y prosperidad de los países del mundo en el siglo XXI.

La Política de Defensa Nacional no puede ni debe estar ausente en la construcción o fortalecimiento del Estado y sus instituciones, la misma debe orientarse a neutralizar, disuadir o repeler situaciones y acciones llevadas en contra del Estado, sus instituciones, su población o sus intereses, la inversión en seguridad debe ser permanente y oportuna. En esto último radica la lucha por la soberanía contra las organizaciones criminales y especialmente las transnacionales, que en la actualidad disputan áreas, regiones, departamentos o mercados comerciales a los Estados y a las empresas creadas con objetivos legítimos y legales.

La forma de enfrentar este flagelo es poniendo al frente a personas capacitadas, con instituciones idóneas, con Fuerzas Públicas transnacionales y a través de cooperaciones internacionales; de este modo se combate la delincuencia organizada transnacional. Nunca una organización criminal puede tener más peso que un Estado. Si existen alianzas entre países, capacidad, idoneidad y voluntad política, las mafias jamás serán más fuertes. La soberanía de una nación se debe defender con audacia y estrategias apuntadas hacia un plan de prevención a la expansión de la delincuencia organizada.

D.D.W-S

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos

error: Content is protected !!