Conectáte con nosotros

Lifestyle

Cateura Accesorios: Joyas hechas por mujeres de fuego

Cateura Accesorios vuelve a deslumbrar. La colección Fuego emana pasión y fuerza. Alta joyería que se crea a partir de lo que se recicla y que brilla intensamente con todo el poder femenino.

Rojo, amarillo, cuero, cobre, latón, en Fuego, la colección de Cateura Accesorios. Foto: Ana Calvo.

Rojo, amarillo, cuero, cobre, latón, en Fuego, la colección de Cateura Accesorios. Foto: Ana Calvo.

POR Natalia Santos
Periodista

Con cuero, latón, pedrería y cobre, Cateura Accesorios vuelve a deslumbrar. La colección Fuego emana pasión y fuerza. Alta joyería que se crea a partir de lo que se recicla y que brilla intensamente con todo el poder femenino.

Cateura Accesorios se presenta con su tercera colección los días 16 y 17 de Julio de 11:00 a 19:00 en el hall central del primer nivel del paseo La Galería.

Las mujeres de Cateura, creadoras de joyas de alta calidad, en pleno trabajo. Foto: Ana Calvo (Cateura).

Las mujeres de Cateura, creadoras de joyas de alta calidad, en pleno trabajo. Foto: Ana Calvo (Cateura).

Fuego es el nombre elegido para impregnar de significado a estas más de cien piezas que vibran en marrón, rojo y amarillo. Únicas, exclusivas, verdaderas obras de arte contemporáneo, estas joyas hablan de transformación. Así lo señala el catálogo.

“Las mujeres del Bañado Sur conocen muy bien las dos caras del fuego. El mismo elemento que las ayudó a llevar adelante las ollas populares con las que alimentaron a sus familias durante toda la Pandemia es también el elemento que se extendió por el vertedero Cateura destruyendo todo a su paso y dejando por semanas su comunidad envuelta en humo. Sin embargo, ellas prefieren a través de esta colección trasmitir el calor abrazador y purificador del fuego y entregarlo en cada pieza”, señalan desde la marca.

Génesis Benítez, Librada Leguizamón, Nimia Portillo, Alicia Penayo, Stella Lugo, Sabina Cañete, Tomasa Bogarín, Sara Gaona y Cynthia Oviedo son los nombres de esas manos hábiles, voluntades fuertes y miradas sensibles que están detrás de Fuego.

 

Terminaciones perfectas

Abel Morel, diseñador experto en Joyería de Alta Costura, las acompaña desde hace año y medio transmitiendo técnicas, potenciando sus habilidades y tomando sus experiencias e imaginación para la creación en conjunto.

– A nivel diseño, ¿cómo evoluciona Cateura Accesorios?

– La idea fue siempre crear impacto y que quede ya como marca registrada, la finura de las terminaciones. Estoy súper feliz por la aceptación de la gente que recibe la marca y por la calidad del trabajo alcanzada.

– ¿De qué manera se da la parte creativa?

-Este es un trabajo en conjunto. Siempre buscamos que las mujeres sean parte de todo el proceso. Ellas me acompañan para toda la parte de la creación. Todo lo planeamos juntos. Yo les preparo los bocetos y vemos qué podemos crear. Desde sacar cobre punto por punto, ellas son parte de todo el proceso.

-¿Cómo se dio el proceso para encontrar la identidad de Cateura?

-No niego que al principio me asusté un poco, me quedé en blanco, pero después les conocí a las mujeres y empezó el proceso. Fueron meses de prueba y error. Nos costó un poco encontrar una base, hasta que llegamos al cobre.

– ¿Ese material está presente también es la nueva colección?

-Sí. Fuego es la colección. Las mujeres le pusieron así, ellas eligieron el nombre. El sello, que nos costó muchísimo sacar en la primera colección, fue el cobre que va a ser el centro de todas las piezas. En base a eso, queremos ir jugando con diversos materiales que podamos reciclar en Cateura. Esta vez nos centramos en el cuero, que nunca falta en las colecciones otoño-invierno.

– ¿Qué significa esta colaboración para vos?

-Ellas son mujeres súper guapas que desde el día uno, me cautivaron. Empezaron 15 y ahora son 9. Yo soy diseñador de accesorios. Trabajo mucho con tocados y collares para alta moda. Pero no es lo mismo ir a buscar todo a una tienda para crear, que utilizar materiales reciclado. Para mí fue un desafío muy grande, pero durante el tiempo que trabaja ahí Mil solidarios, fueron capacitándolas en varias técnicas manuales

– ¿Tomaste lo que ya habían aprendido y lo llevaste a la joyería?

-Les fui conociendo y pude ver que ya hacían macramé, ñanduti, había una que trabajaba con nudos. En el taller -desde un principio- les dije, que no iba a limitar a nadie, que íbamos a ir jugando con la creatividad de cada una para tratar de complementarnos. Todo eso fuimos plasmando en lo que son los diseños creados a partir de la materia prima que sacamos de Cateura.

-Las piezas son de alta calidad, ¿cuáles podrían ser los escenarios posibles para estas creaciones?

-Realmente las piezas son únicas y pueden llegar hasta donde la maravillosa imaginación de las mujeres de Cateura las lleve. Siempre les recalco que la calidad va a ser nuestro sello, el sello de ellas como Cateura y como marca. La terminación es perfecta. La finalización y el trabajado es impresionante, es de Alta Moda.

– ¿Qué es lo más destacable?

-Las joyas son hermosas verdaderamente, pero el proceso, las historia que contienen, el ir a reciclar. El proceso de limpiar, sanitizar todo y luego ir creando es súper lindo.

– ¿Cómo describirías Cateura como marca?

– Para mí más que una marca es un grupo de mujeres empoderadas. Vengo trabajando en alta costura y accesorios desde hace 10 años y me quedé sumamente sorprendido por la capacidad que tienen. Es maravilloso lo creativas que llegan a ser cuando se les da la oportunidad y se les abre las puertas. Al principio no sabía cuál iba a ser el resultado, pero aquí ya estamos hace un año y medio. Llegué a conocer más lo que es la zona, la comunidad y el vertedero que es el entorno de ellas. Hay muy buena gente que solo necesita oportunidades.

La fuerza

Las mujeres siguen trabajando en su taller, espacio de contención y creatividad, de la mano del proyecto: “Fortalecimiento del acceso de las mujeres a los recursos económicos y a la participación ciudadana en el Bañado Sur – Asunción”, desarrollado por la Asociación Mil Solidarios y la ONG Mujeres en Zona de Conflicto de España y financiado por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo  AECID.

Soraya Bello, directora ejecutiva, comparte la manera en que este trabajo va cambiando realidades.  La forma en que lo que se considera “basura” va tomando forma hasta llegar a la belleza, permite que las mujeres bañadenses no solo tengan un ingreso, sino además mejoren la percepción sobre sus posibilidades reales y lo que les rodea.

“Sabíamos que la mujer bañadense era o recicladora en Cateura, o empleada doméstica en el centro de Asunción, o vendedora ambulante, pero de ahí no salía. Por eso decidimos avanzar con las capacitaciones más técnicas. A lo largo de los años fuimos desarrollando panadería, confitería, costura, manicura, pedicuro, todos estos cursos que están disponibles al estar en alianza con Sinafocal, con el SNPP y demás”, comenta.

La belleza
– ¿Cómo se opta por moda?

-En el año 2017, se acercan dos diseñadoras, Adri Ortiz y Florencia Soerensen, porque sabían que las mujeres hacían reciclados y de los reciclados hacían cosas. La intención era hacer unas flores para aplicarlas a un vestido de una colección de Florencia, que debían ser de plástico reciclado.

Se hizo un taller. Ellas reciclaron, limpiaron, cortaron y elaboraron flores a partir de botellas. Desde ese momento quedó la idea de que de los reciclados se podía hacer algo más, algo que generara belleza si era bien aplicado.

-Pero todavía se tuvo que hacer un camino…

-Sí, en el 2018, caen estudiantes de una universidad de España para apoyarnos en emprendedurismo. Les contamos que teníamos la idea de elaborar algún negocio que fuera rentable para ellas a partir de elementos reciclados, sin tener muy definido qué y ellos empiezan a elaborar un plan de negocios en base a los materiales reciclados.

– ¿Cómo se llegó a la joyería?

-Recurrimos nuevamente a estas diseñadoras para consultar si era posible elaborar joyería del Alta Costura, porque, aunque ya las mujeres del taller elaboraban bijoutería no tenían la fineza ni delicadeza necesaria para que fuera un producto realmente cotizable. Entonces se hace el plan de negocios y nace Cateura.

Las joyas de Cateura

Soraya comenta que con las ganas y el plan de negocios estructurado pronto se vio la necesidad de hacer una capacitación intensa en la elaboración de estos productos. Sabían que necesitaban recursos tanto para contratar un diseñador que pudiera dejar su trabajo creativo para venir a dedicarse a capacitar a las mujeres, como para adquirir herramientas e insumos para higienizar todo.

Como solución incluyeron este trabajo dentro de un proyecto mayor que tenían en puerta con AECID, que tenía relación con el acceso de las mujeres a recursos económicos y participación ciudadana, por lo que contemplaba asistencia psicológica y atención social.

Amigarse con el material, ver qué era lo que encontraban las mujeres en el vertedero, era parte del trabajo de quien decidiera aceptar el desafío. Desafío que tuvo su primer obstáculo con el inicio de la pandemia y las consecuencias en la comunidad bañadense. Sin embargo, la incorporación de Abel y su intuición sobre los caminos a tomar en la creación desembocaron en la primera colección: Génesis.

-Desde que se inició el proceso, ¿qué fue lo más sorprendente, Soraya?

-La aceptación que tuvo, la repercusión que se consiguió y la admiración de la gente. Se ferió tres días en La Galería que cedió gratuitamente el espacio. La recepción fu muy exitosa. Hubo gente que compró y que luego etiqueta en las redes sociales, las fotos que se toman en el extranjero luciendo las joyas. Ellas pudieron cobrar su dinero y no solo tuvieron un ingreso, sino cambiaron la percepción que tienen de su entorno. Crecieron en el bañado, viendo una montaña de basura que afecta toda su vida.

– ¿Ahora le dan otro valor a las cosas que salen del reciclado?

-Hacen joyas de Alta Costura de un cable pelado, literalmente. Si bien aún no tenemos para un ingreso mensual, porque tienen un buen ingreso cada vez que tienen una colección.

– ¿Cómo sigue esto?

-Este primer año y medio fue de capacitación y ya se pudo sacar colecciones. Ahora vamos a apuntar nuevamente a buscar financiación de AECID para una segunda fase para poner mayor énfasis en las ventas. Ahora hacer hincapié en una producción más lineal para tener stock en un punto de venta y que eso les permita un ingreso mensual. Estamos tejiendo siempre las alternativas para que ellas puedan tener el espacio creativo.

-Ellas todavía constituyen un número pequeño, pero al ser mujeres el efecto benéfico se debe ir amplificando en la comunidad, supongo.

-Así mismo. Ellas son cabeza de familia, mantienen el hogar y colaboran. Alicia nos dijo que es el único ingreso que tiene es este, porque ellas llevan adelantos esperanzadas en que sus piezas van alcanzar los objetivos de venta. Nos vemos en una responsabilidad muy grande de que esto funcione. Mostramos lo mejor que tiene el bañado, no salimos a dar lástima, sino a reivindicar la dignidad del poblador bañadense. Una cosa es cuando no tiene las oportunidades, pero cuando las tiene te transforma basura en joyas.

El equipo de la Asociación Mil Solidarios que está involucrado en el proyecto se completa con Guillerma Lara (Administradora), Raúl Torres (Marketing y Comercialización) y Ana Calvo (Diseñadora Gráfica y Fotógrafa).

 

Leer también: https://www.elnacional.com.py/lifestyle/2021/02/08/exclusiva-joyeria-de-cateura-accesorios/

 

Clic para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los más leídos