Para Matías Irala las tendencias en la moda están extintas. Él imprime ese pensamiento y su impronta artística en estilismos que llaman la atención de marcas locales y extranjeras.
Conectáte con nosotros

Lifestyle

Matías Irala: “Las tendencias en la moda están extintas”

Matías Irala. Foto: Daiana Aquije

Matías Irala. Foto: Daiana Aquije

POR Natalia Santos
Periodista

Para Matías Irala las tendencias en la moda están extintas. Él imprime ese pensamiento y una impronta artística en sus estilismos. Su mirada llama la atención de marcas locales y extranjeras, con las que ya hecho colaboraciones. Actualmente, escribe para la revista Marie Claire y se proyecta hacia otros espacios.

Contracultura -arte – diversidad, ¿qué de eso se puede ver en las propuestas de moda actuales?

-Hoy, de acuerdo a los cambios de paradigmas que estamos viviendo, las marcas de moda anexan dentro de su narrativa cuestiones contraculturales, diversidad –especialmente en materia corporal- y más posicionamiento sobre colectivos raciales y minoritarios.

-¿De qué forma?

-Un ejemplo, la última propuesta de la marca Valentino que generó un debate interesante en redes sociales por utilizar a un hombre desnudo –de apariencia andrógina- para su campaña de bolsos. Erosionó más en los medios de comunicación la censura que se dio por parte de los internautas. Pero la imagen expone una mirada interesante de cómo se difuminan las líneas, cada vez menos rígidas, del género.

-¿Estos cambios son verdaderos o hay mucho de marketing?

-De igual forma siempre pienso que para analizar las propuestas visuales de moda hay que inclinarse por la dialéctica. Porque -finalmente- lo que caracteriza a su naturaleza es la capacidad de agenciar a veces ciertas luchas, o posicionamientos ideológicos dentro del mercado. De ahí, la necesidad -como consumidores- de indagar lo que nos venden, examinar  si el discurso del medio o la marca es real y no cae meramente en lo tendencioso.

MODA EN TIEMPOS DE EXTICIÓN
–  ¿La ropa, es resultado de tendencias o es identidad?

-Anteriormente, estábamos acostumbrados al carácter impositivo de la moda. Derivaba de la formulación de tendencias fragmentadas en temporadas estacionales, reguladas a su vez por la cultura de masas. Hoy, me atrevería a ser más fatalista y decir que la tendencia –como la asociábamos anteriormente- está extinta.

-¿Por qué esa afirmación?

-Porque la moda perdió el control que la caracterizaba, frente al auge de las redes sociales. Ahí es donde se gestan las tendencias de una manera más álgida y efímera. Por ende, la moda ya no se impone de manera verticalista.

¿Entonces hoy ese papel “regulador” lo juegan las redes?

-Las redes nos obligan a estar subrayando nuestra individualidad todo el tiempo. Desde mi punto de vista, Instagram exige estar disciplinando nuestras ideas y estética para diferenciarnos del resto y exponerlo constantemente.

Hablar de la identidad e individualidad estética en la era digital y la moda, es algo complicado, ya que se gesta desde la aprobación de quién observa.

CAMINO PROPIO
– En todas las áreas creativas se habla mucho de cambios de paradigmas y elegir caminos, ¿cómo encontraste el tuyo?

-Creo que fueron las sumas de muchas cosas. Siempre me sentí muy inclinado por todo lo relacionado a lo visual. Crecí rodeado de gente melómana, por ende, siempre estuve permeado de materiales gráficos y artísticos. Era cuestión de tiempo que eso erosionará en algo más.

Estando en la facultad estudiando comunicación, apuntalé la idea que quería dedicarme al rubro de la moda. Así que fui pavimentando ese camino.

¿Empezaste trabajando en moda cuando vivías en Bs As?

-Residiendo en Buenos Aires fue donde más consolidé la idea de trabajar en moda. Tuve mis primeros contactos con el rubro de producción. Trabajé con Tere del Valle para Revista Nación Moda y Revista Susana Giménez. Hice asistencia de vestuario en Canal 13 de Argentina para una novela donde actuaba Araceli González y Luciano Castro. Además de trabajar en varios rodajes publicitarios de Argentina.

Argentina fue una buena escuela, ya que tiene un mercado más globalizado y con propuestas de marcas variadas.

-Estuviste en experiencias en Brasil… 

-Fui varias veces a Brasil a conocer su mercado. Me parece que el mercado de la moda brasilera goza de un ADN propio. También se beneficia de inversores externos, para destacar a los nuevos talentos que van emergiendo.

-¿Cuáles son sus particularidades?

-Estando en Minas Gerais y en Sao Paulo, descubrí que los diseñadores exploran una identidad que se beneficia de su fauna local, sin estar sujetos a las demandas de la influencia internacional.

Con esos ingredientes es fácil entender el porqué existe un interés hacia lo que se produce en materia de diseño y estética en Brasil. Además, de que están muy involucrados en todo lo que tiene que ver con moda sostenible.

PORTADA DE DISCO
– ¿A  que apostás cuándo te planteas un estilismo, ya sea para imágenes de moda o colaboraciones con artistas?

-Siempre asumo que el rol del creativo deriva del consumo cultural y de las experiencias tanto empíricas como teóricas, que uno pueda inyectar al trabajo que realiza.

Recientemente trabajamos para la portada de una banda. Desarrollé la idea enmarcado en un concepto que se desprendía de cuestiones iconográficas y referencias a obras de arte contemporáneo.

-¿Cuál es el proceso?

-Una vez concretada la idea, se traslada al equipo de personas con quienes trabajo. Se plantea el vestuario, el arte y el concepto fotográfico para llegar al resultado final. Siempre (se hace) bajo un revisionismo que se ajuste a la narrativa del cliente –en este caso la banda-.

-¿Qué te emociona de hacer esto para el mundo de la música?

-Lo interesante de esta experiencia, fue el poder hacer una comunión entre moda y fotografía conceptual para trasladarlo a la portada del grupo.

Soy un poco nostálgico. Crecí rodeado de vinilos y discos, así que siento que en los años 70’s y 80’s, el artwork adquiría un papel trascendental para ejemplificar el concepto musical y generar una expectativa sobre las propuestas de lanzamiento de las bandas o solistas.

Definitivamente, esa hibridación entre moda, arte y fotografía conceptual para discos, es un espacio que me encantaría seguir explorando ya que permite más licencias creativas.

FOR EXPORT
– Tus trabajos se vieron en medios internacionales y ya colaboraste con marcas de afuera, ¿qué buscan cuando te confían su imagen?

-Lograr una imagen atractiva con cierta infusión artística. Una simbiosis entre lo que busca el cliente y el agregado creativo que podemos otorgar a lo que sea que quiera impulsar.  Como alguien que también trabaja en comunicación, creo que la imagen hoy en día adquiere un factor fundamental para resumir o articular lo que se quiera exponer dentro de lo digital. De ahí la importancia de trabajar la visual bajo un pienso y una impronta propia.

–  ¿Entonces Matías Irala una proyección más global?

-Totalmente. Me encantaría seguir descentralizando mis trabajos a un nivel más global. Como creativo, siempre pienso que está bueno ir conociendo otras personas, miradas y otras formas de reflexionar. Creo que las asociaciones, tanto locales como en el extranjero, siempre son beneficiosas y permiten ampliar el lenguaje del trabajo creativo.

 

INNOVACIÓN EN LA ERA DIGITAL
– En cuanto a lo que se hace en Paraguay, ¿a dónde apuntar?

-Se puede aprovechar la expansión que permite Internet, para exponer el trabajo que se hace localmente. Pienso en Paraguay como un terreno que debe abrirse a exportar lo que se hace acá en materia creativa, aprovechando las facilidades que permite hoy la era digital.

– ¿Dónde se encuentra la innovación en materia de moda en Paraguay, en tu opinión?

-Desde mi opinión, se encuentra en las periferias, en gente que busca combinar el patrimonio textil con otras formas de diseño que se alejen de lo convencional y bajo un ritmo más pausado. Marcas como Ancestral de Camila Orúe, que exploran el diseño artesanal desde una mirada social o como Deiv Bassen, de Sandra González que analiza lo sartorial desde la teoría, el género y el textil local.

Otras marcas como que me parecen son la prueba de innovación de que se puede exportar lo que se hace acá son Zaldivar París y Rue Mariscal, por su visión de mercado a escala global y compromiso sostenible.

FICHA PERSONAL

Matías Irala

Periodista,

Productor creativo y

Fashion Stylist.

1 Comment

1 Comentario

  1. Marcos Rojas

    18 de abril de 2021 at 22:02

    Pero este personaje tan detestable no dijo nada.

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los más leídos