Connect with us

Lifestyle

Cómo salvar la naturaleza a través del voluntariado

Rebeca Irala / Instagram

Rebeca Irala / Instagram

Ser voluntario es un estilo de vida. Cada vez más personas se interesan en los voluntariados de vida silvestre en el país y esto es resultado de una reciente consciencia comunitaria entre los más jóvenes. La conservación de las áreas silvestres es el enfoque de trabajo que está realizando la Organización paraguaya de Conservación y Desarrollo Sustentable (Opades) a través de su programa de apoyo a voluntarios de áreas protegidas (Pavap).

El Nacional conversó con 4 jóvenes que trabajan en tres niveles de la organización, Cristhian Fretes, presidente de Opades; Rebeca Irala, equipo técnico, un voluntariado profesional; y voluntarios de campo: Jazmín Núñez, de Asunción, y Cristian David Torres, de Pilar, departamento de Ñeembucú.

Todos cuentan sus trabajos, sus desafíos y por qué dedican su tiempo y sus conocimientos a las áreas protegidas del país.

Cristhian Fretes es un joven que conoce del voluntariado ya que trabaja a tiempo completo como funcionario del Cuerpo de Paz Paraguay y, a su vez, es presidente y miembro fundador de la organización civil que contribuye al manejo de las áreas silvestres protegidas y que promueve la idea de la conservación de los recursos naturales.

Esta ONG se fundó en 2013 en el seno de la carrera de Ingeniería Ambiental de la Universidad Nacional de Asunción, luego se institucionaliza en el 2015 y a partir de allí colaboraron en varias áreas protegidas, comenta Fretes.

Por su parte, Rebeca Irala dedica un año de su vida para coordinar los programas, sin embargo, el 2020 le planteó lo inesperado ya que el Parque Nacional Ybycuí estuvo cerrado al público en general, por lo que permitió pensar en un plan de Monitoreo de Biodiversidad y Gestión de Residuos y desarrollar una línea de investigación, todo este trabajo responde al Plan de Manejo del Parque Nacional Ybycuí con objetivos hasta el año 2025, según explicó Fretes.

Como equipo Pavap, la última acción fue en el Parque Nacional Ybycuí, el área protegida con mayor cantidad de visitantes al año. El trabajo de los voluntarios se centra en los meses de temporada alta: enero y febrero, cuando el plantel de guardaparques se ve con la mayor necesidad de apoyo que consisten en la recepción de visitantes, educación e interpretación ambiental de los senderos, explicación de lo que contiene la reserva. Son tres días de trabajo de campo para los voluntarios, explicó Irala.

El programa contempla capacitaciones para el desarrollo de habilidades, principalmente en el área de la educación ambiental como base para la interacción entre el voluntariado y visitantes. De igual manera, se realizan entrenamientos sobre residuos sólidos, áreas protegidas, biodiversidad, primeros auxilios, guía turística y otros.

Este año los voluntarios llevaron camisetas identificativas del tropidurus (género de lagartos sudamericanos) que es objeto de conservación del parque, señaló Rebeca.

“Para nosotros es un club, un sentimiento y notamos que la gente espera que el Pavap se haga en la siguiente edición. La presencia de los voluntarios es muy significativa porque está custodiando los recursos naturales”. Cuenta que existe un proceso de selección para los voluntarios, en esta última edición, se presentaron 200 postulaciones a través de redes sociales y tuvo un filtro de elegibilidad con criterios específicos de perfiles anónimos y que se redujeron a 32 voluntarios de todo el país.

Foto: Opades_py

“Miedo al agua”

Christian David Torres, voluntario de la ciudad de Pilar, Ñeembucú.

Estudiante de la carrera de Ingeniería Ambiental. Forma parte de dos organizaciones en el departamento: Unión de Ciudadanos de Ñeembucu (UCÑ) que trabaja en la defensa de los humedales; y Pilar Sustentable, de la cual este año es su presidente.

“Mi experiencia es crear conciencia en el ambiente donde vivo, el departamento de Ñeembucu, que tiene grandes recursos como  aves y humedales que están en peligro. Acá el agua es el enemigo porque son terrenos bajos y muchas personas viven en zonas anegadizas. La gente vive con el miedo al agua. Mi motivación es capacitarme con personas que tienen el mismo interés en los recursos naturales y poder contribuir a proteger nuestro frágil ecosistema”.

Rebeca Irala / Instagram

Volver de Estados Unidos

Jazmín Núñez está cursando sus estudios en Estados Unidos y al comenzar la pandemia, hace un año, tuvo que volver al país. Ella nos dice que se dio cuenta de que no conocía cuáles eran los parques nacionales de Paraguay y cómo podía visitarlos. Así que sintió que debía aprovechar este momento y comenzar una acción.

Ella comenta que su interés comenzó como un asunto personal, aunque ahora está repercutiendo en su entorno porque sus amistades y sus padres tienen intenciones de colaborar y aportar a la protección de las áreas. Y sobre todo disfrutar visitando un parque nacional.

“Y creo que es momento de activismo acá en Paraguay. Conocí el Pavap por medio de las redes sociales y ya tenía experiencia en el mantenimiento de senderos que lo hacía en Estados Unidos y fui al Parque Ybycuí y las actividades van más allá y fue una experiencia muy importante para mí porque conocí la riqueza de nuestro país y poder apreciar me motiva”, enfatiza Jazmín.

Parque Nacional Ybycuí. cfretesojeda / Instagram

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos

error: Content is protected !!