Connect with us

Editorial

La inflación y el presidente

Es primordial que las autoridades demuestren seriedad y mayor compromiso con sus respectivos roles en el Gobierno. Situaciones como el nuevo colapso del sistema sanitario debido al aumento de pacientes con Covid-19, o el confuso episodio del avión iraní que –hasta ahora– la Dirección Nacional de Aeronáutica Civil (DINAC) no logró aclarar; así como la decisión del propio presidente de la República de presentarse como candidato a dirigir el Partido Colorado, llevan a que la población sienta gran incertidumbre debido a la ausencia de gobernabilidad existente.

La priorización de los intereses personales o de sectores por sobre los nacionales debilita los propios organismos de seguridad y deja como resultado una ciudadanía con temor, vulnerando la seguridad tanto en el campo como en la ciudad. A todo esto, se suma el agravante económico, ya que los indicadores del Banco Central del Paraguay (BCP) no son reales; esto deteriora aún más la credibilidad que pueden tener quienes están al frente de las instituciones.

El principal plan del Gobierno para contener hoy la inflación es elevar la tasa de interés de referencia –que actualmente está en 7,75 %, el nivel más alto en décadas– y pretende sacar el circulante de dinero, pero a su vez encarecen los créditos para la gente y eso se traduce en más inflación, ya que disminuye la oferta para el particular. El argumento del BCP es que a mediano y a largo plazo esto llevará a contener la tasa inflacionaria, pero hoy resulta una medida insuficiente para contener la economía real, ya que el problema principal de la inflación no viene por el lado del circulante, sino por el lado de la oferta y la demanda, sobre todo de los precios de las materias primas.

Esta medida planteada por la banca matriz para regular la inflación nos lleva a un deterioro en la calidad de vida, porque la población no podrá alcanzar los niveles de consumo, ya sea para la salud, el transporte, ocio y gastos de primera necesidad. Esto es resultado de la absoluta ineficiencia y egoísmo por parte del Gobierno que no prioriza a la ciudadanía. Urge que se tomen medidas eficaces y reales para detener la inflación y para evitar un daño aún mayor que pueda generar una verdadera crisis social.

D.D.W-S

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos

error: Content is protected !!