Conectáte con nosotros

Lifestyle

Juegos sexuales para aumentar el placer

Juegos sexuales. Foto: Lovemysenses.

Juegos sexuales. Foto: Lovemysenses.

POR Sandra Lustgarten
Psicóloga, sexóloga. Matrícula N.º 19529.

La teoría de que la intimidad es solo para la reproducción es un mito que se ha desentrañado hace mucho tiempo. Hoy en día, las mujeres jóvenes cuentan sus experiencias respecto a la libre elección de la forma de amar y las de 40 para arriba, manifiestan que el erotismo en la cama mejora la calidad de los orgasmos. Los juegos siempre son parte de una propuesta con la idea de renovar la magia en la pareja que perdió la pasión y descubre que el deseo se apaga.

¿Cómo se origina el juego en la cama?

La tendencia de muchas mujeres y hombres puede coincidir en cuanto a la amplitud sobre las formas diferentes de jugar en la cama, las propuestas abundan, solo hay que dejar libre la idea de invitar, y en la alcoba podés ser el anfitrión para armar tu propia escena. Cuando incluimos la comida en la intimidad, para liberarse y generar novedad, permitimos que otros objetos adquieran protagonismo, nos distraemos y nos concentramos en cómo utilizar la nueva propuesta. Algunas parejas casuales coinciden en que la idea es elaborar más el juego íntimo, y esto se expresa por sobre todo cuando no se trata de matrimonios, sino de relaciones aventureras que se animan a desafiar la rutina sexual.

El juego de roles es una tradición que implica cierta actuación, al principio las parejas se enganchan ya que les parece atractivo desplegar otros personajes y hacer que renazca la pasión que estaba dormida. Lo cierto es que hacen falta algunos detalles que no se deben olvidar. El juego de roles debe incluir una aclaración, que juguemos a ser quien sea, no debe provocarnos competencia o celos, las parejas deben entender que solo es un juego y que nadie es infiel por pedirle a su pareja que actúe otro personaje, que la fantasía es elemental para provocar erotismo y para despertar la pasión, fingir por un rato ser un personaje distinto no solo permite que el vínculo que está establecido sea móvil y no quede fijo, y que la vida íntima esté en permanente cambio, no se condicione a un estado permanente, lo que suele ser motivo de conflictos en la relaciones.

Los juguetes sexuales, una propuesta interesante que aún tiene sus limitaciones en algunas personas, no todos se animan, ya sea por temor a fracasar, por sentimiento de inferioridad, baja autoestima, no saber cómo se utilizan o por no dar una impresión errónea de padecer problemas sexuales. Los juegos deben establecerse según las necesidades y preferencias de cada quien, lo ideal es negociar, si alguno de los dos se resiste porque no le gustan los juegos elegidos, se pueden poner tiempos y establecer que a cierto tiempo cambian de juego o de personaje, o de intérprete.

La vedette del momento en esta época es el estilo juego de sumisión y dominio, siempre que la pareja que lo juega entienda que hay condicionamientos que respetar y estos deben ser acordados previamente, respetando esas consignas. Este es un juego que se establece cómo todo lo que es prohibido representa una forma de sugestión en donde se entra en un trance que muchas parejas creen irrompible; esto significa que una vez que comienzan a jugarlo parece ser cada vez más intenso, con más animo de otras vivencias y deseos de explorar, la sensación que manifiestan es de peligro e intensifica el orgasmo, al punto tal que corre el peligro de volverse una adicción, la necesidad de experimentar ese peligro hace que se perciba un desencadenante importante hormonal que intensifica sin duda el placer. A muchos hombres les encanta la idea de ser sometidos por sus mujeres, y en este escenario que es la alcoba, el único lugar donde se quieren dejar poseer, sentir vulnerables al deseo, es en este momento de complicidad que genera el juego.

Algunos, como atarse con suavidad, utilizar elementos para las caricias, usar ropas sensuales, sumar pañuelos o prendas, logran dar una nota diferente al encuentro, generando lo novedoso. Lo masajes son una alternativa muy rica, no solo porque al explorar al otro y acariciarse, se descubren zonas ricas en terminaciones nerviosas, que al ser estimuladas facilitan la comunicación perdida. Descubrir otras formas de contacto es ideal, cuando sobran las palabras, ya que logran una participación principal en el ámbito del juego sexual, facilitando el lenguaje corporal al que apuntamos, los ojos hablan un lenguaje más armónico que las palabras la mirada lo dice todo en el encuentro.

El olfato es uno de los sentidos con mayor entrenamiento, suelo aconsejar los buenos aromas, esencias y cremas para poder despertar sensaciones, y matizar las imágenes que se asocian a esos perfumes o esencias.

Siempre se encuentra otra forma de relacionarse, el conocimiento del otro es fundamental en el vínculo, cuanto más conocimiento hay, mejor comunicación tienen, por ejemplo ducharse juntos es un juego que permite entrar en sintonía, el agua no es solo un método de relajación sino que el mismo sonido provoca una suerte relajación que permite a la pareja conectarse con lo que sienten, en este espacio suele ser interesante incorporar el jabón o geles que permitan deslizarse por la piel del otro, y percibir el éxtasis producto del contacto de piel con piel.

Los espejos son objetos interesantes para observarse y recrear, brinda una imagen para muchas parejas sumamente impactante, nos revela la presencia del otro, y permite sobredimensionar la imagen tipo pantalla 3D, no debemos olvidar que los ojos representan un sentido muy importante en la escena sexual, a través de la mirada exploramos no solo lo que nos gusta del otro sino que también podemos ver cómo disfruta el otro en el intercambio, o sea que el placer del otro contagie, es necesario lo visual para los hombres, y que le permitan sus parejas recorrerlas lo que muchas por falta de autoestima y complejos diversos no permiten.

Creo oportuno dejarse llevar, perder el control del cuerpo, no estar tan atento a la forma de comportarse en la cama, esto ayuda a que se puedan explorar diferentes alternativas, las personas que se reprimen y están en estado de tensión durante el sexo, quedan expuestas a perder la conexión, y este es el motivo por el cual muchas veces el sexo desencadena algún tipo de fracaso. Un consejo es que las parejas se abran a decir lo que piensan al respecto, compartan las inquietudes, las fantasías, renueven los espacios, propongan diferentes horarios, se animen a innovar, cambien modelos fijos, copien, intercambien fantasías y se conozcan mucho más, lo lúdico nace con nosotros, y aun siendo adultos es una propuesta interesante, para evitar relaciones cargadas de tensión, agotadas de la vida sexual repetida y, por qué no, a la apatía, ajenas al placer y a la felicidad.

Instagram:@sandralustg

Celular: +541161827888

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos

error: Content is protected !!