Conectáte con nosotros

Mundo

Talibanes reparten toneladas de trigo para combatir el hambre en Afganistán

Una mujer con su hijo en un centro de atención a menores desnutridos en Afganistán. Foto: Picture Aliance.

Una mujer con su hijo en un centro de atención a menores desnutridos en Afganistán. Foto: Picture Aliance.

El gobierno de los talibanes anunció este domingo que distribuirá 66.000 toneladas de trigo para ayudar a las familias más desfavorecidas de Afganistán, en el marco de un programa de ayuda que busca combatir no solo el hambre, sino también el desempleo y la pobreza que azotan con fuerza a este país de Asia.

“Hoy inauguramos un programa para prevenir la pobreza, el hambre y la crisis alimentaria en el país”, anunció el ministro de Agricultura y Ganadería, Abdul Rahman Rashed, en una conferencia de prensa en Kabul. El programa se implementará primero en la capital para poco a poco expandirse hacia las 33 provincias restantes. Solo en Kabul “se crearán puestos de trabajo temporales para 40.000 personas”.

Los beneficiarios de este programa serán contratados por las autoridades para trabajar en proyectos de desarrollo, de reserva y distribución de riego y agua potable, explicó el viceministro de Energía y Agua, Mujiburahman Omar, durante la conferencia de prensa, y al final de la jornada recibirán una cantidad de trigo para alimentar a sus familias.

Profunda crisis

El portavoz del Ejecutivo, Zabihullah Mujahid, agregó que se trata de “un paso importante en la lucha contra el desempleo”, y aseguró que los participantes tendrán que “trabajar duro”. El programa durará dos meses, con 11.600 toneladas de trigo distribuidas en la capital y 55.000 en otras urbes importantes del país como Herat, Jalalabad o Kandahar.

Afganistán se hunde en una profunda crisis económica y humanitaria con la llegada de los talibanes, donde la mitad de la población, unas 18 millones de personas, precisa de asistencia humanitaria, según Naciones Unidas. Al recorte de ayudas internacionales tras el derrocamiento del gobierno de Ashraf Ghani se suma la pandemia del coronavirus y una sequía que ha disminuido la productividad de los cultivos.

Haji Mohammad Mohaqiq, uno de los principales líderes de la minoría chií hazara en Afganistán, aseguró recientemente que al menos ocho niños huérfanos de entre uno y ocho años murieron de hambre en un barrio situado en el oeste de Kabul. “La muerte de estos ocho niños por hambre es una vergüenza”, remarcó Mohaqiq y agregó que desde entonces nadie en el Gobierno afgano ha tomado medidas para evitar más muertes infantiles.

 

Fuente: Agencias.

Clic para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los más leídos