Conectáte con nosotros

Mundo

Tres maneras en las que británicos están sintiendo los efectos del Brexit

Brexit. Foto: Getty Images.

Brexit. Foto: Getty Images.

Con pinzas. Así es como los expertos advierten que hay que medir el impacto del Brexit en los primeros meses desde que se hiciera efectivo.

De acuerdo con Paula Surridge, profesora de la Universidad de Bristol y subdirectora de UK in a Changing Europe (Reino Unido en una Europa cambiante), una organización fundada por el Consejo de Investigación de Ciencias Sociales y Económicas británico, muchos ciudadanos aún no han sentido los efectos de la salida de su país de la Unión Europea.

“Una de las principales razones de eso es que muchas de las actividades en las que se vería el impacto del Brexit en el público en general no se están dando en estos momentos por la pandemia, como, por ejemplo, viajar de vacaciones en Europa”, le dice la académica a BBC Mundo.

“Si alguien va al supermercado y ve que hay escasez de alguna fruta o vegetal, no sabrá si es un efecto de la pandemia o del Brexit”.

En las próximas semanas, explica, cuando la economía y la sociedad se empiecen a abrir un poco más, tras tres confinamientos, es posible que los británicos puedan ver con mayor claridad algún impacto en sus vidas de su salida del bloque europeo, la cual se completó y formalizó el 31 de diciembre de 2020.

Y en eso coinciden otros expertos consultados por BBC Mundo: por la pandemia, la mayoría de los británicos aún no han experimentado los principales cambios del Brexit.

Sin embargo, algunos consumidores y compañías ya han empezado a sentir algunos efectos:

1. Compras por internet más costosas si vienen de la UE

Algunos en Reino Unido se han dado cuenta de que sus compras online en tiendas de la UE se han vuelto más caras.

El periodista de la BBC Tom Edgington señala que eso se debe a que no todos los cargos están cubiertos por un acuerdo comercial que se estableció entre Reino Unido y la UE en el marco del Brexit.

El impuesto sobre el valor añadido (IVA), un impuesto sobre las ventas, siempre se ha exigido para los productos de la UE, pero desde el Brexit, la forma en que se aplica ha cambiado y así lo explica el reportero:

“Anteriormente, el consumidor habría pagado la tasa local del IVA.

Por ejemplo, si compraba un jersey en una tienda en Suecia, habría pagado el IVA sueco. Ahora, tiene que pagar el británico, que es de 20%.

Para cualquier producto por debajo de 135 libras esterlinas(US$188), el IVA debería estar automáticamente incluido en el precio final que se paga en la transacción por internet.

La mayoría de productos que cuesten más de 135 libras ahora requieren que el IVA de Reino Unido se pague en el punto de entrega, pues ya no está incluido en el pago online.

Por lo tanto, si compra un jersey muy caro a un vendedor de la UE, la empresa de mensajería ahora le pedirá que pague el IVA antes de que se lo entreguen.

Y esto podría ser un shock si el minorista no se lo dejó claro antes de realizar la compra.

En el caso de comprar en un mercado online, los vendedores pequeños ahora deben cobrar el IVA de Reino Unido cuando ofrezcan sus artículos en sitios como Amazon, eBay o Etsy.

Por lo tanto, el costo podría aumentar cuando se ingresa una dirección de entrega ubicada en Reino Unido.

Aranceles aduaneros

Los aranceles aduaneros también se aplican a bienes por valor de más de 135 libras.

No es necesario pagar ningún cargo de aduana si el costoso jersey se fabricó y manufacturó íntegramente en la UE.

Pero es posible que deba pagar los derechos de aduana si el vendedor de la UE lo importó originalmente de un país no perteneciente a la UE.

Y el mismo cargo podría aplicarse si un cierto porcentaje de los materiales utilizados para hacer esa prenda provienen de fuera de la UE (en lo que se conoce como normas de origen).

Los consumidores pueden ponerse en contacto el minorista antes de comprar para cerciorarse si deberá pagar algún arancel aduanero.

Existen diferentes tarifas dependiendo de lo que se compre y algunos bienes no tienen ningún cargo por derechos de aduana.

Antes del Brexit, el arancel lo habría pagado quien lo hubiera importado por primera vez a la UE y luego podría haberse trasladado a otros países de la UE, incluido el Reino Unido, sin más cargos”.

– Regalos enviados desde la UE

Edgington explica que cualquier regalo procedente de la UE por un valor superior a 39 libras (US$54) está sujeto al IVA.

Si un amigo compra un regalo directamente a un minorista alemán y le pide que se lo envíen a una persona en Reino Unido, es probable que el mensajero le pida al destinatario que pague el IVA o los derechos de aduana adeudados.

Pero la persona que envía el obsequio puede preguntarle al vendedor o a la empresa de envío si se pueden pagar por adelantado, lo que se conoce como derechos de entrega pagados, para evitar la posible situación embarazosa de que el destinatario tenga que pagar para recibir su obsequio.

2. No más “impuesto del tampón”

La eliminación del IVA para tampones y toallas sanitarias fue “el primer ‘dividendo’ del Brexit, anunciado por el canciller Rishi Sunak el 1 de enero, un día después del final del período de transición”, señaló el periodista de la BBC Adam Fleming.

Los defensores de los derechos de las mujeres habían estado luchando por años para que se le pusiera fin al impuesto, que suponía un aumento del 5% del precio de dichos productos.

Era una ley controvertida porque el IVA que se aplicaba a esos artículos sanitarios significaba que se clasificaban como “artículos de lujo”, algo que muchas personas calificaban de “sexista”.

“Estoy orgulloso de que hoy estemos cumpliendo nuestra promesa de eliminar el impuesto a los tampones. Los productos sanitarios son esenciales, por lo que es correcto que no cobremos el IVA”, indicó Sunak.

El gobierno indicó que pudo tomar la medida porque ya no estaba sujeto a las reglas de la Unión Europea sobre productos sanitarios gracias al Brexit.

3. Más “papeleo”, la voz de los empresarios

“La nueva relación comercial del Reino Unido con la UE podría tener solo unos meses. Pero algunas empresas están luchando por adaptarse al nuevo panorama comercial fuera de la unión aduanera y el mercado único”, señaló Lora Jones, periodista de la unidad de Negocios de la BBC.

Jones conversó con tres empresarios británicos de diferentes sectores:

-La perspectiva de una compañía de tejidos

Ben Taylor y Alice Liptrot fundaron Country of Origin, una compañía de artículos tejidos que emplea a cuatro personas y vende ropa al por mayor a tiendas independientes y a clientes en internet.

De acuerdo con Ben, aproximadamente un tercio de las ventas se hacen a clientes en la Unión Europea.

“Pero desde finales de enero, (el negocio) ha disminuido”.

Ben dice que la empresa se ha visto envuelta en una “arremetida de administración” y que en alrededor 80% de los pedidos enviados a la UE, tras el Brexit, los clientes han tenido que pagar cargos adicionales.

A un cliente de los Países Bajos se le pidió que pagara 100 euros adicionales (US$120) en su pedido, dice Ben, por “tarifas gubernamentales”, sin más explicaciones de los agentes de aduanas.

La experiencia de un exportador de salchichas

Steve Howell y su compañía Foodlynx venden salchichas, tocino y pan británicos a hoteles y restaurantes de la UE.

Por lo general, envía uno o dos camiones a la semana y hasta seis cuando es la temporada alta del verano.

Pero la empresa sufrió un retraso de tres días en el único envío que realizó desde el Brexit.

Su camión fue retenido en el puerto de Le Havre en Francia cuando los funcionarios de aduanas cuestionaron si los certificados de algunos productos animales se habían llenado correctamente.

Fue trasladado a otra unidad de almacenamiento en frío cercana mientras se solucionaba el problema.

A Steve le cobraron 3.914 euros (US$4.700) por gastos de almacenamiento y administración.

Aunque las estadísticas recientes muestran que las exportaciones de Reino Unido a la UE cayeron significativamente en enero, Steve cree que hay otros factores en juego.

“La demanda disminuyó debido a la covid el año pasado, además, como muchos otros, aconsejamos a nuestros clientes que se abastecieran antes de navidad para evitar este tipo de retrasos”.

“Ahora, los clientes se están quedando sin existencias y todavía estamos tratando de luchar con el papeleo, las nuevas regulaciones de etiquetado y el cumplimiento (de la normativa)”.

“El objetivo (del Brexit) era recuperar el control de nuestro país”, dice Steve. “Hemos tenido éxito en hacer exactamente lo contrario porque los exportadores británicos están completamente derrotados”.

-El “estrés adicional” de un empresario de repuestos

Martyn Wilson creó su empresa de repuestos para automóviles clásicos hace 12 años y aproximadamente 60% de los pedidos se envían a la UE.

Citroen Classic Car Parts generalmente manda 130 artículos al mes, pero las dificultades surgieron rápidamente.

“A los servicios de mensajería, les tengo que proporcionar los datos de contacto de los clientes y, a menudo, tengo que escribirles en francés y alemán para obtenerlos, lo que es un drama con el que nunca tuvimos que lidiar antes”, indica Wilson.

Unas mercancías enviadas a Italia, por ejemplo, nunca llegaron y otras las devolvieron porque los clientes no pagaron los nuevos cargos.

“Ciertamente, nos ha impactado desde el punto de vista mental. Es mucho estrés adicional y estás continuamente tratando de cumplir con los plazos, intentando obtener buenas reseñas de los clientes y asegurándote de que los productos se entreguen”.

“Voy a salir adelante de la mejor manera posible y tal vez esto me empuje a pensar un poco fuera de la caja”.

“Quizás a largo plazo sea bueno para nosotros, pero estamos atravesando la barrera del dolor”.

Clic para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los más leídos