Desde su marca Serafina, Letizia Rasmussen crea vestuarios y para Sera.finds, recolecta tesoros vintage. ¿La premisa? Reutilizar, para crear conciencia.
Conectáte con nosotros

Lifestyle

Serafina: Ropa vintage con diversidad

"La primera Ola " Colección Otoño 2021.Vestidito de seda fría rosa con rayitas crema y un cuello desmontable con bordes de encaje vintage de los años 20. Foto: Negib Giha.

"La primera Ola " Colección Otoño 2021.Vestidito de seda fría rosa con rayitas crema y un cuello desmontable con bordes de encaje vintage de los años 20. Foto: Negib Giha.

Desde su marca Serafina, Letizia Rasmussen crea vestuarios y para Sera.finds, recolecta tesoros vintage. ¿La premisa? Reutilizar, para crear conciencia.

"La diversidad es mi motor", dice Letizia Rasmussen. Foto: Gentileza.

“La diversidad es mi motor”, dice Letizia Rasmussen. Foto: Gentileza.

-¿Cómo se define Letizia Rasmussen?

-Podemos resumir que me dedico al diseño y a la realización de vestuario. En realidad, el diseño de vestuario se diferencia del diseño de moda en algunos aspectos. En la actualidad, se consideran como dos profesiones u oficios distintos, pero yo personalmente creo que ambos van de la mano.

– ¿Qué es Serafina, entonces?

-Serafina es una casa de diseño de vestuario y costura. Cuando hacés un vestido de alta costura a medida, estas diseñando el vestuario en base a la personalidad a la forma física y al contexto en el que va a ser usada la prenda. Obviamente, cada diseñador tiene su propio estilo y capacidad para asesorar a la persona que recurre a él.

Las tableadas son para todxs, dice Leti. Foto: Gentileza de Serafina.

Las tableadas son para todxs, dice Leti. Foto: Gentileza de Serafina.

 –Tus creaciones tienen desde vestidos llenos de nostalgia y sets juguetones hasta faldas masculinas. ¿Qué querés comunicar a través de la indumentaria?

-La diversidad es mi motor, así como el de Serafina. Por ejemplo, la idea con las polleras tableadas es darle la oportunidad a cualquiera que tenga ganas y las quiera usar, sin prejuicios. Si un hombre tiene ganas de usar pollera no significa que eso indique su preferencia sexual, que después de todo, ¿a quién le importa?  Bueno, a muchos, pero a nosotros ¡no!

Filosofía vintage

– ¿Cuándo empezaste a interesarte en el vintage y a seleccionar cosas de segunda mano?

– En mi caso desde que tengo memoria tengo fascinación por lo antiguo. De pequeña me encantaba hurgar en el ropero de mi abuela Irma que cosía, y que es la persona con la que mejor relación creo que tuve en toda mi vida. Así que desde esos años vengo coleccionando y guardando prendas y tejidos que se dejaron de usar o nunca se usaron, pero ya están “obsoletos”.

– ¿Qué te guía en esa búsqueda?

-Siempre me gustó reutilizar ropas y tejidos. Cuando volví de Nueva York, en el 2007, hice un par de cosas para vender de restos de prendas de años anteriores de una marca conocida que remataba todo. Lo transformé un poco y fue hermosa la experiencia. Para mi uso personal lo seguí haciendo, pero no había todavía mercado como para dedicarse a eso totalmente.

– ¿Eso cambió?

-Hoy día, por suerte, ya empieza a ser más común el uso de ropa de segunda mano y los tesoros vintage son más valorados. A mi parecer todavía falta mucho, porque realmente son prendas únicas y yo le doy mucha importancia a la identidad de cada prenda. Sumado a que también es una manera de reciclar y cuidar el planeta, la tierra. Así es como se me presenta el momento ideal y surge Sera.finds.

Nuevos comienzos

– ¿Es esa conciencia la que te impulsa?

– Es muy importante notar el surgimiento de una comunidad hermosa de gente que se empezó a interesar en este tema, entre otras cosas, desde un lugar de conciencia ecológica, de frenar el consumo masivo. Eso me llena el alma. Encontrar gente que comparte esa pasión, que así podamos llegar a más gente y con eso lograr cierto nivel de conciencia en más personas. Aunque sea de poco, es muy gratificante generar un poco de ingresos, pero a la vez generar valores positivos.

– ¿Qué es lo mejor del vintage y todo el concepto que le acompaña?

 – Comprar de segunda mano tiene muchos beneficios. Al recircular las prendas, les damos muchos nuevos comienzos a ellas y a las personas que las adquieren, sin necesidad de gastar mucho dinero. A la vez, bajamos el consumo y por ende la producción indiscriminada latente en nuestro sistema capitalista extractivista.

Camisa y pantalón vintage tejido suave de vestir cintura alta. Foto: Negib Giha para Sera.finds

Camisa y pantalón vintage de vestir cintura alta. Foto: Negib Giha para Sera.finds

Tesoros cotidianos

– ¿Cómo adaptarlo a nuestro cotidiano?

-Pueden utilizarse siempre para darle un toque único a tu look, en el día a día y también en eventos especiales.

 – ¿Cuáles serían unas claves de estilo y sustentabilidad que podríamos tener en cuenta a la hora de comprar o intercambiar cosas de segunda mano?

-Las prendas y accesorios vintage, que son tesoritos, pero los adquirís a un precio no tan alto. Un mini consejo sería; si vas a comprar cosas básicas de segunda mano siempre deben estar en buen estado. En cambio, cuando son prendas, carteras, aros más especiales y únicos pueden tener ciertos rasgos de ajado, y se pueden arreglar o utilizar así mismo.

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos

error: Content is protected !!