Conectáte con nosotros

Lifestyle

El trastorno del que poco se habla pero que las mujeres deben conocer

Una de las maneras para evitar la hinchazón es llevar una vida relajada. Foto: Pixabay

Una de las maneras para evitar la hinchazón es llevar una vida relajada. Foto: Pixabay

La mayoría de las mujeres experimentamos hinchazón, irritabilidad y cambios de humor justo antes de nuestros períodos. También hay un poco de fatiga y, si bien la experiencia puede ser diferente individualmente, los síntomas son más o menos comunes. Pero ¿sabías que aproximadamente del 3 al 9 por ciento experimentan cambios premenstruales tan graves que ni siquiera pueden seguir el ritmo de su rutina diaria?

Los expertos dicen que sufren de trastorno disfórico premenstrual (TDPM por sus siglas en inglés), una condición caracterizada por síntomas emocionales y físicos intensos que ocurren de 5 a 11 días antes de los períodos.

El Dr. Carlos Ferreira, gineco-obstetra dice que existe un amplio espectro de 150 tipos diferentes de síntomas que podemos experimentar durante este tiempo.

Si bien se desconoce la causa, se cree que las personas que sufren de TDPM tienen una respuesta exagerada a las fluctuaciones hormonales que normalmente ocurren durante el ciclo menstrual.

“Estas fluctuaciones hormonales provocan una alteración en el nivel de las hormonas, provocando alteraciones del estado de ánimo y cambios físicos. Si los síntomas obstaculizan la vida cotidiana y las relaciones o si los síntomas no desaparecen, consulte a su ginecólogo. Realizarán un examen físico y realizarán ciertas pruebas para descartar otras afecciones”.

El médico sugiere que los cambios en el estilo de vida como el ejercicio regular, el yoga, la meditación y beber mucha agua pueden ayudar.

Foto: Pixabay

Las siguientes recomendaciones generales, según el Dr. Ferreira.

Aumentar la ingesta de ácido fólico, vitamina B6, calcio, zinc y magnesio.

Trate de reducir el consumo de dulces y bocadillos ricos en sodio.

Agregue hinojo y canela a su dieta, ya que reducen la hinchazón y los calambres abdominales.

Tome una cucharada de semillas de lino trituradas todas las mañanas, ya que reduce los síntomas psicológicos como la ansiedad y la depresión.

Mantenga el estrés bajo control haciendo yoga y meditación.

“Trabajar con un terapeuta puede ayudarla a superar los desafíos emocionales que acompañan al TDPM. Un tipo específico de terapia llamada “terapia cognitivo-conductual” puede ser particularmente útil. Este enfoque ayuda a desarrollar nuevos comportamientos y patrones de pensamiento para navegar a través de situaciones difíciles. Los terapeutas también pueden recetar medicamentos para aumentar la serotonina química en el cuerpo”, explica el Dr. Ferreira.

Foto: Pixabay

Clic para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los más leídos