Connect with us

Mundo

Shanghái endurece medidas ante rebrote del virus en medio de confinamiento

Los edificios donde se han encontrado casos positivos sellaron sus entradas principales, con una pequeña abertura para que pasen los trabajadores de prevención de pandemias. Foto: Infobae.

Los edificios donde se han encontrado casos positivos sellaron sus entradas principales, con una pequeña abertura para que pasen los trabajadores de prevención de pandemias. Foto: Infobae.

Los edificios en donde se han encontrado casos positivos sellaron sus entradas principales, y dejaron solo una pequeña abertura para que pasen los trabajadores de prevención de pandemias.

Policías de Shanghái han erigido barreras metálicas en múltiples distritos para bloquear pequeñas calles y entradas a complejos de apartamentos, mientras el régimen de China endurece su estricto enfoque de “cero Covid”.

En el distrito financiero de la ciudad, Pudong, las barreras, ya sean láminas delgadas de metal o cercas de malla, se colocaron en varios vecindarios bajo una directiva del gobierno local, según Caixin, un medio de comunicación comercial chino. Los edificios donde se han encontrado casos positivos sellaron sus entradas principales, con una pequeña abertura para que pasen los trabajadores de prevención de pandemias.

China reportó 21.796 nuevas infecciones de Covid-19 transmitidas por la comunidad el domingo, y la gran mayoría fueron casos asintomáticos en Shanghái. En todo el país, muchas ciudades y provincias han impuesto alguna versión de un confinamiento en un intento por frenar la propagación del virus.

El último brote, impulsado por la variante de ómicron altamente contagiosa, se ha extendido por todo el país, pero ha sido particularmente grande en Shanghái. La ciudad, un centro financiero con 25 millones de residentes, ha contabilizado cientos de miles de casos pero menos de 100 muertes desde que comenzó el brote hace casi dos meses.

Un examen de AP del número de muertos encontró que a pesar de un historial de criterios estrechos para vincular las muertes a enfermedades particulares, especialmente Covid-19, las autoridades han cambiado la forma en que cuentan los casos positivos, lo que lleva a un margen de maniobra en la forma en que llegan a un recuento final de muertes. El resultado es casi con certeza un recuento insuficiente del verdadero número de muertos.

En las redes sociales, la gente publicó videos de las nuevas barreras que se colocaron el sábado, y expresaron su enojo por las medidas.

En un video, verificado por la AP, los residentes que salían de un edificio en el distrito Xuhui de Shanghai rompieron la barricada de malla en su entrada principal y fueron a buscar al guardia de seguridad que creían responsable de colocarla.

 

Shangái enfrenta un estricto confinamiento ante el rebrote del virus. Foto: Agencias.

Shanghái está utilizando un sistema escalonado en el que los vecindarios se dividen en tres categorías en función de su riesgo de transmisión. Aquellos en la primera categoría se enfrentan a los controles más estrictos de Covid-19 y fueron el objetivo principal de las nuevas medidas intensificadas. En la tercera categoría, algunos edificios permiten a las personas salir de sus casas y visitar áreas públicas.

En Shanghái, las autoridades reportaron 39 nuevas muertes por Covid-19, elevando el número oficial de muertos a 4.725 hasta el final del sábado, dijo el domingo la Comisión Nacional de Salud.

El confinamiento de la ciudad ha atraído la atención mundial por su enfoque estricto y sus consecuencias peligrosas. Muchos residentes de la ciudad han tenido dificultades para conseguir comestibles, recurriendo al trueque y la compra a granel. Otros no han podido obtener atención médica adecuada a tiempo, debido a los estrictos controles sobre el movimiento.

El viernes, los internautas chinos compartieron un video de seis minutos llamado “Voces de abril” que documenta algunos de los momentos públicos más desafiantes que la ciudad ha experimentado en el confinamiento de casi un mes. Una parte presenta el audio de los residentes de una comunidad de Shanghái que protestaron el 8 de abril, gritando: “¡Envíanos comida! ¡Envíanos comida! ¡Envíanos comida!” al unísono.

El video cubrió las líneas de tiempo de WeChat antes de que fuera eliminado abruptamente por los censores el sábado.

Las autoridades chinas han seguido diciendo que la estrategia “cero Covid” es la mejor manera de avanzar dadas las bajas tasas de vacunación en personas mayores de 60 años, y que el ómicron resultaría en muchas muertes y enfermedades graves si el país pusiera fin a su estricto enfoque.

Fuente: Infobae.

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos

error: Content is protected !!