Conectáte con nosotros

Lifestyle

Cómo equilibrar la alimentación después de los excesos de Semana Santa

La alimentación es clave para recuperar la energía después de estar fuera de la rutina. Foto: Internet.

La alimentación es clave para recuperar la energía después de estar fuera de la rutina. Foto: Internet.

No existen dietas de desintoxicación o jugos mágicos que nos saquen de la desesperación de los excesos que tuvimos a fin de año. Los órganos están diseñados para ayudarnos y el proceso de limpieza puede ser más eficiente si aprendemos a comer de una manera más equilibrada. Las dietas restrictivas o líquidas u otras bastante alocadas que tal vez nos saquen del apuro, no nos servirán a largo plazo ni para mantener una alimentación saludable.

Lo importante es volver cuanto antes a la rutina del resto del año y para ello, la Revista Level, reunió estas 10 recomendaciones que te ayudarán a mantener el equilibrio:

Volver a tu rutina: Organizá nuevamente tu semana. Ponernos horarios para nuestras actividades diarias ayuda, y mucho. Ponéte horarios para despertarte, para acostarte y para esa hora de entrenamiento.

Mantenerte activo: Tratá de tener una hora diaria para entrenar, ir al gimnasio, caminar, bailar o realizar la actividad física que disfrutes. Además, el ejercicio ayuda a que el riñón y el hígado tengan un buen funcionamiento.

Elegir alimentos más naturales, como frutas, verduras, carnes magras y legumbres. Reducir los azúcares, grasas saturadas y alimentos muy procesados.

Realizar compras inteligentes, planificando un menú saludable y comprando lo que está en tu lista para no llenarte de tentaciones en la heladera.

No saltear comidas: Lo recomendable es hacer cinco a seis comidas diarias. Tener una a dos colaciones al día nos permite no llegar con hambre a las comidas principales y calmar la ansiedad. Puede ser, por ejemplo, una fruta, frutos secos o un yogur.

Comprar una variedad de vegetales: Tratá de tener siempre verduras en la heladera. Podés tener en tuppers lechugas, tomates, repollo, zanahorias ralladas. También podés tener vegetales hervidos como brócoli, zapallo, coliflor o espárragos.

Restringir el aporte de aceite: Para tus preparaciones podés utilizar rocío, spray vegetal, fuentes antiadherentes o papel aluminio. También es importante eliminar las grasas visibles de la carne o la piel de pollo para ahorrarnos calorías.

Limitar los “gustitos”: Tratemos de reducir la flexibilidad a la hora de ceder a los postrecitos, el alcohol y las comidas chatarras. Es momento de ajustarnos a los buenos hábitos.

Evitar bebidas azucaradas y preferir las frutas enteras antes que jugos.

Después de días de ingerir alimentos altos en carbohidratos es ideal una depuración. Foto: Infobae.

Buena hidratación: Una formula sencilla de conocer cuál es nuestro requerimiento diario es multiplicando el peso x 40 ml. Por ejemplo, una persona de 60 kg debe consumir al menos 2,4 litros diarios. Lo mínimo recomendado es 30 ml por kg de peso y los requerimientos sobre todo en deportistas puede llegar a 70 ml por kg de peso.

Resultados duraderos solo serán obtenidos si aprendemos a comer. Los puntos fundamentales para la desintoxicación del cuerpo son mantenernos activos y comer saludable. Tener una agenda organizada nos ayudaría a lograr lo que queremos, sin hacer daño a nuestro organismo y sin gastar mucho en propuestas que no sean sustentables y que no pueden perdurar en el tiempo.

Clic para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los más leídos