Conectáte con nosotros

Lifestyle

Luján Riquelme, el mundo y la persona detrás de María Dominga

Luján Riquelme. Foto: Gentileza.

Luján Riquelme. Foto: Gentileza.

María Dominga es el alias de Luján Riquelme. Ella sigue redescubriéndose en esa dualidad. Habla sobre vestuario, esa pasión que hace ver que los imposibles son posibles.

Luján Riquelme es María Dominga. Foto: @santios

Luján Riquelme es María Dominga. Foto: @santios

-¿Quién es Luján y quién es María Dominga?

-Empiezo por María Dominga, porque ahí arranca toda esta historia, antes de Luján incluso. Cuando me inicié en el mundo del vestuario, mis primeros pasos fueron desde la moda. Tuve una marca de moda urbana y me surgió el nombre de la marca fusionando los nombres de las mujeres de mi casa. Creo que ahí inicia un largo recorrido en el que todo mi mundo de la indumentaria se va transformando.

-¿Sos un ser dual?

-Durante muchos años viví (vivo) en una dualidad constante, entre mis sueños que se siguen cumpliendo de a poquito y mi vida real. Dejé atrás la moda y le di paso a lo que quería construir, desde el hacer vestuario. Me refugié (quizás) en el seudónimo. Incluso muchas personas me conocen como María Dominga y no como Luján.

-¿Con quién te sentís más identificada?

-Luján soy yo conmigo, con mis afectos, mi familia, mis amigos, mi pasado, mi espiritualidad, la incertidumbre, el presente. Es alguien que muy pocos conocen, porque está en constante reconstrucción y cambio. Soy yo redescubriéndome todo el tiempo y ajustando tuercas.

-¿Cuál es el lugar que ocupa el vestuario en tu vida?

-Como bailarina siempre tuve pasión por nuestros vestuarios y la vida en escena. Mi sueño más grande siempre fue ser parte del staff del Cirque du Soleil. Me decían que era imposible y que estaba fuera de mi alcance. Capaz era cierto, pero como Mahoma no fue a la montaña, ellos vinieron acá a presentarse. Ahí tuve la hermosa e inolvidable oportunidad de ser parte de equipo de vestuario con otros paraguayos. Fue un desafío enorme y por sobre todo inolvidable.

-¿Qué es ser vestuarista?

-Creo que ser vestuarista es todo lo que yo pensaba que era imposible, pero los caminos que elegí me hicieron ver que no era así. Hoy vivo de eso y dejo un poquito de mí en cada proyecto.

-¿Lo que vestimos, es parte de nosotros, de nuestra narrativa, de nuestros viajes?

-Como dice Drexler, estamos en movimiento. Todo lo que hacemos y aunque muchas veces consideremos negativo, forman parte de una historia, que es la nuestra. En cada pasito que damos consciente o inconscientemente estamos dejando parte de nuestra vida y nuestro tiempo. Es un ciclo que se renueva con el aprendizaje que vamos rescatando de cada momento vivido. Lo que vestimos expresa nuestras emociones y nuestra personalidad. Con la ropa contamos quiénes somos con nuestro cuerpo y viajamos para explorarnos dentro y fuera de quienes somos.

-¿Cómo impactan las sensaciones en lo que hacemos y en lo que somos?

-A mí me gusta creer en la ley de causa y efecto. Nuestro cuerpo detecta estímulos que se manifiestan desde el interior hacia afuera. Nos vamos encontrando con lo que necesitamos para poder avanzar y crecer. La gente que nos rodea, el trabajo, las actividades de relax, todo nos afecta y refleja lo que sentimos en ese momento.

-¿Qué es soñar?

-La expresión de nuestro sistema nervioso trabajando en un 100 %. Muchas veces nos sentimos incómodos con ciertas situaciones y nos hacemos reacios a salir de un lugar por miedos que surgen en nuestro cerebro. Así como otras veces no tenemos oportunidades de elegir dónde queremos estar y hacemos cosas por obligación.

-¿Considerás que lo que elegimos nos marca?

-Todas nuestras elecciones, desde la más mínima, como elegir una música para escuchar o una comida, lo que busca es activar todas esas hormonas que nos ayuden a generar un poco de placer dentro de tanto caos.

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos

error: Content is protected !!