Conectáte con nosotros

Lifestyle

Toni Gie: Filigrana arquitectónica de Antonella Scavone

“W𝚎 𝚊𝚛𝚎 𝚒𝚗 𝙱𝚛𝚒𝚝𝚒𝚜𝚑 𝚅𝚘𝚐𝚞𝚎!”, festeja Toni Gie su presencia en una de las publicaciones más emblemáticas del mundo. Habla Antonella Scavone, su creadora.

Antonella Scavone muestra sus diseños para Toni Gie. Foto: Gentileza.

Antonella Scavone muestra sus diseños para Toni Gie. Foto: Gentileza.

POR Natalia Santos
Periodista

“W𝚎 𝚊𝚛𝚎 𝚒𝚗 𝙱𝚛𝚒𝚝𝚒𝚜𝚑 𝚅𝚘𝚐𝚞𝚎!” Con esa frase festeja Toni Gie su presencia en una de las publicaciones más emblemáticas del mundo. Antonella Scavone, su creadora, habla de la marca que da una vuelta a la filigrana tradicional de Luque y la vuelve tendencia.

Antonella Scavone, creadora de Toni Gie. Foto: Gentileza.

Antonella Scavone, creadora de Toni Gie. Foto: Gentileza.

“Ellos nos contactaron para ofrecernos una participación en esta campaña publicitaria de tres meses en las que ellos recomiendan diseñadores de joyas. Les gustó nuestro trabajo y nuestro look book, seguramente. No tengo idea de cómo llegaron a nosotros. Pasa así seguramente cuando hacés bien las cosas”, comenta Antonella Scavone sobre la presencia de Toni Gie en las ediciones de julio y agosto de la versión británica de quienes muchos consideran la “biblia” de la moda.

Antonella terminó el colegio. Hizo el ingreso a Arquitectura de la Universidad Nacional, donde cursó el primer semestre. Antes de rendir aplicó a la Accademia di architettura – Università della Svizzera italiana, una universidad en la Suiza italiana, donde estudió en total 4 años y medio. Pero no se quedó quieta. Hizo dos años en Suiza, una pasantía de un año en Nueva York, un semestre en Suiza y un semestre en Australia. Después volvió a Mendrisio (que así se llama el pueblo de su universidad) para continuar y se recibió en 2019 con un máster en Arquitectura. En medio de todo esto nace Toni Gie.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de toni • gie (@toni.gie)

– ¿Qué significa aparecer en Vogue para Toni Gie?

-Nos están abriendo una puerta que permite que lo que hace Tonie Gie –como marca de diseño emergente- sea visto por un público internacional, por varias compañías importantes y por otras publicaciones.

– ¿Cómo te interesaste en la filigrana?

– Cuando estuve en Nueva York, tuve la suerte de poder venir cada 6 meses al país. Como todo paraguayo cuando viaja y lleva artesanías para regalar. Nos habíamos ido con mi mamá a Luque a mirar las joyas que había. Siempre nos había gustado todo lo que es artesanal, sobre todo la filigrana. Entonces empecé a llevar cosas y les regalaba a las personas que me ayudaban o gente importante en mi camino.

-El paso de un gusto personal a algo más, ¿cuándo se dio?

– Poco a poco me empecé a interesar más en la filigrana. En las vacaciones de invierno de 2016 empecé a averiguar con los artesanos, cómo hacían, para quién… en ese entonces, el uso de la filigrana estaba prácticamente reservado a eventos importantes como casamientos, debut… y no era muy apreciado.  Me entero que los maestros filigraneros, eran todos señores de edad avanzada, no había jóvenes, porque no resultaba rentable y estudiaban algo más científico o con mayor salida laboral. Entonces no seguía la tradición.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de toni • gie (@toni.gie)

– ¿Cuál es el origen de la marca?

-Vi que, como arquitecta, experta en diseño, podía darle ese plus a un trabajo artesanal milenario. Así empecé una línea que llamé Orígenes que son unas pulseras de cuero. El concepto es elegir un dije que represente a la cultura paraguaya, o quien sos, o lo que te gusta, o las ciudades que vas visitando. Lleva ese nombre porque son los orígenes de mi marca y al mismo tiempo está relacionado con los orígenes paraguayos.  Hice un curso en Nueva York de cómo trabajar el cuero, un curso de orfebrería para entender mínimamente cómo se trabaja y al inicio fue un hobby. Yo compraba cosas. Hacía yo misma las pulseras, trabajaba con unos cuantos artesanos y con el tiempo estuve ya diseñando mis primeras piezas.

– ¿Cómo fueron esos primeros diseños?

-Tenían que ver con lo que quería usar yo. Entonces mandaba a hacer y usaba primero yo. Las hice justo antes de irme a Australia y las llevé conmigo. Seguí soñando con eso y con lo que podía hacer, entonces seguí diseñando. Empecé a ver que quería llevar lo que estaba diseñando a Suiza y vender a mis compañeras y amigas. Ahí me di cuenta que el diseño tradicional tenía que tomar otras características. Acá es todo muy grande, muy floral, el gusto de Europa va más hacia todo lo que es más minimalista. Dentro de mi mirada arquitectónica también estaba yendo más hacia la cosa más abstracta. Mi gusto cambió y quería hacer cosas más geométricas. Empecé a experimentar en la Arquitectura a través de esta práctica de la joyería.

– Pero siempre está detrás la tradición

-Sí, porque todo esto nace porque quiero darle una nueva vida a esta tradición milenaria. Todo lo que se encuentra en Paraguay de filigrana es más o menos similar. Tiene formas que yo le llamo vernaculares, más orgánicas, más florales. Yo lo que quería hacer era crear una fusión entre el conocimiento con raíces milenarias que trae el artesano en sí, que aprendió y practicó esto por años, con el mío. La idea es respetar ambos conocimientos para crear un producto nuevo, que tenga el poder de generar una nueva vida a la misma artesanía.  Diversificar el producto para generar más demanda y así posibilitar una mejora en la calidad de vida del artesano.

– Lo artesanal es sumamente apreciado en el mundo, pero aquí todavía hay un camino…

-Cuando estuve en Suiza y pude ver que los productos que se generaban allí tenían un valor por la mano de obra especializada. Me di cuenta entonces que lo que pasa en Paraguay no es normal, aquí no se valora todo ese conocimiento. Un maestro filigranero debe tener una mejor calidad de vida, solo por el hecho de mantener esto que es patrimonio cultural.

– ¿Qué hace única a la filigrana paraguaya?

– La filigrana como técnica nace probablemente en Macedonia en el 3000 A.C. es una técnica que pasó por todas las culturas, por los romanos, los etruscos… Mi creencia, deduzco –porque en realidad no sé, debido a que no hay mucha documentación sobre esto- es que la filigrana llegó a Paraguay a través de los portugueses.  En Portugal hay una tradición bastante grande (hay un museo) y siguen trabajando como artesanía. La filigrana se trabaja en una ciudad en Brasil, una en Colombia y una en México. Lo interesante de la filigrana paraguaya es que se desarrollaron técnicas para representar lo que es nuestra cultura. Es una técnica súper ancestral que viene de los inicios de la humanidad y llega Paraguay y se empieza a representar la cultura propia como un tereré o un ñanduti.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de toni • gie (@toni.gie)

-¿Cuál es la esencia de trabajo de Toni Gie?

-Es el rescate cultural, el incentivar la innovación. Por otro lado, es explorar la arquitectura a través de la joyería, de la filigrana. Me gusta pensar que lo que creo son piezas de arquitectura en miniatura, porque son pequeños espacios, pequeñas formas que van interactuando también con el ser humano, pero en una escala muy pequeña.

– ¿Cómo dejó de ser hobby?

-Fue creciendo orgánicamente. No hubo un gran salto. Empecé a crear más cosas, a vender tipo como gitana, llevaba mi bolsoncito y mostraba mis joyas. Creamos la empresa y a establecer mejor lo que es Toni Gie. También aplicamos a Artistar Jewels, un concurso, una exhibición de joyería contemporánea en Milán. Las primeras piezas que diseñé, las hice parte de una colección y las llevé en febrero de 2019, al Palacio Bovara.

– Ese fue el primer paso internacional…

– Era una locura. Había piezas que tenían no sé cuántas piedras preciosas, o técnicas que exploraban las reacciones químicas de los metales, coretes de cristales para que reflejen de cierta forma. Fue una representación de Paraguay y apreciaron mucho justamente eso de reinterpretar una tradición.  Por haber participados estuvimos publicados en el catálogo de ese año. Salimos también en Accessory Vogue Vanity Fair.

– Pero tus ventas, aunque a pequeña escala siempre se dieron afuera, ¿no?

-Sí, Toni Gie siempre estuvo con un pie en Paraguay y un pie afuera. Siempre el objetivo fue dar a conocer lo que es la excelencia de los artesanos y de la cultura paraguaya que tanto se desconoce. En febrero de 2020 hicimos un desfile con la colección prêt-à-porter de Carlos Burró. Empezamos a vender en Della Poletti. Ibamos a hacer el lanzamiento en marzo de 2020, tengo todavía las invitaciones impresas, pero justo era esa semana que se decretó y nos quedamos en la nada como mucha otra gente.

-¿Qué pasó durante la pandemia?

Aproveché la cuarentena para montar mejor la página web, el e-commerce. Los artesanos se ponían en contacto para saber si no teníamos trabajos para pedir, porque por las circunstancias lógicamente les costaba tener ingresos. Entonces buscamos seguir apoyando a los artesanos durante este tiempo, les dábamos los nuevos diseños para que vayan elaborando…

-¿Cómo se percibe a Toni Gie?

-Tiene muy buena recepción. Se aprecia mucho. No solo por la calidad del producto (trabajamos con la mejor calidad de plata 925, 950) y del diseño que es el valor agregado que le suma, por todo el background arquitectónico que tiene.

– ¿Toni Gie es filigrana para jóvenes?

-Nuestro target principal es la mujer independiente, tal vez en los finales de sus 20 e inicios de sus 40, que ya se para segura y que quiere apostar por su cultura. Le gusta ser diferente. Más que eso buscamos que no tenga un límite de tiempo, que sea bastante minimalista y se pueda usar en cualquier momento. Es una joya como cualquier otra de las que se usan a diario, pero tiene mayor valor. Son trabajos de enorme precisión y belleza la que hacen los artesanos, que sin embargo guardan esa magia del hecho a mano que las hacen piezas únicas.

– ¿Cómo ves a Toni Gie en los próximos años?

-Abriéndose camino en las principales ciudades de Europa. Me gustaría ver eso.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de toni • gie (@toni.gie)

Clic para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los más leídos