Conectáte con nosotros

Emprendimiento

Profesional halla fórmula para fusionar su amor por peluquería y docencia

La emprendedora Mirian Brítez vence la recesión generada por la pandemia dentro de su taller de belleza. Foto: Gentileza.

La emprendedora Mirian Brítez vence la recesión generada por la pandemia dentro de su taller de belleza. Foto: Gentileza.

La emprendedora Mirian Brítez vence la recesión generada por la pandemia dentro de su taller de belleza, conjugando sus dos grandes pasiones, y en esta nota nos cuenta cómo.

Mirian Brítez es estilista. Cuenta con más de 15 años de experiencia y fue docente en la academia de Rommy Femenino Masculino. Un par de años antes de la pandemia le picó el bichito de la independencia y se lanzó de lleno a un proyecto particular, esperando que el mismo le permita seguir haciendo lo que más le gusta y sabe: peinar y enseñar.

Así nació el taller de belleza al que bautizó con su nombre y al que en plena pandemia supo encaminar y consolidar como un centro de perfeccionamiento para profesionales del rubro, que ya cuentan con conocimientos previos y están ejerciendo la profesión.

Al día de hoy, Mirian ya perdió la cuenta de la cantidad de profesionales que pasaron por su centro de capacitación, pero estima que se acercan a un centenar. Los alumnos aprenden las últimas tendencias en colorimetría, cortes, peinados, tratamientos capilares y sobre todo cómo asesorar y asistir a los clientes que acuden a sus salones de belleza.

Además, imparte cursos para toda la cadena, lo que incluye también a proveedores de servicios y productos, con un programa ajustado a la medida de sus necesidades; “y es que en este rubro no solo los estilistas deben estar preparados, también lo deben estar aquellos brindan insumos para el sector”, indica.

Mirian Brítez_

Crecimiento

En la actualidad, su salón es tres veces más grande que el taller donde dio sus primeros pasos y está situado en el barrio Los Laureles, lejos de donde todo inició, en Ciudad Nueva. El taller de Mirian Brítez experimentó un enorme crecimiento en el último año, pese a la pandemia.

No fue nada fácil, reconoce la emprendedora, al mencionar que la cuarentena rígida golpeó muy fuerte a todo el sector. “No pudimos abrir durante dos meses o más, pero -como siempre digo- las crisis vienen aparejadas de oportunidades y hay que estar atentos para saber aprovecharlas en el momento indicado”.

Ella lo hizo, y como buena docente, no se guarda la fórmula para sí, la comparte y enseña que la planificación y la constancia fueron dos grandes aliadas en ese tiempo. “Por supuesto que al principio me sentí presa de la incertidumbre. No sabía hacia dónde dirigirme, pero a buena hora descubrí que ese parón que se presentó de repente podría servir para hacer una pausa que antes el trabajo no me permitía, y retomar el contacto con otros colegas, conversar sobre las posibles soluciones, estrategias, alianzas”, manifiesta.

Reconoce que es diferente estar pasando por esa situación que contarlo después como una simple anécdota. Pero añade que muchas veces, “el trabajo nos tiene a todos tan agobiados que no nos deja tiempo para planificar y reflexionar, o detenerse a mirar si la estrategia que estamos implementando sirve o hay que hacer un cambio, lo cual es fundamental”.

En ese contexto, Mirian señala que la crisis generada por la pandemia fue una oportunidad para reenfocarse en sus objetivos iniciales y fortalecer sus sueños de educar y formar talentos para triunfar en el rubro de la belleza.

Taller de belleza.

Networking y diversificación

Emprender no es tarea sencilla. Sin embargo, hay ciertas alianzas y acciones que permiten a los emprendedores impulsar sus ideas o negocios, y es el caso de Mirian, que encontró en el networking una oportunidad para enfrentar la crisis por COVID-19 y seguir haciendo lo que le gusta, en asociación con una colega.

Gracias a esa asociación, Brítez tiene hoy su taller de belleza situado en una zona de gran afluencia comercial y, además, estratégica en donde abundan los salones de belleza, lo que le permite acortar distancia para llegar a más interesados en capacitarse y actualizarse con las últimas tendencias que rigen en este rubro.

“Incluso, estamos más cerca de nuestros alumnos que vienen del interior y que son muchos y de numerosas localidades de todo el país”, agrega la profesional, que además como actividad adicional decidió invertir en una distribuidora de productos orientados al sector.

Y es que la pandemia también le enseñó una importante lección a esta emprendedora y tiene que ver con la diversificación. “Pero lo importante es avanzar cada paso, siguiendo una estrategia y planificación, marcadas por el objetivo y los desafíos de cada negocio. No existe una fórmula mágica porque cada rubro y cada sector es diferente, pero trazarse metas, plantearse objetivos a corto y mediano plazo, ayudan a marcar el camino de un crecimiento sostenido”, concluye la docente.

Clic para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los más leídos

error: Content is protected !!