Conectáte con nosotros

Lifestyle

Soledad Acosta: “Todos somos parte de la misma trama infinita”

Instructora de yoga y guardiana de Espacio Samu’u, Soledad Acosta habla sobre la visión holística de la vida.  

Soledad Acosta. Foto: Gentileza.

Soledad Acosta. Foto: Gentileza.

POR Natalia Santos
Periodista

Instructora de yoga y guardiana de Espacio Samu’u, Soledad Acosta habla sobre la visión holística de la vida.  “El mejor regalo que le podemos dejar al mundo es la propia transformación, porque todos estamos unidos”, dice.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Espacio Samu’u (@espaciosamuu)

-¿Qué es lo holístico?

Holístico significa integral. En este sentido, significa cuerpo, mente y espíritu, y considerar todas nuestras partes. Una vida holística es buscar vivir en sintonía con esas tres partes. No solamente cuidar la alimentación, que, aunque implica cuerpo, influye también en lo demás, sino incorporar la meditación que también se vincula con lo demás.

-¿Siempre se hace hincapié en la alimentación?

-Sí. La alimentación repercute en las emociones y en el espíritu. Todo está integrado, no es una visión fragmentada de la vida. Incluso las enfermedades las consideramos de esa forma. Si hay, por ejemplo, dolor del hígado, hay ver si la causa es meramente fisiológica o responde a la emoción.

– ¿Cómo sería llevar una vida holística?

-Es estar en armonía con la naturaleza, consumir alimentos naturales, apostar por lo ecológico. Entender que la tierra es nuestro hogar y somos parte de ella

– ¿Cuáles son los beneficios?

– Los beneficios tienen que ver con poder entender que nuestro bienestar viene de la integración de nuestras partes. Vivimos en una sociedad en donde el conocimiento en sí está fragmentado. Se trata de volver a una visión anterior a esta, en la que el ser humano vivía integrado con sus partes. A medida que vamos conociéndonos, vamos conociendo nuestro cuerpo y nuestras emociones, encontrando las herramientas para armonizarnos.

– ¿Se puede aplicar sus principios en nuestro tiempo?

-Creo que estamos en el tiempo ideal para volver a esta forma de ver la vida. Con todo lo que ha ocurrido, con el nivel de desconexión y estrés, creo que es el tiempo propicio para tomar conciencia de que no podemos atender solo a una de nuestras partes. No solamente necesitamos trabajar. También necesitamos el descanso, el goce, el ocio. Eso después influye en nuestra calidad de vida.

– En cuanto a la medicina con este enfoque, ¿a qué apunta?

-La medicina con este enfoque tiene esa misma visión. La medicina natural se podría enfocar, así, con una dieta de desintoxicación, por ejemplo. Para la sanación se parte de eso y se apunta a un tipo de alimentación saludable que debe continuarse, con suplementos, con un cuidado de las emociones, con meditación. La Ayurveda, por ejemplo, es una medicina que proviene de la India ancestral y tiene un enfoque holístico: se medita, se cuida la alimentación y se practica yoga.

– ¿Qué aspectos nos puso enfrente la pandemia?

-Creo que a toda esta cuestión del virus tenemos también que verle su lado positivo. Todas las cosas tienen su razón de ser. Es una oportunidad que tenemos todos los seres humanos de tomar conciencia sobre muchas cosas. Podemos quedarnos solamente en el sufrimiento, en la enfermedad, o cambiar nuestro chip y tomar conciencia de nuestra forma de vida. Yo observaba mucho, en ese tiempo de la cuarentena, cómo la gente se pasaba comiendo en la casa harinas. Un año después, había un montón de personas enfermas con el virus que no podían resistir, porque no habían preparado su organismo. Recuerdo que hice algunas publicaciones en esa época para hablar a la gente y decirle que, si nunca se había ocupado de su alimentación, este era el momento de hacerlo.

– ¿Eso hace que se desaten búsquedas de bienestar más amplias?

– Esta es una oportunidad de tomar conciencia de que nuestras acciones influyen en nuestra salud, en nuestra calidad de vida. Nada es producto del azar nada más. Las enfermedades son una consecuencia de la mala alimentación y de no atender nuestras emociones. Es importante hacer terapia. Hubo mucha gente que cayó en depresión porque se dio cuenta de que su vida no tenía sentido. Eso les llevó a buscar respuestas para sanar.

-¿Fue tiempo de aprendizaje?

-La gente se vio en una situación extrema en que la vida le confronta con la realidad, que era imposible evadir en ese contexto. Podemos pensar qué fuerte y feo fue el 2020. Pero no. Fue una gran bendición que permite cambiar nuestro enfoque. Hubo mucha gente que, a pesar de todo lo que vivimos, sigue consumiendo varios litros de gaseosa por día y una alimentación sin cuidado. Bueno, pero otra gente sí eligió aprender, y eso es lo importante.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Espacio Samu’u (@espaciosamuu)

– ¿Cómo, desde Samu’u, se da respuesta a estas búsquedas?

– Particularmente, nuestro emprendimiento creció con la situación porque la gente empezó a buscar una alimentación más saludable, medicina natural, clases de yoga, y asistir a terapias. Todo eso ofrecemos en el espacio y es nuestra forma de acompañar a los que quieran iniciar un camino de búsqueda de su propio bienestar y autoconocimiento.

– ¿El bienestar colectivo viene del bienestar individual?

– Desde mi punto de vista, sí. El bienestar colectivo viene del bienestar individual, porque es nuestra propia transformación la que va a repercutir en otros. Cuantas más personas tomen conciencia, más cosas van a ir cambiando, y no a la inversa. Esa es mi visión. Como dicen los budistas: “El mejor regalo que le podemos dejar al mundo es la propia transformación”.  Porque, desde nuestra óptica, todos estamos unidos. Lo que yo hago repercute en el otro y me repercute a mí también.  Somos parte de la misma trama infinita.

Clic para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los más leídos

error: Content is protected !!