Conectáte con nosotros

Lifestyle

“Las necesidades de la maternidad hace 10 años eran diferentes”

Una almohada para el descanso de la embarazada fue el primer pedido que entregaron Natalia Chaparro Fox y Leandro Rodríguez Lazzini. Eso marcó el inicio de Nidito y de sueños cosidos con mucho amor.

Natalia Chaparro Fox. Foto Gentileza.

Natalia Chaparro Fox. Foto Gentileza.

POR Natalia Santos
Periodista

Una almohada para el descanso de la embarazada fue el primer pedido que entregaron Natalia Chaparro Fox y Leandro Rodríguez Lazzini. Eso marcó el inicio de Nidito y de sueños cosidos con mucho amor.

“Nidito nació hace diez años, con nuestro nacimiento como padres. Siempre teníamos que cubrir necesidades básicas para el bebé. En cuanto a la ropita se debía tener en cuenta: que la ropa sea de algodón, de calidad, que le va dejando muy pronto y que hay que reponer”, cuenta Natalia Chaparro. Así fue que los primerizos se encontraron que en Paraguay no había una marca nacional fuerte, lo cual era raro teniendo tan buenas costureras y materias primas en el país.

Descansar piel a piel es parte de la crianza respetuosa que propone la marca. Foto: Nidito.

Descansar piel a piel es parte de la crianza respetuosa que propone la marca. Foto: Nidito.

– ¿Cómo empezaron?

– Vimos que todo venía de Brasil, de Estados Unidos, y decidimos emprender en el rubro. Empezamos con un producto que era una almohada para el descanso de la mamá embarazada. Era la almohada prenatal Nidito, que después sirve como un soporte durante los primeros meses del bebé en la lactancia y todo eso. Permite tener una buena postura para dormir durante los últimos meses Tuvo buena aceptación. El 7 de julio fueron diez años que me bajé con mi producto a un lugar y me dijeron: Sí, tráeme 6.

– ¿Así de tienda en tienda?

-Decidimos ser mayoristas y ofrecer productos a las tiendas para poder llegar a la mayor cantidad de mamás y papás. Siempre nos dijeron que sí los encargados de compras. Los mismos padres y las mismas madres manifestaban a los encargados de venta los siguientes productos que necesitaban: “Decile a la gente de Nidito que haga esto y esto”. Fuimos creando mayor variedad de productos de acuerdo a la demanda y sugerencia de los mismos padres. Queríamos que hubiera una marca nacional haciendo esos productos.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Nidito Paraguay (@niditoparaguay)

-¿Cuáles son los cambios que ve como mamá en lo que se pide ahora?

– Las necesidades de la maternidad hace 10 años eran diferentes a las de hoy.  Y como no voy a tener bebés todo el tiempo para descubrirlo, ahora nos apoyamos en los clientes.  Hace 10 años ni me imaginaba algo como la Cuna Nidito o el babero bandana tipo pañoleta. Por eso seguimos escuchando a nuestros clientes, padres y madres.  Padres también porque -hoy en día, por suerte- en nuestra sociedad, aunque es un poco machista, los papás también están tomando un rol protagónico en la crianza de su bebé.

– ¿Cuál es el proceso de creación de un producto Nidito?  ¿Vos diseñás?

-En realidad, nos sugieren. Luego nosotros nos ponemos a investigar si los materiales que se necesita para la fabricación hay aquí. Nosotros trabajamos con materia prima local y de forma legal. Y si hay algo que se debe importar también es de forma legal, nada de contrabando. Hacemos pruebas y cuando tenemos alguna duda, llevamos el producto a especialistas en Pediatría, Dermatología para que den su okey.

– ¿Esa prueba se hace con todo?

No, con algunos productos. Por ejemplo, está la sillita entrenadora de bebé que es un producto que nos pidieron un montón. Es una almohada que tiene dos agujeritos donde se ponen las piernitas para que el bebé se vaya entrenando para sentarse Las mamás buscan eso por todos lados. ¿Por qué no fabrica Nidito? Hicimos una consulta con pediatras y nos dijeron que no es recomendable. El bebé debe quemar etapas de forma natural y no se debe forzar con un producto ese proceso, porque puede tener consecuencias negativas en el desarrollo de la columna vertebral.

-¿Hay conciencia de padres?

-Sí. Detrás de cada producto hay una responsabilidad de fabricación, porque estamos hablando de bebés, del desarrollo sano y saludable de una vida. No hacemos ese proceso para una ropita, pero sí para productos más específicos. Empezamos con un producto y ahora tenemos más de 400. Muy pocos productos dejamos de hacer porque no tuvieron aceptación, no lleno una mano con los casos.

Gorrito, manopla, osito... los indispensables en el bolso del bebé. Foto: Nidito.

Gorrito, manopla, osito… los indispensables en el bolso del bebé. Foto: Nidito.

-En tu experiencia como mamá, ¿qué le sugerirías a una primeriza sobre el ajuar o lo que tiene que poner en el bolso para el sanatorio?

-Primero tiene que tener su almohada para no sufrir los últimos meses, para lograr una buena postura y dormir bien. Eso a los 5 o 6 meses ya porque el crecimiento de la panza puede dificultar mucho el sueño. Es indispensable que la mamá tenga un buen descanso antes de que nazca el bebé. Nidito se concentró en tener esa ropita de algodón para satisfacer las necesidades de los primeros días del bebé.  Batitas, pantaloncitos, los gorritos, las manoplitas, los ositos 100% algodón y las mantas tienen que estar sí o sí en el bolso del bebé.

-¿Hay mayor conciencia sobre la producción sostenible la economía circular?

Sí. Nos dimos cuenta que debido al volumen que manejamos, necesitamos hacer cambios en nuestro packaging y en nuestra presentación. Hay un impacto en todo lo que hacemos como marca y fuimos haciendo pequeños cambios de a poco. En vez de poner una manoplita en una bolsita, ahora ponemos tres y dejamos de entregar productos en perchas de plástico. Desde febrero cambiamos totalmente nuestro packaging de entrega de producto. Dejamos de usar bolsas plásticas de polietileno y estamos utilizando bolsas compostables de almidón. Enseñando a los clientes cómo pueden incluir eso en su compost para que pueda volverse tierra a los 180 días.

– Hay preocupación por el medio ambiente…

– Nidito es una marca que trabaja en la maternidad y la paternidad. Desde nosotros hay una mirada hacia qué es lo que vamos a dejarles a nuestros hijos. El uso de tintas ecológicas en las serigrafías está en los planes. Para toda empresa es un proceso un poco largo. Vamos haciendo cambios significativos cada tanto.

– Hablabas de que en Paraguay tenemos buenas modistas.

-Nosotros tenemos un concepto de trabajo que apoya a las pymes familiares. Nidito hace patrones, compramos las telas hacemos los cortes y entregamos la confección a mini talleres que son familias que tienen sus talleres. Trabajan en sus casa, padres e hijos, madres, cuñadas. Hacen en equipo la producción de las prendas. Después todo vuelve a nosotros para el control de calidad, empaquetamiento, venta y distribución. Nos gusta este sistema porque podemos seguir aportando trabajo a esas pequeñas pymes que tienen talleres en su casa y los trabajadores no tienen que abandonar su familia en busca de trabajo. A la vez que cuidan a su familia y crían a sus hijos, por ejemplo.

– Es que la pandemia trajo cambios…

– Antes de la pandemia éramos solamente mayoristas. Con la pandemia cerraron nuestros clientes. Como todos, tuvimos que irnos a cuarentena pero en ese proceso habían nacimientos que se tenían que dar y ropa que se iba a necesitar. Fue una locura, porque no teníamos la ayuda de nuestros colaboradores. Mi esposo, yo y mis socios (somos cuatro), nos remangamos. Empezamos a trabajar en cuadrillas, a atender al cliente final uno a uno, lo cual era algo nuevo para nosotros. Levantamos todos los pedidos, con todos los cuidados que requería en ese momento y nos dimos cuenta que teníamos ese canal disponible. Inicialmente fue estrés, después abrimos un showroom y una página.

– ¿Cuál es la esencia de esta marca que empezó con padres que buscaban cosas?

-Queremos acompañar realmente la maternidad, la paternidad, con información, con productos útiles y seguros de verdad, promoviendo todo lo que acompañe un nacimiento y una maternidad y paternidad saludable. Buscamos crear conciencia sobre la naturaleza y el cuidado de nuestro planeta, amén de la crianza respetuosa para ese bebé que necesita upa, estar con papá y con mamá piel a piel. Responsabilidad y mucho, mucho amor.

Clic para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los más leídos