Connect with us

Lifestyle

Destino cercano: ¿Florianópolis en invierno? ¡Sí!

Florianópolis en invierno es tan hermosa como en verano. Foto: Gentileza

Florianópolis en invierno es tan hermosa como en verano. Foto: Gentileza

La isla catarinense es uno de los destinos turísticos más demandados de Brasil, un clásico veraniego para turistas locales y de países vecinos. Sin embargo, la isla mantiene intactos sus encantos en invierno, cuando la naturaleza, gastronomía y estilo de la ciudad están a disposición, con temperaturas promedio entre 13 y 22 grados.

Tarifas de alojamiento y tránsito en baja Con excelente infraestructura para el turismo, en baja temporada los hoteles y posadas suelen ofrecer descuentos importantes -de hasta 50 %- en barrios con buena infraestructura en el Centro, en la Lagoa da Conceição y en las playas del sur de la isla. Los embotellamientos de tránsito -un clásico del verano en el acceso a las playas- se reduce sustancialmente para quienes se mueven el auto por la ciudad y sus alrededores durante la temporada baja.

Clima frío y soleado

En junio, julio y agosto, las temperaturas en la isla rondan entre los 13 a 22 grados centígrados, aunque la sensación térmica puede ser menor gracias al viento sur. A cambio, la lluvia intermitente que suele aparecer en el verano es sustituida con un cielo limpio y soleado, que permite planificar paseos a todos los atractivos naturales y urbanos como el Mercado Público, Santo Antonio de Lisboa, la céntrica Lagoa da Conceiçao (y su vibrante oferta gastronómica y nocturna) que no decae durante el invierno.

Compras y gastronomía

El ranking de entretenimiento de Florianópolis está encabezado por su centenar de playas y patrimonio natural, incluyendo la mayor red de senderos urbanos del país, con impresionantes vistas a las playas. Salvo los kioscos y restaurantes de playa, que sólo funcionan en verano-, la oferta gastronómica de la ciudad se mantiene intacta, y vale la pena tentarse alguna vez uno de los clásicos locales que son los frutos de mar frescos.

A los tradicionales shoppings Beira-Mar, Floripa y Vila Romana (ex-Iguatemi), se sumó este año el Armazém Rita Maria, un conjunto de galpones portuarios erigidos en 1895 y reciclados con muy buen gusto, que incluye tiendas, restaurantes, bares, heladerías y galería de arte, y está ubicado a un salto del puente Hercilio Cruz, que une a la isla de Florianópolis con el continente.

Paseos con encanto

En el Mercado Público del centro se combinan el patrimonio arquitectónico y la venta de productos frescos con pequeños restaurantes de gastronomía típica. Otros puntos de referencia del barrio son la higuera centenaria de la Praça XV de Novembro y el museo histórico de Santa Catarina en el Palacio Cruz e Sousa. Subiendo por la calle Felipe Schmidt, en sentido contrario a la plaza, se llega también al mirador junto al famoso puente Hercílio Luz, donde tendrás acceso a una de las postales más populares de la ciudad.

Uno de los barrios más populares es Lagoa da Conceição donde el ambiente es animado en todas las épocas del año, gracias en parte a su excelente oferta hostelera. Además de las cercanas playas Mole y Joaquina, Barra da Lagoa también es elegida por algunos bañistas a los que les gusta disfrutar de las aguas tranquilas y practicar stand up paddle; pero si hace demasiado frío para estar en el agua, queda la opción de dar un paseo por la costanera, un recorrido agradable a pie o en bicicleta.

Inmersión en la naturaleza

El tour a la Isla Anhatomirim y Bahía dos Golfinhos es uno de los más populares de Floripa; el barco sale del centro de la ciudad a las 10:30, pasando por debajo del puente Hercílio Luz, recorre toda la bahía norte, incluye una vista panorámica de la Beira Mar Norte, se dirige a Bahía dos Golfinhos, ideal para el avistamiento de delfines, y sigue por las islas de Ratones y Anhatomirim. Otro paseo clásico es la cabalgata en el Parque Rio Vermelho, al este de la isla; el trayecto de ocho kilómetros pasa por arroyos entre los bosques del Rio Vermelho, y desemboca en dunas y playas de arena finísima.

Playas en cuatriciclo

El recorrido comienza en la playa de Santinho, donde se exige un entrenamiento para lidiar con los vehículos; luego comienza un trayecto de 1 km de ruta hasta adentrarse en los senderos de arena entre las dunas de Praia dos Ingleses y Santinho. Ambos parajes brindan una hermosa vista de la naturaleza y conducen al pueblo de pescadores del lado sur de Praia dos Ingleses, para luego seguir hacia playa de Santinho, con paradas para disfrutar del paisaje, en un recorrido que insume cerca de dos horas.

Al sur, agua dulce y salada

Peri es la laguna de agua dulce más grande de la costa de Santa Catarina, y forma parte del Parque Municipal del mismo nombre. Situado en el sur de la isla, junto a la Praia da Armação y próximo a la Praia do Matadeiro, es ideal para el descanso y las salidas en familia, especialmente con niños. Tiene una buena estructura para pasar momentos agradables en medio de la naturaleza preservada, característica de la región sur de la Isla de Santa Catarina. Si la idea es alejarse de cualquier indicio de ciudad, la isla de Campeche, una reserva natural con acceso restringido, está abierta en el invierno, y el pasaje en barco ronda los 12 dólares por persona.

Cómo llegar: Florianópolis es un destino muy requerido por los paraguayos; una de las razones es su multiplicidad de atractivos y cercanía geográfica. A casi 1.300 kilómetros de distancia (para quienes viajan en auto u ómnibus) la capital catarinense cuenta con buena infraestructura vial. Quienes prefieran, también pueden viajar en avión desde Asunción, donde existen varias frecuencias hacia y desde los principales hubs brasileños, como São Paulo y Río de Janeiro, que ofrecen vuelos diarios a Santa Catarina.

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos

error: Content is protected !!