Conectáte con nosotros

Lifestyle

Amores que matan

POR Sandra Lustgarten
Psicóloga, sexóloga. Matrícula N.º 19529.

Las relaciones amorosas son muy particulares: uno comienza un vínculo ilusionado de que será lo más ideal posible, se incursiona en la difícil tarea de ir armonizando con el otro y establecer un contacto estrecho. El amor verdadero se confunde con el amor ideal; al principio solemos idealizar a la persona que conocemos y darle connotaciones especiales a todo lo que hace, es el hombre perfecto o la mujer correcta. Sin embargo, a medida que pasa el tiempo, esas características cambian, comenzamos a notar que se desdibujan, la otra persona empieza a mostrar su verdadera personalidad, cambios de carácter o de gustos, lo que las parejas que me consultan llaman “ella se transformó”, o “él dejó de ser empático conmigo”.

Cuando comienzan los conflictos en la pareja, la creencia popular es que las cosas volverán a ser como antes, las personas se quedan paralizadas en vínculos que empiezan a deteriorarse sin buscar la solución, creyendo que de esa forma todo se solucionará automáticamente. Obviamente, el resultado empeora cada vez más, el miedo a cambiar la situación conlleva diferentes efectos en la relación, dificultades sexuales, imposibilidad de comunicación, enojos, ira, sensación de fracaso, estrés, cambios de rutina, distanciamiento, etc.

En los últimos tiempos, la tasa de divorcios y conflictos de parejas ha aumentado considerablemente, Las dificultades se expresan a través de engaños y situaciones de violencia doméstica, es un camino de ida que parece no tener retorno, todo por la dificultad que tienen las personas en pedir ayuda. No importa la edad, en diferentes etapas los conflictos se suscitan y la gran mayoría relata que fue algo de comienzo inesperado, la fantasía real es que hay un tercero, que se fue el amor, que los hijos han cambiado la comunicación y otras cuestiones que hacen a que las parejas pongan afuera lo que en rigor sucede adentro.

El miedo es uno de los enemigos más fuertes que tienen las personas que están involucradas en conflictos tan complicados, las mujeres transmiten su desazón respecto a la economía y la dificultad de sustento aunque hoy en día con la liberación femenina esto se ha aminorado en algunos sectores donde la mujer tiene posibilidades de poder independizarse y correrse de vínculos que terminan afectando su salud. Amores que matan hace referencia a las consecuencias nocivas de estas malas relaciones que terminan siendo somatizadas al punto de crear patologías clínicas médicas serias y en rigor provocar enfermedades que tienen un desenlace muy nocivo.

Algunos indicadores de estas situaciones de estrés son la pérdida de apetito, desmayos, dolores de cabeza intensos, pérdida de pelo, dificultades en el sueño, dolores confusos, ataques de pánico, cardiopatías, etc.

La sensación de fin de mundo que se manifiesta entre las personas que sufren conflictos en sus parejas, y llamativamente en la actualidad se verifica mucho en los hombres también, ha generado la necesidad de tratamiento inmediato, ayudando a estos a poder controlar la angustia que deviene de esta conflictiva que amenaza la vida cotidiana y que deja sin horizontes a las personas que sienten que no pueden manejar la situación.

¿Qué sucede con las personas que no quieren pedir ayuda en esta conflictiva?

El temor a la pérdida es abrumador, y el miedo a descubrir que hay cosas que uno no puede manejar colabora también a empeorar el cuadro. Las personas se niegan a cambiar la situación, se sienten desvalidas en este tipo de vínculos que cambia la visión del mundo volviéndose tremendista y sin optimismo. La negación es el mecanismo defensivo mas importante que se desencadena en el ámbito de la pareja y que los bloquea a salir de la conflictiva pidiendo ayuda.

La vida sin ti

En esta situación las parejas quedan encarceladas por tiempo indefinido, siguen juntos como desconocidos compartiendo una convivencia que genera odios y resentimiento. Esto afecta a los hijos con consecuencias serias en su desarrollo normal, además de implicancias en el orden del estudio, concentración, amenazando el estado anímico de los mismos, que pueden ocasionar depresiones y sentimientos de frustración además de otros efectos de comunicación.

Ayudar a la pareja en crisis es salvar a la familia; las mujeres sobre todo creen que pedir ayuda podría ocasionar una pérdida de la otra persona, resisten mientras pueden. Hoy en día muchos hombres quedan también sumamente dañados en estos vínculos donde resisten para no perder el contacto con sus hijos.

La conciencia sobre la necesidad de ayuda es fundamental, las personas que atacan a tiempo estas dificultades logran reestablecer un vínculo y poder sanar la relación. Aprender a reestablecer la comunicación con la pareja como antídoto al vínculo enfermo, reparar como base es un trabajo arduo y en equipo entre los pacientes y el profesional, la vida en pareja debe ser sana para tener una vida armoniosa.

Las relaciones requieren que las personas pongan empeño ya que a veces es tan complicado comprenderse uno mismo, con mayor razón entender a los otros; se logra con voluntad y trabajo. Aceptar la dificultad en poder construir un vínculo sano pidiendo ayuda es el principio de un cambio en la historia de vida de las personas.

En el caso de que la opción sea la separación, también es importante que sea con la ayuda de un profesional que pueda mediar en ese vínculo para que el resultado sea lo menos patológico posible y sea una separación que resguarde un vínculo sano, para que todos continúen con sus vidas sin trances que dificulten la misma.

Instagram: @sandralustg

Celular: +5491161827888

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos

error: Content is protected !!